MUSICA Y NOTICIAS DEL MUNDO DE LA SALSA
26 sept 2021 0 comentarios

Roberto Roena: así serán sus funerales y los tres meses que vivió en Cali

 

ACTOS FUNEBRES DEL MAESTRO ROBERTO ROENA: 

Los restos de “El Señor del Bongó” Roberto Roena Vázquez, quien falleció el pasado jueves a sus 81 años, serán expuestos el próximo fin de semana en Mayagüez y San Juan.Así lo informó Andrés Waldemar, cantante de la orquesta y portavoz de la familia.

"Agradecemos grandemente al honorable Miguel Romero, alcalde del municipio de San Juan, por su disposición y gran ayuda en todo este proceso y de igual forma, al municipio de Mayagüez y su honorable alcalde José “Guillito” Rodríguez y a todo su personal por tanto amor al maestro”, expresó el integrante de la agrupación de Roena Vázquez.

El próximo sábado, 2 de octubre, el velatorio dará inicio en Mayagüez en honor a su nacimiento y primeros años de infancia. La comitiva fúnebre saldrá de la funeraria Ehret en San Juan recorriendo la costa norte hacia Mayagüez. Se espera que a eso de las 10:45 a.m. haga su llegada al puente de la carretera PR-2 en la Sultana del Oeste. Habrá un recorrido por las calles principales de la ciudad mayagüezana, incluyendo su barrio Dulces Labios.

Luego de este recorrido, llegará al Palacio de Recreación y Deportes, donde el pueblo tendrá la oportunidad de brindarle el último adiós y participar de un acto protocolar coordinado por la Oficina de Cultura y Prensa del municipio de Mayagüez.

Mientras, el domingo, 3 de octubre, el velatorio continuará en el Coliseo Roberto Clemente, en San Juan.

A eso de las 9:30 a.m., la comitiva fúnebre hará un recorrido por la calle Aponte en Santurce, donde Roena vivió junto a Doña Raquel, su madre, y luego llegará a los predios del coliseo. Allí, la ciudadanía tendrá la oportunidad de despedir al maestro y presenciar los actos protocolares y el homenaje a la vida de Roena. Se estima que a la 1:00 p.m. inicie el acto protocolar que incluirá presentaciones musicales, un momento ecuménico y mensajes oficiales.

Para participar del evento será requerido el uso de mascarilla en todo momento y presentar evidencia de vacunación e identificación válida. Luego de finalizado el homenaje, los ciudadanos tendrán un tiempo adicional para despedirse del maestro, finalizando el velatorio a las 5:00 p.m.

Por último, el lunes, 4 de octubre,el gobernador de Puerto Rico decreto dia de duelo por lo que las banderas ondearán a media asta a la memoria de Roberto Roena y se realizará el entierro, que será privado para familiares y allegados, en el cementerio Borinquen Memorial de Caguas.


Roberto Roena y los tres meses que vivió en Cali.

Fuente: 90 minutos, Colombia. Por: Gerardo Quintero

Pocos saben que un devastador huracán en su natal Puerto Rico envió al cantante a buscar refugio en una ciudad que lo hizo suyo y lo consagró como uno de sus ídolos musicales. Historia de un enamoramiento eterno con el artista que nos enseñó que después de que uno vive 20 desengaños, qué importa uno más. Buen viaje, Señor Bongó.

Los hemos escuchado tantas veces con sus voces o con sus descargas vibrantes, los seguimos viendo tan jóvenes en sus antiguos videos, los percibimos tan vitales en sus bailes de antaño que creemos que son eternos. Pero no es así, la madrugada del 24 de septiembre nos sorprendió con la partida del rey del bongó, el hombre que le sacó brillo a los metales, el artista que hizo de la salsa un rito inigualable de baile y que estuvo en la primera línea de orquestas emblemáticas como Cortijo y Su Combo, el Gran Combo de Puerto Rico, La Fania All Stars y, su gran amor, La Orquesta Apollo Sound.


A los 81 años falleció en su viejo San Juan, Roberto Roena, el destacado compositor, percusionista, arreglista, director y electrizante bailarín que hizo de Cali su segunda casa. Fueron múltiples las ocasiones que visitó esta ciudad, en la que una fanaticada enamorada de su trayectoria lo siguió como suelen hacerlo los caleños con sus ídolos musicales: frenéticamente, de manera apasionada y siguiendo su huella como si fuera el único artista del Planeta.

Aquí en esta ciudad, que alguien tuvo a bien bautizar como La Capital Mundial de la Salsa, Roena tuvo una experiencia singular que muy pocos saben. En Cali, Roberto Roena vivió tres meses, en silencio, alejado de los grandes escenarios y escapando del desastre que había dejado en su país natal el Huracán María. Sí, esta historia es real y sucedió en el 2017. Al igual que su colega y amigo Héctor Lavoe, con quien compartió escenario con la Fania All Stars, ‘El Señor Bongó’ vino a atemperar, en unas circunstancias disímiles pues mientras ‘El Cantante de los Cantantes’ llegó buscando la cura para un alma atormentada por el exceso de drogas, Roena arribó huyendo de una hecatombe de la naturaleza que lo arrinconaba.

Umberto Valverde, escritor y amigo, me contó la reciente historia de un Roena que trasegó por las calles de Cali, en plan de jubilado salsero, pero al que en cada esquina su fanaticada lo reconocía sin dificultad. Umberto relata que hace cuatro años el bongosero puertorriqueño decidió contactar a un amigo, el empresario salsero Gilberto Cárdenas, para que le diera una mano en medio de la tragedia que vivía su país. “Aquí Gilberto se hizo cargo de él. Decidió alquilar un apartaestudio en Vipasa para instalarlo y Gilberto, personalmente, se encargaba de alistarle sus medicinas y ayudarle con el mercado”. Pero como ‘vaca ladrona no olvida el portillo’, Roena se volaba en las noches frescas de la capital de la rumba para ir en busca de su hábitat natural. Como la sombra de un curtido caballo azabache, merodeaba aquellos espacios donde mejor se sentía: discotecas y salsotecas fueron testigos del incógnito músico que llegaba en busca de la melodía que lo devolviera a sus recuerdos, que lo sumergiera en la musicalidad de ese Puerto Rico lejano, que lo regresara a la gloria de los años locos setenteros en Nueva York.

Pero había un truco, un as bajo la manga, un conejo bajo el sombrero que el veterano artista utilizaba en aquellas noches que regresaba a sus orígenes para no perderse en medio de las tinieblas salseras caleñas. Cuando se sentía cansado, después de libar unos cuantos wiskyes y despedir a los amigos ocasionales de la rumba furtiva, Roberto pedía un taxi, pero no hablaba con el conductor. Simplemente porque con los años, la inconfundible gravedad de su voz se fue extraviando aún más hasta devenir en sonidos casi incomprensibles. Sabedor de esa barrera, Roena simplemente se montaba al carro y extendía una de las decenas de tarjetas que cargaba del empresario Gilberto Cárdenas. Allí el taxista solo debía leer que Roena era quien lo acompañaba y que debía enviar una señal salvadora a Cárdenas.

“A cualquier hora de la noche, Gilberto recibía una llamada de un taxista que le contaba que estaba con Roena y esperaba instrucciones. Entonces le pedía al taxista que lo acompañara, que no lo dejara solo, que lo llevara al barrio Vipasa, le ayudara a entrar, lo atendiera y que él se encargaría de pagar un dinero extra al buen samaritano conductor”, recuerda Valverde.

Y así como se van las noches, pensando y pensando, fueron las que vivió Roena en la ciudad. Como aquellas que recuerdan quienes fueron testigos de las visitas del gran ‘showman’ en Zaperoco, la icónica discoteca que estuvo a punto de cerrar durante la infame pandemia. Allá llegaba Roena en busca de un alivio a la tristeza y era Osman Arias, el reconocido DJ del lugar, quien se encargaba de encumbrar al veterano bongosero al sitial donde pertenecía. Una o dos horas de audición del Apollo Sound eran coreadas por los feligreses del templo rumbero que le recordaban al corcel salsero que “si tú habías pensado por un minuto que el sabor de este negrito se había termina’o estás equivoca’o, óyelo, estás equivoca’o”.

Y es que así tenía que ser porque sí tú habías pensado por un segundo que él no estaba en el asunto y lo habían tumba’o, estas equivoca’o. Este tema se convirtió en uno de los grandes emblemas de Roena y, tal vez, solo tal vez, cuando tronaba en Zaperoco con la fuerza de esas trompetas inconfundibles y ese arranque iluminado: “¡Pa que creas en Dios!”, debía ser inevitable para el músico desandar sus pasos, mirar atrás, para luego volver a ese presente que vivía y observar esa grey caleña que lo adoraba y pensar que sí, que estuvieron equivocados todos aquellos que a finales de los ochenta decían que Roena ya no suena, porque lo que no sabían era que estaba buscando balas pa’ este cañón.

Mientras contemplaba a Osman en Zaperoco, cantando sus temas y escuchando un coro que decía así: “Vigilándote vengo como el águila”, Roberto Roena debió recordar ese inolvidable 1969, cuando después de haberse separado del Gran Combo y de haber grabado una solitaria producción con los fugaces Megatones, apostó por un proyecto al que muchos de sus colegas no le veían futuro. Como recuerda Ricardo Mendivil, comunicador e investigador, Roena era considerado un percusionista menor, interesante con la campana, atrevido con los bongoes, pero lejos de ser una estrella del timbal, el instrumento rey. Pero la ingeniosa cabecita brillante de Roena estaba preparando su sabor para cantarle a la gente su inspiración.


Ese año, histórico para la humanidad pues el 20 de julio pisó por primera vez el hombre el suelo lunar, nació también El Apollo Sound. Fue tanto el impacto que tuvo para Roena ese arribo al satélite natural de la Tierra que decidió bautizar de esta manera su nobel banda, convencido de que su estilo también transcendería en la historia salsera. Así era Roena, siempre de avanzada, pensando en los nuevos sonidos, creando formas ‘porque hasta el Apollo te impresionó’.

En el Libro de la Salsa, el escritor venezolano César Miguel Rondón tiene una particular manera de describir el novedoso ensamble: “Roena, desde el primer momento, rompió con la dotación que ya había hecho tradicional la orquesta salsosa neoyorquina. Asumiendo la influencia de las agrupaciones de las cuales provenía -Cortijo y el Gran Combo-, presentó con su Apollo una sección de dos trompetas, un trombón, el saxo tenor que jamás fue admitido por la salsa oficial del norte. Asimismo, recibiendo el apoyo de los jóvenes arreglistas de la isla, Roberto se volcó sobre una nueva onda que, después de la insistencia y la siempre necesaria paciencia, brindó no pocos éxitos, según el parecer de la mayoría de los melómanos”.


“Yo te tuve en un altar

Como un Dios yo te adoré

Te quería tanto, y tanto

Te tenía tanta fe

Nunca pude imaginar

Que llegará la traición

La traición que ha desangrado

Y me ha roto el corazón”

Lo que surgió después fue una nueva sonoridad que provenía del sur, a contramano del sonido norteño, del barrio latino neoyorquino. Roena lanzó, entonces, uno de sus mejores trabajos musicales en 1974: Apollo Sound 6, imprescindible en cualquier antología salsera. Ya había descollado en una anterior producción ‘Avísale a mi contrario’ y llega entonces ´Traición’, con los arreglos de un talentoso, pero desconocido trompetista Luis Perico Ortiz, que modifica los patrones y esquemas que se acostumbraban en la salsa tradicional del norte y aprovecha toda la sonoridad rítmica y melódica que se podía obtener. Es ‘Traición’, con su trepidante arranque de percusión, la punta de lanza de Roena que le permite hacerse un espacio en el firmamento salsero con su sonido Apollo. En la voz de un inmenso Sammy González, ‘Traición’ es una descarga brutal de sonoridad, de salsa pa’l bailador, de frenesí musical callejero…  El pegajoso estribillo que se escucha como un lamento: “Yo te tuve en un altar, como un Dios yo te adoré, llorarás igual que yo”, rompió los moldes y ofreció la alternativa que esperaban los salseros ante el estancamiento ‘newyorrican’.

“Cuando descanse te hablaré

De un algo extraño

Y vida mía te diré; mi desengaño

Cuando descanse te hablaré

De un algo extraño

Y vida mía te diré; mi desengaño”


A mediados de los años ochenta, Roena y su grupo eran la más arriesgada apuesta musical salsera. ‘Marejada Feliz’ y ‘Mi desengaño’, en la voz de Papo Sánchez, le dieron una vuelta a la esquina rumbera caleña. ‘La Jirafa Roja’, ‘La Manzana’ y ‘El Village Game’ arrancaban y cerraban con estos dos temazos que no se bailaban sino que se palpitaban a lo largo de la pista, mientras los cimientos de los antiguos grilles se estremecían a un solo coro, como si el mismísimo Apollo hubiera alunizado en esos antiguos grilles..

De Roberto Roena aprendimos que después de que uno vive 20 desengaños, qué importa uno más, y que sí, es cierto, se debe admitir que el mundo está lleno de maldad, pero que al estudiar la situación entraremos en razón. También descubrimos cómo se soportan mazazos en el corazón porque aunque dijiste que me querías, que nunca me olvidarías, ahora vivo convencido que eso eran mentiras tuyas, mentiras tuyas son. La experimentación de Roena llegó a su clímax con los sonidos del bossa nova que le imprimió al número y que lo catapultó hasta convertirse en uno de los portaestandartes imperdibles de la salsa en la capital de la rumba.

Tal vez por ese torrente de originalidad que desplegaba el artista en sus producciones es que el investigador y coleccionista  Óscar Cardozo afirma que Roena pudo haber sido bautizado como el diferente de la salsa, porque con tan solo escucharlo hablar se sabía que había una particularidad sonora. “En el trabajo del Señor Bongó se percibe su manera jocosa de dirigirse, su careo con el instrumento es ya de por sí muy simpático”, agrega Cardozo. Y justamente esa es otra de las características que destacan quienes conocieron de cerca al bongosero. Su don de gentes, su carisma, esa singular manera de tomarse tan poco en serio los problemas de la vida lo elevaron a la categoría de un artista del pueblo, querido, respetado y carismático. No en vano, hay que recordarlo, fue el artista que pidió que lo buscáramos en los arrabales que abundan por la ciudad porque para él en esos lugares solo hay felicidad. “Con los pobres hasta la muerte”, truena su voz al fondo.

“Quisiera poder tener aquellas

Cosas que un día soñé

Para luego rechazar el sentimiento de no poder

Por esperar ya no puedo ni tan siquiera reconocer

Que tengo todo en mis manos

Lo q me falta es proceder

Para mí

Esas cosas tan lindas quisiera”

Roena deja un legado de musicalidad envolvente. ‘Para mí esas cosas, ‘Cómo te hago entender’, ‘El lamento de concepción’, ‘Cui Cui’, ‘Guaguancó del Adiós’, ‘No me apures’ son solo una pequeña muestra de una versatilidad musical que mezclaba el son con aires tradicionales y ensambles modernos sin pudor. Por eso el melómano Wilmer Zambrano no duda en afirmar que Roberto Roena es uno de los más grandes artistas de la música latina, que se rodeó de excelentes arreglistas como Julio ‘Gunda’ Merced, Luis Perico Ortiz y le apostó a talentosos vocalistas que apenas despuntaban. “Ese deseo de innovación y de experimentación fue lo que llevó a Roena a crear grandes éxitos en la salsa y a seguir tan vigente como si su música se hubiera compuesto ayer”, me dice Zambrano, de manera más que acertada.

La humildad de Roena y su amplitud de corazón se ven reflejadas en ese último fraseo de ‘Estás equivocado’ donde reparte agradecimientos como si estuviera interpretando un solo de bongo: “Gracias a tí por el apoyo y por creer en mí, gracias a la vieja mía, gracias a pollito, gracias a toda la gente que ha compartido conmigo y a los que no también, me han dado fuerzas para esto… Los quiero de corazón”.

Paz en la tumba del Señor Bongó y recuerden: Cuando nadie escuche mis canciones ya viejas, detendré mi camino en el pueblo de Atillo y allí moriré, y entonces, a Roberto me llevaré. Y ya lo saben, “si quieres oír mi música en tu fiesta llámame al 7212126 en Puertorro y al 5417990, al otro lado, en Nueva York”.

24 sept 2021 0 comentarios

Por siempre Roberto Roena (1940-2021)

 


Fuente: El Nuevo Día, Puerto Rico.

El destacado percusionista puertorriqueño Roberto Roena, fundador de la famosa orquesta salsera Apollo Sound y miembro fundador del grupo Cortijo y su Combo, falleció durante la noche del jueves, confirmó su hija Brenda Roena a El Nuevo Día.

Tenía 81 años.

“Muy triste y con dolor le confirmo”, escribió Brenda a este diario. La mujer añadió que el músico no murió de un infarto, como reportan otros medios de Colombia. No me dio más detalles de la causa de muerte.

Roena, apodado “El Gran Bailarín” contaba con más de 60 años en la industria musical y fundó su orquesta hace más de medio siglo. El músico realizó en 2019 un concierto para celebrar su trayectoria en el Coliseo de Puerto Rico José Miguel Agrelot.

Con Cortijo y su Combo junto a Rafael Cortijo, hizo historia al ser de las primeras orquestas compuestas por músicos negros que se presentó en tarimas donde solo lo hacían artistas blancos.

Participó también en el Gran Combo de Puerto Rico y en las Estrellas de Fania. Desde muy joven el artista realizó presentaciones recorriendo grandes escenarios en Estados Unidos, Europa y Sur América, según se indicó en comunicado de prensa.

Más tarde, fundó su agrupación Apollo Sound donde presentó un nuevo sonido al género salsero utilizando dos trompetas, un trombón, y un saxofón, combinación que tomó bajo la influencia de la sección de vientos del grupo de rock sajón Blood, Sweat and Tears.

Roena, siempre consideró la variedad como clave para el éxito, llevándole a incluir en su repertorio desde música go-gó hasta la romántica, lo mismo en inglés que en español.

El primer disco de Roena y su Apollo Sound produjo éxitos de impacto como “Tú loco y yo tranquilo”,” El escapulario” y “El sordo”.


Fuente: Noticel.com Puerto Rico. Por: Omar Marrero

Roberto Roena, reconocido como uno de los mejores bongoseros y campaneros que ha dado el género de la salsa, falleció anoche a los 81 años de edad, confirmó su familia.

Así lo confirmó su familia en un comunicado, al informar que el músico falleció "en los brazos de sus dos hijas Brenda y Gladys".

El cantante del Apollo Sound, Waldemar Volmar Méndez, dijo que "ha sido un golpe fuerte para sus hijos, nietos, amigos y familia en general. Robert nos enseñó muchas cosas, pero nunca nos preparó para esto. El mundo está consternado, queda un vacío y un luto en el pentragrama musical que no podemos describir. Los músicos del Apollo están destrozados. Roberto Roena no era nuestro jefe era nuestro PAPÁ".

"En medio de nuestro duelo estaremos trabjando en la coordinación de los actos fúnebres y más adelante le dejaremos saber todos los detalles. Roberto era un hombre de pueblo, amaba a su gente y respetando su voluntad así lo despediremos. Puerto Rico tendrá la oportunidad de rendirle su respeto dándole el último adiós y siguiendo todos los protocolos salubristas establecidos por la pandemia", indicó Volmar Méndez.

Roena nació en el barrio Dulces Labios de Mayagüez, pero su relación directa con la música se concretó en San Juan cuando formó un dueto de bailarines con su hermano Francisco, con la ayuda de su tío Aníbal Vázquez, quien también era un conocido bailarín.

Los hermanos ganaron un concurso de talento y uno de los premios fue bailar en televisión junto al Combo de Rafael Cortijo. Fue cuando Cortijo vio el talento del joven Roberto y vislumbró tenerlo en su grupo para armar las coreografías de los cantantes.

Aún era un adolescente cuando Rafael Cortijo lo llamó y le dijo que lo necesitaba para una gira en Nueva York y el joven le contestó que tenía que pedirle permiso a su mamá.

Con el permiso aprobado, Roberto se enfrascó en un viaje musical que no solo significó bailar sino aprender a tocar un instrumento como el bongó, enseñado nada más que por el propio Cortijo.

Roena se convirtió así en el bongosero del Combo de Cortijo, además de coreógrafo, y con ellos estuvo hasta 1962 cuando sucede el arresto de Ismael Rivera y se desmantela temporeramente el combo. Fue entonces que los músicos que decidieron organizar otro grupo le pidieron unirse, pero por fidelidad a Cortijo se negó a integrar el nuevo grupo, que se llamó El Gran Combo.

Sin embargo, meses después cambia de opinión cuando el bongosero original de El Gran Combo decide aceptar otra oferta de trabajo y lo llama para que lo sustituya. Finalmente se integra al grupo liderado por el pianista Rafael Ithier.

Con El Gran Combo estuvo hasta 1969 cuando decide abandonar la orquesta y fundar el Apollo Sound, buscando desarrollar otro estilo en la salsa. Poco antes de salir definitivamente de El Gran Combo, Roena desarrolló un concepto musical de descargas en un salón del área metro, lo que le valió una invitación para grabar su primer disco como líder: Roberto Roena y los Megatones.

De inmediato, un contrato con Fania Records lo llevó a grabar su primer disco al frente del Apollo Sound en 1969.

Roena fue uno de los músicos invitados el 26 de agosto de 1971 para participar en el concierto que cambiaría el rumbo de la salsa a nivel mundial. Ese día, la Fania All Stars celebró su famoso concierto en el club Cheetah de Nueva York.

Desde entonces, la carrera de Roena siguió cosechando éxitos. Por su orquesta pasaron grandes cantantes como Piro Mantilla, Tito Cruz, Sammy González, Papo Sánchez, Carlos Santos, Héctor “Tempo” Alomar y Luisito Carrión, entre otros.

De igual manera, músicos como Elías Lopés y Julio “Gunda” Merced, entre otros.

Entre los grandes clásicos del Apollo Sound se recuerdan “Y tú loco loco, pero yo tranquilo”, “El escapulario”, “Las brisas de Borinquen”, “Cui, cui”, “Mi desengaño”, “Marejada feliz” y “Lamento de Concepción”, entre muchos otros.

Recibió cientos de reconocimientos en su carrera, entre ellos la dedicatoria del Día Nacional de la Salsa en el año 2003.


Colegas resaltan la alegría y simpatía de Roena.

Fuente: Noticel.com, Puerto Rico. Por: Omar Marrero

La muerte del percusionista puertorriqueño Roberto Roena ha levantado hoy múltiples reacciones de tristeza en el género salsero, pues Roena fue un ícono de la música tropical desde que se dio a conocer como bongosero de Cortijo y su Combo.

"Roberto Roena fue mi amigo de siempre. Para mí significa algo muy grande porque fue siempre una persona sencilla, humilde, alegre y con un espíritu de vida muy grande. Que en Paz Descanse mi amigo Roberto Roena", expresó el veterano cantante Sammy Marrero.

"Esta muerte sí me llega al corazón. Nunca había visto una persona con tantas ganas de vivir y hacer feliz a todo el mundo. La música era su pasión y su vida", dijo, por su parte, el director de la orquesta La Trópica, Edgard Nevárez.

"Trabajó hasta el final. Era muy sensible y tenía un corazón inmenso. Creía en la juventud. Era bien pana de Tommy Olivencia así que ya se encontrarán pronto. Robert, se te va a extrañar el verte por ahí vacilando con todo el mundo y todos tratando de entenderte. Que en Paz Descanse Roberto Roena. Un ícono de la Música Mundial. Buen Viaje Robert", agregó el veterano trompetista y arreglista.

"Es muy triste y doloroso ver cómo nuestras queridas Estrellas De Fania se nos siguen marchando uno detrás del otro; nuestras queridas leyendas que tanto nos enseñaron y nos influenciaron con tanta buena música y abrieron el camino a la salsa a su expansion mundial... Hasta luego, maestro Roberto Roena", escribió en Facebook el percusionista Luisito Figueroa, director de la Orquesta Abran Paso.

"Adiós rumbero mayor. Fuiste el corazón de la Fania All Stars" - Willie Colón

“Mucho podría decirse y escribirse de Mr. Bongó y ya desde este instante es imposible dejar escapar unas lágrimas por su partida”, dijo, por su parte, el director de la Sonora Ponceña, Papo Lucca.

“Roberto me hizo reír incontables ocasiones con su inigualable humor y su profunda capacidad de observación ante todo, diciendo cosas humorísticas con la mayor seriedad, pero siempre acertado en cada uno de sus comentarios, en donde sin lugar a dudas nuestra amistad y afecto personal creció en la medida que vivimos muchos momentos especiales en incontables giras y conversaciones personales que sostuvimos”, agregó el pianista.

“Su aporte a la música es notable y era un artista dedicado y pendiente de cada detalle y de ahí la gran fama y reconocimiento de su Apollo Sound”, comentó.

Mientras, el cantante Sammy González, quien por muchos años integró la orquesta de Roena, dijo que hoy se levantó muy triste.

"Mi hermano de vida y director del Apollo Sound, Roberto Roena, nos abandonó físicamente. Gracias Roberto por la oportunidad que me brindaste de ser parte del Apollo Sound y por todos los momentos maravillosos que pasamos juntos", manifestó González, quien con el Apollo Sound cantó clásicos como "Cui, cui", "Avísale a mi contrario", "El que se fue" y "Traición", entre otros.

Por su parte, el productor de espectáculos Leo Tizol también lamentó la partida de Roena.

"Muy triste tener que despertar con la noticia de que se nos va un ser querido. Hoy con profundo pesar se nos adelanta alguien muy especial, nuestro querendón Roberto Roena. Robert, tuve el gran privilegio de lograr que algunos de tus sueños se hayan hecho realidad. Mi sentida condolencia para tu familia pero no dudes que Puerto Rico y el mundo te recordará por tu talento creativo y humildad", escribió en sus redes sociales.

Roena es otro de los integrantes de las Estrellas de Fania que fallece este año. En meses pasados también murieron Héctor "Bomberito" Zarzuela, Johnny Pacheco, Víctor Paz y Larry Harlow. Otros músicos salseros que han fallecido este año son el trompetista Tommy Villariny y el percusionista Jimmie Morales.

23 sept 2021 0 comentarios

Richie Ray prepara su autobiografía


Fuente: El Nuevo Día, Puerto Rico. Por: Francisco Javier Díaz

Richie Ray, quien junto al cantante Bobby Cruz acaparó éxitos en el mundo de la salsa en las décadas de 1970 y 1980, le da los toques finales a un libro autobiográfico que mostrará al público y a sus fanáticos los momentos más alegres y los más duros en la vida de este legendario músico.

Lo que comenzó con una serie de apuntes y pensamientos, más a manera de testimonios religiosos, se convirtió en la creación de las memorias de este pianista nacido hace 76 años en Brooklyn, Nueva York. “Hace como 20 años empecé una especie de diario, apuntando pensamientos. Me dije ‘voy a ver si hago algo con las experiencias más significativas que me tocaron vivir. Esto pudiera ser como unas memorias, un libro’”, explicó el artista cuyo nombre de pila es Ricardo Maldonado Morales. “Después de escribir un montón de cosas pensé que si no ponía todo eso en orden cronológico, entonces no iban a tener sentido. Cuando terminé de organizar todo, lo que escribí terminó siendo una memoria autobiográfica que dividí en dos volúmenes”.

Según el “Embajador del Piano”, el libro se dividirá en dos volúmenes y la primera parte, que se llamará “Richie Ray: el Rey de la Salsa”, narrará desde el momento en que nació en Nueva York, hasta su matrimonio con su esposa Angie, casi dos años después de su conversión a la religión en 1974. Por su parte, el segundo volumen, que narrará su vida a partir de su conversión hasta el momento presente, se llamará “Richie Ray: el Hijo del Rey”.

“Inicialmente, escribí el libro en inglés. Yo soy puertorriqueño, nacido en Nueva York, pero el inglés automáticamente predomina en mis pensamientos, aunque domino también el español”, mencionó creador de éxitos como “Sonido Bestial” y “Jala, jala”. “Pero, a pesar de eso, quiero que se publique inicialmente en español, ya que la mayoría de mi público habla español. Es por eso que estoy trabajando junto a mi esposa en la traducción al español para asegurarme que no se pierda el sentido de lo que realmente quiero decir”. Una vez termine de darle los toques finales a la traducción, Richie Ray pasará los escritos a un editor.

Película sobre Richie Ray y Bobby Cruz

Según el músico, quisiera que el libro estuviera listo para finales de este año, de manera que la publicación coincida con la llegada a los cines en la isla y en Estados Unidos de una película que se grabó y se produjo en la isla que se basa en la vida del llamado Dúo Dinámico. “Sería bueno que ambas cosas coincidieran, ya que podría ser de interés para el público. Hasta el momento no hay fecha de estreno de la película, pero podría ser a finales de este año o a principios del próximo, si todo fluye con normalidad”, indicó el músico sobre la película que tendrá como título “Los Reyes de la Salsa” y que fue dirigida por Raúl García y protagonizada por Omar Torres Molina y Alfredo De Quesada.

Ambos artistas estuvieron en las primeras reuniones de la preproducción de esta película puertorriqueña, pero más adelante solamente Cruz se mantuvo como consultor. “Él está bregando con eso y es como el bebé de él ahora mismo, aunque trata de la vida de los dos”, comentó Ray, quien admitió que vio un ‘teaser’ de más de un minuto y le gustó. “Los actores son muy buenos y captaron el espíritu de la historia. La vida de nosotros tiene toda la parte que le gusta a la gente, el ron, las mujeres y el bailoteo, pero también tiene la parte de la redención y el cambio. Está la parte oscura y negativa, porque eso llama la atención, pero también toda la parte positiva”, añadió sobre el largometraje producido por Carlos Nido y Rafo Muñiz.

Jazz, Salsa y Beethoven

A principios de año, Richie Ray lanzó a todas las plataformas digitales el álbum donde incluyó una serie de temas instrumentales propios y de música clásica con un toque de jazz y a ritmo de salsa, llamado “Jazz, Salsa y Beethoven”. Según el arreglista, el álbum de ocho canciones fue recibido con gran entusiasmo por el público, algo que le entusiasma muchísimo. Sin embargo, inicialmente ese álbum no estaba en planes de haber salido a la luz. “Ese álbum es muy especial para mí, ya que en realidad cuando comencé a trabajar con las canciones, lo que estaba haciendo era aprendiéndome el programa Pro Tool, que es uno para hacer música digital en la computadora. Y no había querido aprender a usarlo, porque había tenido un amigo que literalmente se divorció de tanto tiempo que le dedicaba a ese programa, ya que se convirtió en casi una droga.

Después de hablarlo con mi esposa, ella me dijo ‘no te preocupes, si ya llevamos muchos años de casados. Qué más da’”, mencionó el músico entre risas. “Fue así que empecé a experimentar con los sonidos y los distintos instrumentos. Le tenía que preguntar a cada rato a un montón de amigos cuando se me perdía un botón, pero lo logré terminar”, explicó Ray, quien añadió que el álbum está sometido para ser considerado como candidato a un premio Grammy.

En los próximos meses, el compositor tiene planificado trabajar en un nuevo álbum, similar al anterior, de temas clásicos muy conocidos por el público, pero en ritmo tropical. Un ejemplo de eso, sería la canción tema de la serie de televisión “El Llanero Solitario”, donde “en salsa va a quedar bien bestial y bien rápida. A mí me fascina el ritmo de salsa, ese ritmo afrocubano, con la clave y me encanta la idea de combinar eso con cualquier tipo de melodía, pero bien hecho. La salsa es la música del pueblo”, añadió Ray, quien anunció hace unos meses que tuvo COVID-19, junto con su esposa.

Tal y como confesó Ray, quien se mantiene predicando la palabra de Dios en el templo Spring of Life, en Miami, son muchas las personas que le preguntan cuándo se unirá nuevamente en los escenarios junto a Bobby Cruz. Sin embargo, debido a compromisos personales de ambos, por ahora no será posible. “Yo sigo en Miami predicando y, por otro lado, Rose, la esposa de Bobby está enfermita, por lo que él está atento a ella. Hace un tiempo que no hacemos nada juntos, pero eso no quiere decir que no lo vayamos a hacer, estamos dando tiempo al tiempo”, explicó el músico. “Yo voy a cumplir 77 años en febrero y Bobby tiene 84 años, pero todavía tenemos dos o tres balas para disparar. Ambos somos bien inquietos y tenemos que estar haciendo algo siempre”, concluyó Ray con su habitual energía.

28 ago 2021 0 comentarios

Don Rafael Ithier cumple 95 años



Don Rafael Ithier cumple mañana 95 años y es motivo de alegría para todos. Esta noche su creación máxima, El Gran Combo de Puerto Rico, está tocando en el Coca-Cola Music Hall de San Juan. 

“Me siento bastante bien, tengo un poco de neuropatía y no puedo guiar. Pero puedo caminar todavía y tiro mis pasitos de baile”, aseguró hace poco, con su característico humor, al diario EL VOCERO.

Aunque ha bajado la intensidad de viajes con El Combo, su edad no es impedimento para seguir acompañando a sus músicos.

“Ahora mismo he viajado a sitios cerca, como Miami, Nashville, Atlanta y Orlando. A esos viajes cortitos puedo ir. Si hubiera que ir a Colombia, Ecuador, Perú y Costa Rica también los puedo hacer. Pero esos viajes de Europa y Asia, no creo que pueda”, dijo quien cuenta con la asistencia de su mano derecha y pianista, Willie Sotelo.

"Un tiro"el disco navideño

En 2022 El Gran Combo festejará sus 60 años por todo lo alto, como prometieron cuando llegaron al medio siglo.

“Se llama El Gran Combo porque no quise que le pusieran el nombre mío porque estaba prácticamente seguro que no iba a durar más de seis o siete meses en el grupo. Así es que para mí ha sido una bendición que Dios me haya dado la oportunidad y el respaldo que hemos tenido de todos los países, especialmente de Puerto Rico para seguir adelante (todos estos años)”, afirmó el músico.

La orquesta lanzará próximamente una producción discográfica navideña, de la cual confía surjan clásicos.

“Es un álbum muy navideño, que entendemos va a ser un tiro. Estamos muy contentos con lo que hemos logrado en el estudio y esperamos que la gente lo acepte como ha aceptado todos los demás”, precisó Ithier, previo a Sotelo añadir “esperamos que lo que esté grabado en ese disco se convierta en clásicos a futuro”.

26 ago 2021 0 comentarios

50 años de la Fania en el Cheetah

 


Fuente: Gladys Palmera. Por José Arteaga

A comienzos de los años 80 contaba Izzy Sanabria en su revista Latin NY que El crecimiento mundial de la música latina de Nueva York se puede atribuir a su etiqueta “salsa”, un término al que casi todos los músicos importantes se han resistido. La principal objeción es que creían que estaban siendo categorizados. Lo que no vieron es que el término en sí es lo que hizo que el mundo se fijara en lo que estaban creando… El mensaje comercial que yo enviaba a través de la revista es que la salsa era un nuevo sonido creado por los hijos e hijas de inmigrantes caribeños. Era una música basada en los ritmos y raíces de la tierra natal de sus padres, pero actualizada y modernizada a través de la influencia y el ritmo acelerado del estilo de vida neoyorquino. Y uno de los principales acontecimientos que dieron origen a la explosión de la música latina fue la película Our Latin Thing, filmada en el club Cheetah en 1971.

El verano de 1971 fue un verano muy caluroso. Había 35 grados en promedio, siendo especialmente bochornosas las noches de agosto. Es la Nueva York de las chicas con hot-pants por Manhattan y de los niños jugando sin camiseta junto a un hidrante abierto en Harlem. Por eso fue tan concurrido el Schaefer Music Festival en el Central Park, por donde desfilaban grandes artistas desde el 24 de junio: Nancy Wilson, Buddy Rich, Ike & Tina Turner, The Beach Boys, Ravi Shankar, Ella Fitzgerald, The Supremes, Peggy Lee, The Allman Brothers, Roberta Flack, Dave Brubeck, Kris Kristofferson, Cannonball Adderley o John Denver; y por el lado latino, Mongo Santamaría, Herbie Mann, Cal Tjader, Willie Bobo y el Sexteto de Joe Cuba. Así hasta el 28 de agosto. Pero miren, ¡qué curioso!, el jueves 26 de ese mes no hubo conciertos en el festival.


Aprovechando esa fecha Jerry Masucci tomó la decisión de hacer el concierto de las estrellas de Fania Records en el Cheetah, ubicado en la calle 52 a mitad de camino entre la Octava Avenida y Broadway. El Cheetah había sido fundado en 1966 por el empresario francés Olivier Coquelin en sociedad con el estadounidense Borden Stevenson. El Cheetah fue la primera discoteca considerada como tal en Nueva York, pero tuvo dos sedes: primero, una en la calle 53 y luego otra en la 52 entre Octava y Broadway. A finales de los años 60 Ralph Mercado, un neoyorquino de ascendencia dominicana que regentaba un club de boogaloo y latin soul en la Avenida Atlantic de Brooklyn, el 3&1, apareció en la oficina de los dos empresarios y les propuso los jueves como la noche latina, con un consumo mínimo, y los martes como la noche de las mujeres. Esa actividad en el Cheetah Club, que hizo en sociedad con Joe Cavallaro, convirtió a Mercado en el promotor latino más famoso de la ciudad.

Pensamos en varios lugares donde hacer el concierto, confesaría Larry Harlow, uno de los ideólogos del proyecto. Yo propuse primero el Fillmore East, en el East Village, que era de Billy Graham y se había convertido en todo un símbolo de la psicodelia. Allí tocaban John Lennon, Frank Zappa, Led Zeppelin… Yo había tocado allí con mi banda de rock, Ambergris. Pero tuvimos mala suerte.

En efecto, el Fillmore East murió de éxito. El local se había vuelto demasiado pequeño para albergar tantísima gente ávida de grandes conciertos. Así que Graham lo cerró en junio de ese año. Masucci dijo entonces que lo hicieran en el Central Park, pero como se estaba celebrando el Schaefer Music Festival, no les dieron permiso. Y ahí fue que surgió la posibilidad del Cheetah.

El Cheetah era importante porque tenía adolescentes bailando música disco y música latina, y desarrollando un nuevo estilo de vida latina en Nueva York, dice Sanabria. Llevaban ropa colorida, zapatos de plataforma (el afro y el cabello largo apenas comenzaban), y las damas tenían un look sexy muy especial con lápiz de labios oscuro y aretes grandes, lo cual era muy latino. Sanabria no se equivoca, la revista LIFE denominaría esa moda como “gipsy look”, en tanto que de allí saldría una forma de baile muy popular en la Costa Este llamada Hustle.

Pero, ¿porqué un concierto de los músicos de un sello discográfico, cuando su primera experiencia en 1968 no había dado ningún resultado económico? Ralph Mercado contaba que cuando se sentó con Masucci para hablar del Cheetah, este ya tenía la idea de filmar ese concierto de las estrellas de Fania. Fue entonces que juntamos los dos proyectos y ahí fue que empezó la explosión de la salsa en el mundo en agosto de 1971.

Esa idea de filmar fue una ocurrencia de Leon Gast. Gast era un cineasta y fotógrafo de New Jersey, que se había dado a conocer con una serie documental de televisión llamada High Adventure With Lowell Thomas, y que estuvo en el aire a mediados de 1964 en la CBS. Luego se dedicó al mundo de la moda: Esquire, Vogue, Harper’s Bazaar… Y se le metió el gusanillo de la música, haciendo las fotos que ilustrarían la carátula de los discos Fania All Stars Live at the Red Garter, aquella experiencia de 1968. Pero en 1971 Gast quería ir más allá.

Yo sólo quería rodar, confesaba Leon Gast. Tenía un presupuesto que esperaba que Masucci me aprobara. Pero el presupuesto fue subiendo en la medida en que todos daban ideas. ¡Y me lo aprobaron!. La idea inicial de Gast era rodar el concierto y luego coger a cada uno de los músicos y hacer algunas tomas adicionales en su vida cotidiana. La inclusión de otros aspectos de la vida del latino en Nueva York no fueron ideas suyas, sino de Larry Harlow y de Ismael Miranda, que estaban entusiasmados con el proyecto.

A Harlow se le ocurrió hacer una visita a una botánica y mostrar la influencia de la santería en la vida callejera. Y Miranda los llevó a una pelea de gallos clandestina en un sótano del que no podían revelar su ubicación, porque las peleas estaban prohibidas. Todo se rodó durante dos días en el Lower East Side, un sector donde Miranda se movía como pez en el agua; y en la llamada “Cocina del Diablo”, en el West Side. Las escenas de Johnny Pacheco como flautista de Hamelin y de Ray Barretto como vendedor de raspados o piraguas, fueron el resultado de acuerdos comunes. Pero todo tenía como telón de fondo el concierto.

Cuando hablaron del rodaje en el Cheetah, Mercado y Masucci pensaron en rentabilizarlo, cuenta Sanabria. A mi me contrataron para diseñar los carteles y crear la publicidad radial que invitaba a la gente a formar parte de la historia del cine y la música latina. Sanabria utilizó para llamar la atención la música de 2001 Odisea del Espacio, concretamente Así Habló Zaratustra de Richard Strauss. Corrió la voz que habría cámaras de televisión, y el público asistió como si de un casting para American Idol se tratara. Para sorpresa de todos, el Cheetah se llenó con aproximadamente 5.000 latinos.

Pero no todos están de acuerdo. Nadie sabía que estaban filmando la película. Nadie… Lo que pasa es que eso fue tan grande y nadie lo esperaba. No podíamos empezar. ¡Nosotros no podíamos entrar! Vinieron los bomberos, eso fue un lío. Eso fue un lío increíble. Tuvimos que buscar una puerta por allá atrás. Había unos tipos con video; todito allí lo graban. Pero de allí para abajo fue que surgió lo de la película. Quien afirma esto es Roberto Roena, y aunque parecen las palabras de un despistado, hay algo de razón.

Jerry Masucci estaba tan entusiasmado con la idea de la película que la música pasó a un segundo plano. Cuenta Johnny Pacheco que Masucci lo llamó una tarde de agosto de 1971 y le dijo: Ralphy Mercado está de promotor en un salón, el Cheetah, aquí a la vuelta, y quiere hacer un concierto. Entonces Pacheco le respondió: Bueno ¿y cuándo lo vamos hacer? Y dijo Masucci: el jueves. ¡Y estaban a martes! Y Pacheco angustiado le preguntó: ¿Qué música vamos hacer?, y Masucci: Tu podrás hacer algo.

Lo primero que hizo Johnny Pacheco fue llamar a Bobby Valentín y los dos se fueron al Hotel Howard Johnson que quedaba diagonal de las oficinas de Fania Records y empezaron a escribir un repertorio. Así surgieron las propuestas de dos canciones: Quítate Tú y Macho Cimarrón. Al cabo de un rato se les unió Roberto Roena y se propuso Ponte Duro. Fueron jornadas agotadoras con alguna triste consecuencia

Yo me tuve que ir a Nueva York por espacio de dos o tres meses, cuenta Bobby Valentín, y yo creo que eso fue parte de mi divorcio de mi matrimonio, porque yo me la pasaba viajando. Jerry Masucci me llamó y me dijo: Bobby tienes que venir a Nueva York, porque vamos a escribir música y vamos a hacer todo esto… Pero para la idea que él tenía, no era la música ideal.

Roberto Roena dice que el miércoles 25 de agosto se citó a la gente importante del sello Fania. Algunos estaban en Nueva York de casualidad y otros vivían allí. Se les dio la idea y decidieron ensayarlo todo al día siguiente durante la prueba de sonido. Fue tan increíble, dice Roena, que nosotros ensayamos por la tarde, y la mayoría de los números no estaban allí. Eran como las 5:30 a 6 de la tarde, y estábamos Johnny Pacheco, Bobby Valentín, no me acuerdo quién más, y yo en el Howard Johnson. La cuestión es que nosotros tres fuimos para el cuarto a cambiar el repertorio que se tocó por la noche. Creamos otra cosa entre 6 y 9 de la noche.

Pero aquí también hay discrepancias. Richie Ray y Bobby Cruz, otros recién llegados de Puerto Rico, llevaron un tema titulado Ahora Vengo Yo, con un arreglo que según ellos era muy complicado. Richie se pasó nuevamente con los arreglos y nadie lo podía tocar, afirma Cruz. Entonces hicimos una descarga. Yo les dije: cuando lleguemos allí yo les digo que tocar, pero allí mismo, en el momento.

Ray lo confirma: Yo me dije: bueno, aquí están los mejores músicos de la música latina. Eso va a ser tremendo y yo me boté a hacer un arreglo, y yo me acuerdo que fuimos al ensayo, y yo rompo a ensayar, y Bobby tuvo que ir a comprar un sombrero, que se yo; y me dice: bueno, te veo ahorita y luego ensayamos las voces. Bobby llegó como a las tres o cuatro horas y yo todavía estaba peleando con ellos para tocar la introducción.

Fue un problema de tiempo, sin duda, porque calidad había de sobra en aquella banda: Larry Harlow, piano; Bobby Valentín, bajo; Orestes Vilató, timbales; Ray Barretto, congas; Roberto Roena, bongoes; Roberto Rodríguez, Larry Spencer y Héctor Zarzuela, trompetas; Barry Rogers, Reinaldo Jorge y Willie Colón, trombones; Johnny Pacheco, dirección y flauta; Yomo Toro, cuatro; Santos Colón, Héctor Lavoe, Ismael Miranda, Pete El Conde Rodríguez, Adalberto Santiago y Cheo Feliciano, voces; además de Ricardo Ray y Bobby Cruz.

Pero el asunto pudo ser más estelar y algo sucedió.

En el folleto promocional diseñado por Sanabria y que se vendía a un dólar a la entrada, figuraban otros nombres como parte del elenco de aquella noche: Monguito Santamaría, Justo Betancourt, Pete Bonet, Monguito El Único Quian, Ralfi Pagan, Markolino Dimond y las bandas La Conspiración y La Diferente. No sólo eso. En la emblemática ilustración donde en cada letra de Fania All Stars Live aparecen los rostros de los músicos, también está Louie Ramírez.

Yo estaba un poco rebelde. Me pelee con Jerry Masucci cuando hicieron la cuestión de la película Our Latin Thing, cuenta Pete Bonet. Querían el baile en el Cheetah, querían la grabación y la película, y pagarnos 50 dólares. Y yo les dije: ¿qué pasa?, ¡tu sabes! Y yo decidí no ir y Louie Ramírez decidió no ir… Pero estamos en el afiche original.

Izzy Sanabria también fue el maestro de ceremonias junto a Symphony Sid, el veterano locutor de radio especializado en noches de conciertos latinos en el Village Gate. Sid representó, de alguna manera, a la vieja escuela de la música en Nueva York. Sanabria era, entretanto, el símbolo de los nuevos tiempos.

El concierto, cuyo diseño fue de Sanabria con fotografías de José Florez y Vance Bryant, fue grabado en audio por Alan Manger y Bernie Fox, entonces dueños de los Good Vibration Sound Studios, donde se hizo la mezcla. Los dos discos de Fania All Stars Live At The Cheetah salieron a la venta a finales de 1971. Estos fueron los primeros álbumes de salsa en obtener discos de platino, siendo Anacaona el tema más promocionado.

Anacaona nació en Hogares CREA, contó Cheo Feliciano. La grabación del LP original fue gracias a Jerry Masucci y Tite Curet con permiso de Hogares CREA. Y también fue con su permiso que yo viajé a Nueva York al concierto. Aparte de las regalías, a mi me quedaron 5.000 dólares de regalo por Anacaona, confesó Tite Curet Alonso, y con eso yo me hice un apartamento.

Las demás canciones de la Fania en el Cheetah fueron Introduction Theme, Descarga Fania, Quítate Tu, Ahora Vengo Yo, Estrellas de Fania, Qué Barbaridad, Ponte Duro, Macho Cimarrón y Closing Theme. Para la película se incluyeron dos temas adicionales: uno de estudio, Cocinando, de Ray Barretto; y uno en directo, Abran Paso, de Orquesta Harlow.

Y es que fue la película Nuestra Cosa Latina, Our Latin Thing, la que le dio repercusión a todo lo que sucedió aquella noche. No se puede hablar del concierto del Cheetah sin hablar de Nuestra Cosa Latina y viceversa. Son complementarias porque la cinta explica de donde salía todo el talento que había en la grabación. Creo firmemente que la banda nunca sonó tan bien como lo hizo esa noche, le confesaría Leon Gast a Russ Slater.

La película de Fania fue muy importante, contó Larry Harlow en La Hora Faniática. Antes de la película yo vendía 10.000 discos, 15.000 discos. Después de la película, abierto a Colombia, Venezuela, México…. Y confirmó la sensación de Leon Gast: Después de esa noche Fania no tocó igual. Toca bien, sin duda, pero lo que sucedió esa noche fue tremendo.

Aunque Nuestra Cosa Latina se rodó en apenas dos días, tuvo casi un año de edición y montaje. Se presentó oficialmente el 19 de julio de 1972 en el Cinema Two Theater de Manhattan. Fue distribuida por A&R Film Distributors y tuvo dos versiones: original e internacional, siendo esta última, de menos duración, la que conoció todo el mundo. La banda sonora salió al mercado en noviembre del 72 y la revista Billboard la mostró como símbolo de la “explosión latina”.

La salsa no nació como nombre en el Chetaah, pero si se oficializó como música y como estilo de vida. La palabra “salsa” todavía no formaba parte del vocabulario habitual de la música latina en Nueva York, aunque en Caracas Phidias Danilo Escalona ya la usase para referirse a este tipo de música. Eso llegaría con la siguiente película de Leon Gast. Pero en este segundo filme el sonido ya no tuvo ese aire de barrio marginal que Nuestra Cosa Latina mostró.

A través de los años, esta película le ha dado a la salsa y a la Fania All Stars una presencia visual y una conexión con sus raíces neoyorquinas, dice Sanabria. Pero este fue un concepto criticado por algunos hispanos de clase media alta que se sintieron ofendidos con la exhibición de gente común de la calle divirtiéndose en entornos de clase baja. De alguna manera sintieron que podría haber sido más interesante y socialmente significativo haber mostrado a médicos y abogados latinos haciendo “boogeying”. Pero la película es un documento del alma latina de Nueva York.

Y eso es la salsa, aunque en aquel torrido verano de 1971 no hubiera ganado aún el nombre. Lo que se tocó aquella noche fue algo nuevo, fresco, intenso, agresivo, duro, con rabia, con alegría y al mismo tiempo con dolor. Fue el eco de una comunidad que recogía de aquella manera su nueva forma de sentir las sonoridades tradicionales. Aquello no sonó al mambo del Palladium, ni a las descargas del Village Gate, ni al boogaloo del Corso, ni a la rumba del China Doll. Fue distinto. Y la película puso por primera vez la salsa en salas de cine que acabaron convertidas en pistas de baile. Al menos yo tengo ese recuerdo de cuando era niño.

5 ago 2021 0 comentarios

Lavoe en la Feria del Hogar, hace 35 años

 

Un día como hoy, hace 35 años, Héctor Lavoe llegó a Lima y se quedó.

Recordando esos días de Agosto de 1986, que marcaron la historia de la salsa en Perú, compartimos un video filmado por Hugo Abele Maldonado, el recordado conductor de Sonido Latino, que nos permite viajar en el tiempo.

Hasta siempre, Héctor. Perú te sigue queriendo... y de gratis.

30 jul 2021 0 comentarios

Johnny Ventura tendrá un funeral público el sábado

 


Fuente: Associated Press

Los admiradores del músico apodado “El Caballo Mayor” podrán despedirlo en el Palacio de los Deportes de Santo Domingo. Ventura, autor de éxitos como “Patacón pisao” y “Capullo y sorullo”, falleció el miércoles en una clínica de Santiago, República Dominicana. Tenía 81 años.

Los actos fúnebres comenzaron el jueves con un velorio privado para familiares. El viernes, se realiza un velorio protocolar en el Partido Fuerza del Pueblo, la Cámara de Diputados y la Alcaldía de Distrito. Ventura fue militante del Partido Revolucionario Dominicano y llegó a ser diputado y síndico (alcalde) de Santo Domingo de 1998 a 2002.

Luego de que el público le dé el último adiós en el Palacio de los Deportes, se hará un recorrido por Villa Juana y finalmente será enterrado en el Cementerio de Cristo Redentor, según el programa proporcionado el jueves a The Associated Press por sus representantes.

Ventura falleció intempestivamente el miércoles. Comenzó a sentirse mal mientras almorzaba en la ciudad dominicana de Santiago de los Caballeros. Su chofer lo llevó a la Clínica Universitaria Unión Médica.

“Lo recibimos en asistolia (parada cardio respiratoria) y es asistido inmediatamente”, señala el informe médico sobre el deceso proporcionado a AP por representantes de Ventura. “Se inició de inmediato maniobras de resucitación cardiopulmonar avanzada durante 45 minutos, tiempo en el cual nunca (se) obtuvo respuesta”.

Ventura fue declarado muerto a las 3:12 p.m., con probable infarto al miocardio, cardiopatía hipertensiva y cardiopatía isquémica como causas del súbito deceso, dice la misiva.

El puertorriqueño Willie Colón lo recordó el miércoles en Twitter como un amigo entrañable y un héroe dispuesto a brindarle su ayuda cuando en una visita a República Dominicana estaba siendo saboteado por un organizador.

“Fue mi padrino de boda en mi boda en Cancún en 1991. Celia (Cruz) fue la matrona de honor”, escribió Colón. “Un gigante gentil; Johnny tenía clase y elegancia sin pretensiones. Físicamente, una figura imponente que hablaba articuladamente con carisma”.

Juan de Dios Ventura Soriano, conocido internacionalmente como Johnny Ventura o "El Caballo Mayor", fue uno de los exponentes del merengue dominicano más reconocidos en el mundo, pero trascendió las tarimas para incursionar en la política y en otras facetas profesionales.

Ventura, quien nació el 8 de marzo de 1940 en Santo Domingo, tenía sueños de convertirse en arquitecto, pero desde que ingresó al Instituto Comercial Ercina Chevalier mostró su inclinación por las artes y, en especial, la música.

Tras establecer su verdadera vocación como artista, Ventura se unió a diversos grupos musicales hasta que formó el Combo Show de Johnny Ventura, en el que los músicos también formaban parte del espectáculo mediante coreografías.

El cantante y artista ganó fanáticos con suma rapidez debido a su letras repletas de picardía y por su forma de interpretar y bailar en tarima y por su temple.

Ventura estuvo casado, por más de 30 años, con Nelly Josefina Flores, con quien procreó tres de sus siete hijos.

El cantante colombiano Carlos Vives lamentó que se hubieran quedado a días de terminar una canción.

“Qué dolor llorar a un hombre que era solo sonrisa, no me alcanzan las gracias que tengo para darte por tu voz única, por tu espíritu auténtico y esa sabrosura que llega a alegrar el cielo. ¡Por siempre Johnny!”, tuiteó.

Juan Luis Guerra, otro de los grandes exponentes de la música dominicana, le agradeció a Ventura en la misma social “por tu música y legado, por tu sonrisa y ejemplo, y por vestirte de fiesta cada mañana y enseñarnos a todos lo que es el merengue!! Gracias Don Johnny!!”

El cantautor venezolano Carlos Baute tuiteó: “Siempre seguirás en nuestras vidas maestro. Tu merengue siempre mostró el alma y lo alegre que es la hermosa #RepublicaDominicana”.

Cantante, compositor, líder de banda y arreglista, Ventura fue artífice de canciones que también incluyen “¿Pitaste?” y “Merenguero hasta la tambora”.

Se le reconocía por haber revolucionado el merengue con orquestaciones y letras modernas, además de ser un embajador del género al popularizarlo por toda América. Realizó duetos con Celia Cruz, Armando Manzanero, Wilfrido Vargas, Daniela Romo, Gilberto Santa Rosa y María Díaz, entre otros tantos.

Ventura fue líder de la popular agrupación Combo Show de Johnny Ventura. Su amplia discografía abarca desde comienzos de los años 60, con discos como “El llorón”, hasta finales de la década pasada, con la compilación de éxitos de 2019 “Más de cien, un poco de mí”.

En 2004 obtuvo el Latin Grammy al mejor álbum de merengue por “Sin desperdicio” y en 2006 el Premio a la Excelencia Musical de la Academia Latina de la Grabación (que otorga los Latin Grammy), por su trayectoria.

“Sentimos profundamente la pérdida de un maestro entrañable y leyenda de la música latina”, tuiteó la organización. “Contribuyó por muchos años como parte del Consejo Directivo de la Academia Latina”.

Por su parte el Ministerio de Cultura dominicano lamentó en Twitter el deceso del músico laureado con el Latin Grammy: “Nos unimos al dolor que embarga a sus familiares en estos difíciles momentos. Su legado vivirá por siempre en sus canciones y la cultura dominicana”.

En 2010 publicó una versión revisada de su libro autobiográfico “Un poco de mí” a cargo de la Editora Nacional. En el 2000 el congreso dominicano lo condecoró Merenguero del Siglo.


Milly Quezada: "Al caballo mayor no hay quien lo pueda despedir". Fuente: El Nuevo Día, Puerto Rico

La cantante de merengue dominicana, Milagros Quezada Borbón, mejor conocida como Milly Quezada, recurrió ayer tarde a las redes sociales para manifestar sus sentimientos ante la repentina muerte de su compatriota, amigo y colega, Johnny Ventura, quien falleció a los 81 años como consecuencia de un infarto.

En su escrito, la “reina del merengue” resaltó la valiosa aportación de Ventura en la industria musical, así como su último encuentro el pasado lunes en “The Voice Dominicana”.

“En este momento yo estoy descorazonada porque esta es una pérdida que nosotros no estamos preparados para asumirla, ni el país, ni el mundo de la música, sobre todo en medio de la angustia que estamos viviendo con esta pandemia. Y qué coincidencia de la vida que el lunes pasado Johnny Ventura fue mi invitado ‘coach’ de entrenamiento para el equipo que me toca orientar en ‘The Voice Dominicana’. El aceptó mi invitación y pasamos un día entre risas, recuerdos y consejos a los jóvenes concursantes, haciendo él énfasis de su acostumbrada solidaridad. Johnny llegó con su hijo Jandy a orientar esas nuevas voces que están tratando de trascender. Y qué satisfacción me dio ver a su hijo solicitándole a la producción que le cuidaran a su viejo a quien le dijo ‘papi, me tengo que ir’ dándole un beso en la frente”, relató la exponente de 66 años.

Johnny Ventura y su hermandad con El Gran Combo de Puerto Rico. Fuente: El Nuevo Día, Puerto Rico. Por: Mariella Fullana Acosta

La primera vez que el artista dominicano Johnny Ventura pisó Puerto Rico fue para la década del sesenta, específicamente en 1965. En ese entonces, el llamado “Caballo Mayor” iniciaba su carrera y el empresario que lo trajo a la Isla no le dio dinero ni para comida.

Cuando el líder del Gran Combo, Rafael Ithier, se enteró de que el artista estaba pasando hambre, no lo pensó dos veces y lo invitó a una cena en su casa con otros integrantes de la agrupación. Así fue de casa en casa, pasando por la residencia de Pellín Rodríguez y de Andy Montañez, miembros de la agrupación boricua en aquel entonces. Ese gesto marcó una profunda amistad entre el músico dominicano y los integrantes de la llamada Universidad de la Salsa, la cual se mantuvo a lo largo de la vida del artista, quien falleció este miércoles a los 81 años de edad, en República Dominicana.

Así lo contó el propio intérprete en el último concierto que ofreció en Puerto Rico en noviembre de 2019, cuando se presentó a casa llena en el Coliseo de Puerto Rico, con motivo de la celebración de sus seis décadas de carrera musical.

“Dios nos regala a estos señores que al paso del tiempo no solamente se convirtieron en la Universidad de la Salsa, sino a lo que yo me he atrevido a llamarle la gran bandera musical de Puerto Rico que ha recorrido todos los territorios del mundo con una altísima dignidad. Han venido a ser mis grandes hermanos porque a principio de la carrera de cualquier artista tienes que pasar por muchos problemas para que tú puedas construirte una piel dura”, precisó en aquel momento para luego continuar con la historia.

“En 1965, justamente viajé por primera vez a Puerto Rico. El empresario que me trajo tenía muy malos líos y yo decía y lo mío pa’ cuándo. Así las cosas, tuvimos días que no teníamos para comer y nos invitaron a casa de Pellín Rodríguez, se entera Ithier y hace una comida en su casa y así fui pasando por la casa de Andy Montañez y se volvió una hermandad que perdura. Quiero decirles que este negrito, casi lindo, jamás ha podido olvidar esta historia”, contó el maestro Ventura en aquel concierto.

La relación de Johnny Ventura con El Gran Combo era muy estrecha. Tanto así, que los bailables entre la agrupación boricua y el llamado Caballo Mayor, son legendarios. Fueron múltiples los eventos en los que compartieron y hasta llegaron a irse de gira, como recordó este miércoles el cantante Jerry Rivas, que recibió la noticia de la muerte del intérprete en el estudio de grabación donde se encuentra con El Gran Combo grabando un disco navideño.

“Te puedo decir que entrando al grupo recibí siempre el apoyo de él y compartimos mucho el escenario y en giras en Estado Unidos. En esos autobuses que viajábamos los dos grupos juntos se daba un compartir increíble. Johnny Ventura tenía un domino escénico increíble y en tarima sabía lo que hacía. Te puedo decir, además, que, desde antes de yo estar en el grupo, él siempre veía a El Gran Combo como un ídolo y como algo que quería emular, por eso hizo Ventura y su Combo Show. Esa relación siempre estuvo ahí”, recordó Rivas, quien precisó que el carisma de Ventura y su dominio escénico lo hacían una figura única dentro de la música.

El director actual de El Gran Combo, Willie Sotelo, por su parte, precisó que conoció a Ventura en la década del ochenta, cuando estaba con otras agrupaciones, y dijo que además de un gran artista, era un ser humano extraordinario y un gran compañero de tarima.

Recordó que su relación con El Gran Combo era tal que en la década del ochenta el grupo grabó el tema “Trampolín”, de la autoría de Johnny Ventura en la voz de Charlie Aponte.

No hubo concierto de aniversario de El Gran Combo en el que no estuviera el intérprete dominicano y a la inversa, lo que hacía evidente esa amistad entre estas instituciones caribeñas que abrazaron en un solo escenario la salsa y el merengue.

El exintegrante del Combo, Papo Rosario, publicó este miércoles una tierna fotografía para honrar la memoria de su amigo con un mensaje en el que expresó: “Dios tenga en su gloria a nuestro querido Johnny Ventura. Amigo, nos harás mucha falta, pero nos volveremos a encontrar en otros rumbos. ¡Gracias por tu gran legado! Un abrazo a su familia y cercanos”, dijo.

Este diario, intentó comunicarse con Rafael Ithier, así como con Andy Montañez, amigos queridos de Ventura, pero no fue posible. La productora Angie García, destacó que “El Niño de Trastalleres” estaba muy afectado por la muerte de su amigo, quien tendría una participación especial en su próximo concierto, a celebrarse el 3 de octubre en el Centro de Bellas Artes de Santurce.

“Era una de las sorpresas del concierto”, precisó García.

Más tarde, Montañez publicó en sus redes sociales un vídeo en el que ambos hablan sobre su amistad y los proyectos que hicieron juntos.

“Siento tristeza. Johnny fue, es y será un hermano de la música, el compartir las alegrías y las tristezas de estar en tarima. Johnny, un ser humano especial, artista y amigo incondicional. Estuve en su casa. Lamentable la pérdida física de este hermano dominicano. Era uno de mis invitados especiales en mi concierto. Hermano, eres insustituible. Puerto Rico, República Dominicana y el mundo latinoamericano aplaudimos tu carrera y tu vida provechosa”, escribió el intérprete en el en su Facebook.

19 jul 2021 0 comentarios

Perico sigue entre amigos


Fuente: El Nuevo Día, Puerto Rico. Por: Shakira Vargas Rodríguez

Junto a su inseparable compañera la trompeta y toda una filosofía de lo que este instrumento significa en su vida, el productor, arreglista, compositor y trompetista Luis “Perico” Ortiz comunica lo feliz y entusiasmado que encuentra es esta etapa de su vida.

Luego de haber tomado una pausa, alejado de la tarima por unos 12 años mientras se dedicaba a la pedagogía y a producir, el músico regresa al estudio de grabación para poner todo su empeño en lo que posiblemente sea su último trabajo discográfico.

“Hace año y medio tomé la decisión de entrar nuevamente al ruedo presencial como artista e inmediatamente vinieron ideas y conceptos, y entre éstos recordé ese gran trabajo que hice como artista independiente y productor, llamado ‘Entre Amigos’”, dijo el músico al revelar que este interés fue inspirado en sus fanáticos que les expresaban su anhelo de volver a sentirle a través de su trompeta.

En aquel momento, gozó de la compañía y talento de Roberto Lugo, Rafael Ithier, el Conjunto Quisqueya y Rubén Blades. Ahora, le dará continuidad a aquel icónico disco, que fue grabado en 1983, con su nuevo proyecto “Sigo entre amigos”, pero con la sabiduría de sus 61 años en la industria musical, en la que enfatiza que todavía sigue con amigos, a quienes conserva por más de cuatro décadas.

Luis “Perico” hará el gran junte de amigos con los cantantes Domingo Quiñones, Milly Quezada y Tony Vega, con quienes a través de la producción “Sigo entre amigos” quiere dar testimonio de lo linda que es la amistad y de lo que es no dar por hecho la amistad de nadie.

Cuando a Luis “Perico” se le preguntó qué cualidades debía tener esos amigos para que fueran parte de este proyecto, el maestro de la trompeta respondió: “Primero, el compromiso con la música, más allá que con Luis. Segundo, yo sentir que había una sinceridad en querer ser parte, de estar al lado mío como director, como productor, como ente hacedor, que tengan fe. Hay una conexión, no es que nos encontramos. Esto no es negocio, esto va más allá de eso, es el estar juntos en este proyecto tan maravilloso”, indicó mientras agradece el apoyo, el cariño y la confianza que ha recibido del público como ícono de la salsa y por permitirle compartir su talento.

Con solo marcarles en el teléfono para anunciarles sus planes, cuenta que Domingo, Milly y Tony apenas lo dejaron terminar, y todos concluyeron: “Dime cuándo y dónde me quieres, yo voy a estar por ti”.

“Como he tenido la oportunidad de producirlos en el pasado, los conozco muy bien por un lado. Por el otro, esa experiencia vivida de más de 30 años, pues me dio el pie forzado para escribir y todo tiene un enlace, una continuidad que tiene que ver con la amistad”, explicó acerca de los nueve temas que componen el disco, que será lanzado en septiembre próximo.

De estos, según explica, seis de ellos son a ritmo de salsa con orquesta, con el sonido distintivo de “Perico”, los otros tres temas son también de salsa pero bajo el concepto de “big band”. Uno de ellos está inspirado en el Palladium y a la época del mambo, otro es un tributo a los Mambo Kings, y el tercero es un “medley” sobre el bolero “Tres Palabras” y “Soñando Contigo”, de Bobby Capó.

El tema “Sigo Entre Amigos” será el corte promocional con el cual Luis “Perico” estará acompañado de las voces de Milly, Tony y Domingo, quienes también por separado vocalizarán un tema compuesto por el trompetista.

Poderoso junte musical

Este proyecto no termina en el estudio de grabación, sino que dará paso a un concierto virtual que contemplan realizar en octubre y se preparan para principios del próximo año llevar en una gira mundial de conciertos presenciales que arrancaría en Puerto Rico, para seguir por Estados Unidos, y otros países de Suramérica, Centroamérica y Europa.

“Yo quiero llegar a todos estos sitios, hay un interés serio de llevar esto. Esto se convierte en un evento, esto no es un concierto más o un evento de discoteca. Es un evento en el que la gente, por ejemplo, van a querer ver a Perico, van a querer ver a Milly con Perico haciendo salsa, y a Perico haciendo con ella ‘La Guacherna’, o sea, es un evento maravilloso”, dijo el músico de 72 años.

Mientras indica que posiblemente este sea su último trabajo discográfico, Perico aclara que no significa que se retire de la música, sino que quisiera darle paso a un proyecto de vida que tiene pendiente y que está relacionado con la pedagogía y con instituciones universitarias en Puerto Rico.

“Con este disco cierro mi círculo, si Dios lo dispone. Es lo que tengo en mi corazón, de hacer esto con mis amigos y con un equipo de músicos excepcional, que incluye a Humberto Ramírez, Charlie Sepúlveda y Néstor Torres, entre otros, una serie de músicos de primer orden que están junto conmigo en la grabación”, concluyó.

Milly Quezada: salsera de corazón

La conocen como “la reina del merengue”, pero muy poca gente sabe que la cantante dominicana Milly Quezada es salsera “underground”, que vive la salsa y que realmente le hubiese gustado trascender en este género musical.

Sin embargo, ese deseo de hacer salsa se le dio de la mano de Luis “Perico” Ortiz, quien le produjo el disco “No te puedo tener” en este género que, según manifiesta, sigue siendo emblemático y especial en su carrera con 34 discos y que le creó una base de fanaticada salsera.

El tema homónimo que le compuso Luis “Perico” en aquel momento tendrá la continuación en el disco “Entre Amigos” con el tema “Solo Tuya Seré”.

“Treintipico años después Luis Perico me llama para decirme tengo la parte dos de “No te pudo tener”. Fuera de ahí me puse mala, se armó la gritería y el entusiasmo. De verdad es que estoy muy feliz de poder estar dentro de un selecto grupo de amigos de este género de la salsa, el jazz y los ritmos afroantillanos, de este boricua de pura cepa. Me siento muy afortunada”, dijo la cantante, quien también se encuentra en Puerto Rico para presentarse en tres fiestas privadas.

Este tema lo describe como mágico. “Esta canción al responder a “No te puedo tener” es como una novela, con un arreglo musical magistral, como nadie”, expresó la vocalista al compartir la misma ilusión de presentarse junto a sus colegas en concierto, y resaltar la admiración mutua que existe, que no se ha roto a través de los años.

“Le daremos rienda suelta a lo que hemos vivido a través de tantos años, él en su carrera, yo en la mía y los demás artistas, cada quien con su trayectoria, pero en un encuentro donde Luis nunca se desconecta. Va a ser una producción sumamente interesante, para la gente que quiere vivir la música, pero también ver la historia, la manera en cómo nos fuimos entrelazando a través de los años”, añadió Quezada, quien actualmente funge como una de las juezas del programa televisivo “The Voice Dominicana”, que se transmite en su tierra natal, junto a Juan Magán, Nacho y Musicólogo, en el que permanecerá hasta octubre.

En la pandemia, Milly pudo grabar su disco número 35 que lanzará al mercado en noviembre próximo.

Domingo Quiñones: Regresa a trabajar con quien llegó a ver como un padre

El cantante salsero Domingo Quiñones siempre tuvo el sueño de trabajar con la orquesta de Luis “Perico” Ortiz. Siendo un jovencito, se fue a vivir a Nueva York y desde allí lo logró. Hoy vive esa misma sensación, con la emoción de lo que significa estar al lado de la persona que verdaderamente lo dio a conocer, “desde que era un chamaquito”.

“Cuando me llama esta vez sentí lo mismo, la sensación de cuando yo entré a la orquesta de Luis ’Perico’ Ortiz, que se convirtió en un sueño hecho realidad. Siempre dije de pequeño que quería trabajar con su orquesta y cuando eso se materializó me sentí realizado. Luego que grabo varios discos con él, la amistad fue más allá de la música, tan y tan más allá que ‘Perico’ llegó a ser como un padre para mí”, reveló el sonero, quien con el pasar de los años ha visto transformada esa relación en una de hermandad.

Los temas “Como decirte que no, si sí” y “De mí para ti” se escucharán en la voz de Quiñones como parte de este disco.

Mientras en solitario tenía planificado trabajar en dos discos, uno secular y otro de alabanza y adoración, estos proyectos tomaron un segundo lugar al enterarse que formaría parte de “Sigo entre amigos”.

El artista explicó que aprovechó la pandemia para estudiar en línea y culminar un bachillerato en psicología que había dejado inconcluso, completó estudios en Consejería en Adicciones Nivel 2 y se hizo capellán federal.

El también actor, que ya ha realizado 11 películas latinas y 4 a nivel de Hollywood, reveló que tiene dos pelícuas pendientes, de las que aún no puede revelar más información. Sin embargo, adelantó que una se va a filmar entre Colombia, Miami y Puerto Rico, y la otra entre Nueva York y Puerto Rico.

Tony Vega: “De nuevo en la calle”

Aunque para el junte que se dio para “Sigo entre amigos”, que El Nuevo Día pudo presenciar, el cantante salsero Tony Vega no pudo estar presente, el día anterior había estado en companía del trompetista, productor, arreglista y compositor.

Ya recuperado de salud, aseguró estar muy contento con este junte que tiene en común la pasión por la música. “Si él está feliz, más feliz estoy yo de estar aquí, ‘seguimos entre amigos’”, expresó en referencia a la felicidad que siente el maestro trompetista.

Para este disco, el vocalista grabó “Detente”, un tema de reflexión que trata sobre el libre albedrío y las consecuencias de las acciones.

“El maestro Luis ’Perico’ Ortiz, de nuevo en la calle con todos los hierros”, concluyó en su mensaje el cantante, quien ya se encuentra recuperado al haber sufrido unos percances de salud en mayo de 2020, cuando fue sometido de emergencia a una intervención quirúrgica en el corazón.

24 jun 2021 0 comentarios

Omara Portuondo y Rubén Blades reconocidos en España

 


Fuente: Agencia EFE

"Estoy aquí representando a la clase artística de Panamá y de Latinoamérica. Es un gusto que nos hayan reconocido de esta manera", dijo este miércoles Rubén Blades, durante la entrega de las Medallas de Oro al Mérito en las Bellas Artes en España de 2018 y 2019.

En una cita donde se reconoció y reivindicó la importancia de las distintas ramas de la cultura, desde la danza a la cocina, el cantante, compositor y actor panameño Blades explicó que su vida ha tenido muchísimas satisfacciones y que hoy representa a la gente que nunca ha sido premiada, "pero que también merece ser reconocida".

"Aunque los premios van dirigidos a mí, son para mí y la orquesta", dijo a Efe el artista, que en dos años llevará medio siglo vinculado al mundo cultural.

La Mellada de Oro al mérito en Bellas Artes 2018 que le fue entregada hoy reconoce, según él, "el trabajo de toda una vida que ha sido producto de muchas colaboraciones".

Los reyes de España fueron los encargados de entregar las medallas tanto de 2018 (veintiuna) como de 2019 (veintiséis), en un acto al que asistió el ministro español de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes.

En el acto, el rey Felipe VI resaltó la aportación "incalculable" de la cultura a la sociedad, sobre todo durante los "duros meses" del confinamiento, mientras que el ministro de Cultura agradeció a los galardonados "su decisiva contribución al arte y a la cultura".

Los galardones de 2018, otorgados este año y no el pasado por la pandemia de coronavirus, han reconocido la labor en el mundo cultural de personas como el artista de circo Jaume Mateu Bullich o músicos como Pepe Habichuela y la bailaora Manuela Carrasco.

El director teatral Lluís Pasqual i Sánchez, uno de los condecorados de 2018, agradeció este reconocimiento al teatro, oficio que parece que "se está olvidando y no es así, están llenos en estos momentos. La gracia del teatro es que siempre está en crisis, pero generalmente siempre sale bien. Sigue produciendo emociones".

Los premios también han distinguido a personas del mundo de la danza como la coreógrafa, directora y bailarina Rosángeles Valls Ballester. "Es un reconocimiento y un guiño a toda la danza contemporánea española, que es la hermana pobre de las artes escénicas. Es un premio que quiero compartir con todos mis compañeros.

Por su parte, entre los premiados de 2019 se encuentran el fallecido cantante Camilo Blanes Cortés (Camilo Sesto), la cantante cubana Omara Portuondo o las actrices Rossy de Palma y Julieta Serrano Romero.

También fue un día "muy especial para la cocina", ha apuntado el chef Martín Berasategui, que ha recogido la medalla en "representación de todos los cocineros". "Vamos a volver a transportar felicidad e ilusión que es lo que hacemos los cocineros. Me siento con las pilas cargadas", declaró a los medios.

Estos reconocimientos se entregan a personas y entidades que han destacado en el campo de la creación artística, prestando servicios señalados o fomentando notoriamente la enseñanza, el desarrollo y difusión del arte o la conservación del patrimonio artístico nacional.



Fuente: Cibercuba.com

La reconocida cantante cubana Omara Portuondo recibió este miércoles en Madrid la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.

En una ceremonia celebrada en el Palacio el Pardo de la capital española, la diva del Buena Vista Social Club recogió el galardón de manos de los Reyes de España, Felipe VI y Leticia.

A la ceremonia acudió la afamada cantante de son y boleros cubana acompañada de su nieta Rosario.

"¡Muy feliz! Acabo de recibir la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes de manos de los Reyes de España y acompañada por mi nieta Rossio" escribió en sus redes una Omara, poseedora de una de las más melodiosas y potentes voces femeninas de la canción en Cuba.

"Gracias al Ministerio de Cultura y Deporte por este reconocimiento, un honor estar entre personalidades de tanta valía" añadió en una publicación donde compartió dos fotos del momento en que le entregan el premio.

Poco antes de esta publicación la novia del feeling había mostrado en sus redes sociales una imagen desde el avión con su nieta.

"Aquí voy rumbo a España, país que he visitado en tantísimas ocasiones y quiero muchísimo, a hacer lo que tanto amo, representando siempre nuestra cultura", dijo.

Entre los galardonados este miércoles se encontraban también la actriz Rossi de Palma; el director de teatro Lluís Pasqual; los cantantes Martirio, Patti Smith, Gilberto Gil, Maria Bethânia, Ruben Blades y Camilo Sesto (a título póstumo); además de artistas flamencos, fotógrafos y el cocinero Ángel León.

La pandemia del coronavirus había imposibilitado la entrega de la medalla a los elegidos en 2018 y 2019 -año en que fue seleccionada la intérprete cubana en la modalidad de Música-, por lo que este 2021 se realizó la ceremonia correspondiente a las dos ediciones anteriores y se entregaron 47 Medallas: 21 de 2018 y 26 de 2019.

Dentro de los méritos que el Ministerio de Cultura y Deporte de España reconoció en Omara para conferirle en 2019 la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes de España se encuentra su prolífica y versátil trayectoria musical.

"Comenzó bailando con su hermana Haydée en el cabaret Tropicana y cantando estándares de jazz para su familia y amigos hasta que en 1947 se incorporaron al grupo Loquibambia Swing. Más tarde se incorporaron a la Orquesta Anacaona, formada solo por mujeres, y al Cuarteto d’Aida, que llegó a actuar con Nat King Cole y a grabar un disco. En 1968 Omara Portuondo grabó para el sello Velvet su primer disco en solitario: Magia negra. Desde entonces ha publicado 30 discos. Es una de las artistas que aparece en el documental de Wim Wenders Buena Vista Social Club. Ha girado por países como Francia, Japón, Bélgica, Finlandia y Suecia" se lee en el comunicado donde se informaban los elegidos para esa edición.

La Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, por su parte, distingue "a quienes han destacado en el campo de la creación artística y cultural o hayan prestado notorios servicios en el fomento, desarrollo o difusión del arte y la cultura o en la conservación del patrimonio artístico".

A sus 90 años Omara Portuondo sigue deleitando los oídos de los amantes de lo mejor de la música cubana con su singular y poderosa voz, y así quedó demostrado en octubre pasado cuando celebró su cumpleaños con un concierto virtual, en el que participaron Los Muñequitos de Matanzas, la cantante Haydeé Milanés, la Orquesta Failde, Roldany Hernández al piano.

“Voy a cantar hasta que me muera, pues no voy a ser ronca nunca” dijo en una ocasión reciente Portuondo, quien en 2009 ganó el Grammy Latino en la categoría Mejor Álbum Tropical Contemporáneo, por su álbum "Gracias" y en 2019 fue condecorada con el Premio a la Excelencia Musical en la vigésima edición de los Grammy Latinos.