14 nov. 2018

Marcial Istúriz y su clase




Como músico y cantante han sido muchas las ocasiones en las que Marcial Istúriz nos ha regalado su clase. Su versatilidad ha sido puesta a prueba con una gran cantidad de agrupaciones con las que ha recorrido los cinco continentes, dando siempre la talla como lo demuestra su discografía oficial (y la no oficial). Esta vez, el sonero venezolano llegó a Perú para literalmente "dictar cátedra", pues estuvo al frente del primer "Masterclass" o "clase maestra" de soneo que se haya realizado en nuestro país.

En la entrevista que nos había concedido el pasado sábado 10, ya nos había comentado detalles de lo que sería el evento y nos había explicado la motivación de su proyecto. La expectativa de Marcial por la reunión estaba al tope y se auguraba un martes 13 no de terror, sino de sabor.

Ahí estaban jóvenes músicos y cantantes, deseosos de escuchar al "negro de Capaya"quien dividió su clase en dos. Una primera parte teórica, la misma que terminó con preguntas del público, y una segunda parte práctica, en la que permitió que los asistentes suban a "sonear" con el acompañamiento de Istúriz al piano y con un invitado muy especial: el sonero peruano Renzo Padilla quien, con una humildad que lo engrandece, fungió de corista para los jóvenes vocalistas.

Ahí en tarima, Marcial oía a los cantantes y, con una didáctica sorprendente, les recomendaba y corregía. Respirar con el diafragma, leer, conocer la historia de las canciones e internalizarlas, tips para sonear con propiedad. Como cierre, nos regaló dos ejemplos de soneo, en base a "Nací Moreno" y "Conocí Tu Falsedad"



Fueron más de tres horas que, espero, hayan generado en los asistentes la inquietud por cultivarse, por aprender de los clásicos y por buscar la excelencia en el canto. Si queremos que la Salsa en el Perú gane nivel, son ellos los primeros responsables en emprender el camino. Está en sus manos, mejor dicho en su voz.

Sin exagerar, me atrevo a afirmar que a sus 42 años de edad, Marcial ya es un grande de la Salsa. Grandeza que quedó confirmada y demostrada, esta vez, en su faceta de educador. Gracias Maestro!

Comments (0)