MUSICA Y NOTICIAS DEL MUNDO DE LA SALSA
18/4/2014 0 comentarios

Cheo Feliciano (1935-2014)


Ayer desperté y la noticia me desarmó. Sin saber que decir, que escribir que hacer. La forma en que ocurrieron los hechos golpean más.

Porque Cheo le ganó a las drogas y se la venía peleando al cáncer. Entonces que leas, veas y escuches que un accidente automovilístico, de madrugada, originado aparentemente por haberse quedado dormido y sin cinturón de seguridad acabe con su vida golpea, pues.

Ayer temprano solo atiné a preparar un programa especial e invitar a algunos de sus colegas para que lo recuerden. Respondieron Isidro Infante, Oscar D'León y José Alberto El Canario.


José Luis Feliciano Vega, Cheo para el mundo, llegó por primera vez a Perú en 1984 para la Feria del Hogar. Un año antes ya lo habíamos visto varias veces en "Maestra Vida" de Canal 9, conversando con su amigo Luis Delgado Aparicio. Sus shows en el Gran Estelar, acompañado del también desaparecido Aníbal López están grabados en mi memoria.

Cheo despidió a Blades, haciendo duo en "Tiburón" y recibió a Celia, haciendo duo en "Encantado de la Vida". Todo en esa Feria del 84. Un lujo, ¿no?

Para ese entonces Feliciano ya había hecho historia con el Sexteto de Joe Cuba y había grabado con Palmieri dos veces, una antes de entrar a los Hogares Crea para limpiarse de las drogas y otra en el 81 para hacer el clásico "album blanco", el del pianito. Estrellas Alegre, Estrellas Tico, Estrellas Cesta  y Estrellas de Fania. Había estado en el Village Gate, el Cheetah, el Roberto Clemente y el Yankee Stadium y había cantado "El Ratón" en Africa. Se había llamado José, Juanchu Feliciano Merceron y había sido el Doctor en Hommy de Larry Harlow.

Ya había grabado "Anacaona" y "Los Entierros", había hecho "Trizas" y le había cantado a "Naborí", "Juan Albañil" y a su "Amigo Pedro". Casi todo eso escrito por Tite Curet.

Había cantado "Sentimiento", "Canta", "Franqueza Cruel", "Sobre una Tumba Humilde", "Castillos de Arena", "Amada Mía", "Mi Triste Problema", "Así Soy" y, sobre todas las cosas "Esto es el Guaguancó", una de las mejores letras de toda la historia de la Salsa (Tite otra vez).

Ese 1984 Cheo acariciaba el sueño de la disquera propia, Coche Records (con las iniciales de Cocó, su esposa, y las suyas), donde lanzaría su disco de 25 Aniversario, saludando a Carlos Loza y donde grabaría unos discos más, saludando también a Maricarmen Montoya (¡Apúntalo!)

Entre esos discos le tengo mucho cariño al Como Tú lo Pediste, con Jimmy Sabater, reminiscencias del Sexteto de Joe Cuba.

Luego vendría su afiliación a la RMM, su segunda llegada a Perú con Ismael Miranda y la Combinación Perfecta ("Sonero de Bailadores" con su paisano de Ponce Pete "Conde" Rodríguez). Eran los 90s y Cheo grababa boleros, baladas, salsa romántica y viaja a Cuba donde es aclamado. Hace muy poco había grabado el disco a dúo con Rubén Blades, sueño cumplido del cantautor panameño.

Sus visitas a Perú eran esporádicas, demostrando en todas esa bonhomía y simpatía que fueron su sello. Los años empezaron a afectar su voz, pero no sus ganas. Cheo seguía batallando en el negocio de la Salsa.

Cuando llega Fania All Stars por primera vez, año 2011, Cheo Feliciano está en el grupo. Gracias a Maricarmen pude entrevistarlo extensamente para La Radio de El Salsero.

Una anécdota: el jueves previo a ese show de Fania, Eloy Jaúregui presenta su libro "Pa'Bravo Yo". Cuando termina la presentación salimos del restaurant de La Victoria rumbo al aeropuerto porque nos enteramos que llegaba Cheo desde Puerto Rico.

Al llegar al Jorge Chávez no había nadie, apenas los encargados de los promotores que estaban para trasladar a Cheo y Cocó al hotel. El caso era que ellos no los conocían y cuando aparece Cheo cargando sus propias maletas, fuimos nosotros (mi hermana Norma, Pablo Francia y quien esto escribe) quienes tuvimos que decirles: "Hey, él es Cheo y ella es Cocó".

Otra anécdota es la "foto del beso" con Ismael Quintana, el viernes previo al show, regresando de almorzar ambos se encuentran en la puerta trasera del Sheraton y es allí donde se toma esa instantánea.



Los últimos meses, las noticias sobre Cheo eran diversas. Que si estaba grave, que si se recuperaba. Lo cierto era que venía tratándose de la enfermedad que impidió que viniera el 2013 con los Salsa Giants de Sergio George.

Luego mostró una leve mejoría que hizo que formara parte de otras giras con Salsa Giants, Fania All Stars. Dos de los momentos finales en tarima fueron su actuación en los Grammy Latino, cantando "El Día que me Quieras" y hace dos semanas en República Dominicana en el tributo a Johnny Pacheco.

Cheo Feliciano fue un grande en la Salsa y el Bolero. No hay más que añadir. Al nivel de su maestro Tito Rodríguez. Así de simple. Así de grande.

Han pasado casi 24 horas de su muerte y estoy más tranquilo, por eso recién puedo escribir. Pero sigo triste. En el mismo día en que murió García Márquez, Cheo Feliciano también se fue. Puerto Rico ha decretado tres días de duelo y los salseros en todo el mundo acatamos. Lo bueno es que su música sigue con nosotros.

¡Buen Viaje, Familia! Buen Viaje....
15/4/2014 0 comentarios

Ayer falleció Armando Peraza




La noticia llega a través de las redes sociales.
Otro de los pioneros de la conga cubana en el jazz de los Estados Unidos se ha ido. El Maestro Armando Peraza falleció ayer por la noche en un hospital de San Francisco.

Peraza tocó con muchos grandes de la música: Kuvabana, Paulina Alvarez, Charlie Parker, Dizzy Gillespie, Machito, Josephine Baker, Cal Tjader, Art Tatum, Pérez Prado, Dave Brubeck, Eric Clapton, Linda Ronstadt, Frank Zappa, Rick James, Aretha Franklin, Jaco Pastorius.

Sin embargo su nombre se vincula principalmente a George Shearing (de 1954 a 1966) y en los 70s a Carlos Santana.

En los últimos años Peraza participó en foros de jazz en internet, en las cuales contaba sus experiencias y "aventuras musicales". Rescato acá un fragmento de aquellas notas,, escritas cuando falleció Shearing:


During most of my time with George, touring the U.S. was always littered with racial land mines, not always in the South. When we would travel by car, it didn't matter what part of the country, we would constantly get stopped and ticketed by the cops because of the mix of colors inside the car. It was against the law in a lot of States for race mixing and the Shearing band was one of the first integrated groups in the business. Many times we'd show up at a gig and the club owner, promoter or manager would freak out because they didn't know we were a mixed race band and would refuse to let us enter the club. That's when George would mess with these people. He would ask them what was the problem. The offender would say he can't have Black people in his club and George would then ask "What is a color?" Since George was blind from birth, technically it was true that he didn't know what the hell a color was, but George wanted to make the person explain their own racism to a person who couldn't see. The person would try and always fail to logically explain it and would eventually give in and let us play, especially when George would say 'If my musicians can't enter, then neither will I".

Que Descanse en Paz, Armando Peraza...
10/4/2014 0 comentarios

Ralph Irizarry agradece


He estado pensando que decir acerca del derroche de amor del martes por la noche en el evento pro-fondos. Todavía estoy abrumado y no estoy seguro sobre cómo expresar mis sentimientos. Los fanáticos llegaron en cantidad y demostraron el apoyo que quería para todos los grandes músicos que tocaron.
Hubieron muchas sorpresas en la velada. 7 con Calle de Arturo (Ortiz) la botó y sorprendieron a todos los que no habían escuchado a esta nueva y caliente banda. Luego Ocho y Más llegó y “tiró la casa abajo”.

Sentí que todas las bandas estuvieron en otro nivel y la rompieron.

Como dije, hubieron muchas sorpresas, gente de P.R., Toronto, panamá y Connecticut. JI Starr de La Mega fue el maestro de ceremonias en gran parte de la noche. El Buho Loco de la Z93, el más popular DJ de Puerto Rico presentó a mi banda Son Café y a la banda de Eddie Montalvo. Mi hermano Tito de Gracia llegó de la Florida e hizo un tremendo solo de timbal con mi banda.
Rubén Blades y Tito Allen y su “batalla de Soneros” con la Spanish Harlem Orchestra de mi hermano Oscar Hernandez. Yo escuché de mucha gente que el Conjunto Imagen de Ernie (Acevedo) fue lo mejor de la noche. La Broadway demostró por qué la Charanga será siempre popular en New York. Larry Harlow tocó con un “all Star” que icnluyó a Ray martinez, Jimmy Sabater Jr., Willie Torres, Jorge Maldonado y otros.



 Luisito Orbegoso de Toronto “El Ciego Maravilloso” metió también un fabuloso solo de conga con mi banda. Manny Soba y el DJ Willie Rivera mantuvieron a la gente bailando con su música entre banda y banda. Yo podría seguir y seguir hablando de esta increíble noche. El cierre fue con la banda de 14 músicos de Eddie Montalvo. No me quiero olvidar que recibí de Felipe Palacio del Congreso de New York una Proclamación de la ciudad. Una mención especial para Alb y Tito Martínez por llevar el evento al BBKings en Broadway y hacer un increíble trabajo de producción. A Liz Soto, quien tuvo la idea de organizar la velada, mi sincero agradecimiento por el evento del año.

Si no estuviste allí… “Te lo perdiste”. Fue una noche para el recuerdo. Fue realmente el punto culminante de mi carrera, con mi esposa Elizabeth y mi hijos escuchando a toda esa gente diciendo cosas bonitas sobre mí. “Yo les pagué a la mayoría para que digan esas cosas, Ja Ja Ja”.

Gracias de nuevo a todos los fanáticos por venir.
0 comentarios

Estremera a la hoguera, la polémica continúa


Fuente: El País, Colombia. Por: Medardo Arias Satizabal

Excesiva y fuera de contexto la reacción contra el cantante puertorriqueño Cano Estremera en Cali, por la mención, en una de sus improvisaciones, de una realidad brutal, violenta, que aqueja al puerto de Buenaventura.

El soneo de Estremera fue infortunado, pero él no inventó esa degradación de un conflicto que le es ajeno al 95% de los nativos de Buenaventura, pues se trata de un guerra importada por grupos criminales de todo el país que se disputan ahí, a dentelladas, el producto billonario del tráfico de drogas.

Buenaventura y sus habitantes son satanizados hoy con la cooperación pasiva de la prensa nacional que acepta todos los adjetivos y epítetos que puedan caber en esa pequeña isla; “el lugar más peligroso del hemisferio occidental”, “el nido de criminales más infecto de la tierra”, “la quinta paila del infierno”, etcétera. Exageraciones muy parecidas a un titular irresponsable con el que topé en estos días: “Niños de Buenaventura en manos de las Bacrim”; falso, no es cierto. Buenaventura es el municipio más grande del Valle, con una población escolar distribuida en 55 planteles que abarcan veredas y aldeas. Niños hijos de familias humildes que recorren muchas veces varios kilómetros para llegar a la escuela, que nada saben de Bacrim ni han sido reclutados por ellas.

‘Vetar’ a un artista que además salió a presentar excusas por su fraseo, es, por demás, un comportamiento provinciano y alarmista. Estremera es un cantante al que Cali y Buenaventura conocen bien, por ser interlocutor entre la jerga de la calle y la salsa. En el vulgo está su cantera. No entiendo entonces cómo, una supuesta asociación salsera sale a condenarlo ahora, como si fuera una liga mariana, por “vulgar”, por “soez”, por “ofensa al puerto” e “irrespeto a las mujeres caleñas” (¿?).

Este asunto tiene más un tufillo de fascismo, de dictadura de la salsa, pues vetar a un artista que canta lo que se espera de él -archiconocido, repito, es su estilo- es como quemar libros o volver al tiempo de la pira de brujas.

El argot y la violencia de las calles siempre han estado presentes en la música caribeña. La plena ‘Cortaron a Elena’ es emblema de la música puertorriqueña, como lo son a la salsa, historias de bandidos como Pedro Navaja y Juanito Alimaña. Imagino que para la liga mariana que pide veto y hoguera, estas son “apologías del delito”.

La salsa, como el tango, ha tenido en la violencia y la muerte unos temas a recrear; así como el tango cantó a los cuchilleros que aparecen en las milongas de Borges y Santos Discépolo, de la misma manera apareció en el son cubano Papá Montero, un truhán al que recordó Guillén: “…qué vena te dará la sangre que te hace falta/ si se te fue por el caño negro de la puñalada”.

U otro maleante famoso, ‘Manita en el suelo’, al que evoca Alejo Carpentier, motivo de una obra sinfónica. Si el asunto moral en la música fuera coherente, ya Cali se hubiera pronunciado contra la “vulgaridad y el sexismo” que abunda, por ejemplo, en el regaetton, el hip hop y la salsa choque, géneros delante de los cuales los soneos de Estremera son veniales, maitines de monjas de clausura.

O Celia Cruz hubiera sido vetada por cantar una canción ‘racista’ como ‘Bemba colorá’ (“Pa’mí, tú no eres ná/ tú tienes la bemba colorá…”) Traducción: “Para mí tú no eres nada, porque tienes la boca grande, eres un negro…). Pongámonos serios.


La polémica continúa

Las polémicas declaraciones de Cano Estremera sobre las mujeres y Buenaventura, las cuales dijo durante un concierto el sábado pasado en Juanchito, siguen causando polémica en Cali.

Pese a que músicos, artistas y hasta la Secretaria de Cultura de Cali hicieron pública su incomodidad e indignación con el discurso del salsero, esta vez son los concejales del Municipio quienes se manifestaron y advirtieron que estudian cómo vetarlo legalmente de la ciudad.

Fabio Arroyave, presidente del Concejo, dijo que buscará los mecanismos legales que permitan al Gobierno Municipal adelantar lo concerniente para no recibir más en escenarios públicos al cantante Cano Estremera y a otros artistas que atenten contra la imagen de la región.

Y es que Cano Estremera ya había sido vetado por dos años durante el 2006 por el entonces secretario de Gobierno Miguel Yusti, recordó el concejal José Fernando Gil.

Por su parte, el edil Harvy Mosquera dijo que conocedor de la crisis que ha tenido que afrontar la región, producto de la degradación que genera el narcotráfico y sus derivaciones, “debo rechazar cualquier acción y palabra que haga alegoría a las bandas criminales que operan en la región y que lo único que han generado es la degradación de un departamento al tocar poblaciones como Buenaventura, Cali, Palmira y Tuluá, entre otras”.

“No puedo aceptar ni siquiera en chiste o producto de una decadencia musical que el cantante Puertorriqueño Cano Estremera hubiese amenazado a los asistentes al concierto del fin de semana en el Centro de Eventos Juancho, a quienes no compartieran su improvisación en ritmo urbano de reguetón”, añadió Mosquera.

Mosquera indicó que la salsa es un género musical que le ha dado un lugar de importancia a la región del pacífico vallecaucano. Músicos como Jairo Varela, Petronio Álvarez, Alexis Lozano, Willi García, Junior Jein, entre otros, han surgido de las aguas del pacífico y han hecho prevalecer su legado.

“Es en defensa de ese legado que acudo a las autoridades locales, alcaldes del Departamento, al Gobernador del Valle del Cauca, y a los empresarios de eventos, así como a los establecimientos nocturnos de diversión a que cerremos filas y hagamos un veto definitivo a un cantante que como el Cano Estremera, nos debe avergonzar, por su insolidaridad con la ciudad y la región, por su comportamiento hostil y agresivo, pero ante todo por su falta de tacto a la hora de referirse a los vallecaucanos”, precisó el edil.

El sábado pasado el intérprete de ‘La boda de ella’, que se presentó luego del show de Pedro Conga, bromeó en medio de la música con la situación actual de Puerto, diciendo "en Buenaventura si me joden mucho te llevo a las casas de pique y les hago sacar el corazón”. A otros músicos los llamó “de a peso”, dijo que “se regalaban” y a las mujeres, unas 4.000 de los 6.000 asistentes, las tildó de “perras”.

Fue por ello que la secretaria de Cultura, María Helena Quiñónez dijo que se está buscando "la figura jurídica para vetar al cantante de esta ciudad . Nos hemos reunido con el equipo jurídico de la Secretaría para encontrar argumentos legales que permitan imposibilitar las presentaciones del músico en Cali".

Ante la gran indignación, el Cano Estremera dijo en diálogo con El País que “no voy a manchar mi disculpa, fue sincera, directa, que cada cual la interprete a su manera. Y vamos pa'lante porque mañana toca otra vez cantar y con tanta energía es posible que vuelva a pasar otra cosa y esas son cosas que uno no puede controlar”.

En el video de su disculpa dice que estaba explorando una nueva forma de hacer música, ¿qué tiene que ver eso con las casas de pique en el Puerto?
Lo que estoy expresando en el video es lo que yo siento. Lo otro ya es materia de discusión para ustedes los de la prensa. Si alguien se sintió mal, que me disculpe.

¿Entonces lo malinterpretaron?
Eso queda en manos del público, de los fanáticos decirlo. Si este tema saliera a relucir en un futuro, podría opinar, establecí que me disculpo, de cualquier otra cosa, por más mínima que sea y que haya herido la susceptibilidad de la gente.

¿Le pide disculpas al pueblo de Buenaventura por su ofensa?
A todo el mundo, la disculpa es pública, no va dirigida específicamente a alguien. Pero cada persona es libre de interpretarla según la intención que tenga, es una de las ventajas o desventajas de los medios y de las redes.

¿Y con las mujeres se excusa?
Si una mujer se sintió ofendida o un caballero se ofendió, van mis disculpas sinceras y honestas. Si hago una declaración y me pongo a tratar de defender mi posición, las disculpas se anulan porque no se verán sinceras.

¿Es decir que nunca más ofenderá a las mujeres o a una ciudad?
Para eso estamos, para hacer los cambios que se requieren. No te digo qué cambios, si uno ve que hay comportamientos que te están trayendo dificultad, los modificas. Me imagino que esto les pasará más a los muchachos que están en el género urbano.

¿Se ha presentado alguna vez en Buenaventura? ¿Qué piensa del puerto, de su gente?
En Buenaventura tengo muchos amigos y por eso no tengo reparos en pedir una disculpa porque conozco a la gente y ellos me conocen. Y si se sintieron mal, pido disculpas.

¿Y por qué se refirió a sus colegas artistas como ‘músicos de a peso’?
Cada cual defiende su marca. Esto es lo que se dice en la calle, yo no me estoy inventando nada, ahora estoy recogiendo lo que se dice.

¿Ha leído los mensajes de la gente en las redes sociales?
Como tengo un problema con la vista, no puedo leer, yo no veo. Sí tengo amigos que me han leido algunas cosas y entiendo que uno no puede vivir amarrado a las redes.

¿Qué piensa de que ahora le llamen en las redes 'Sicario del soneo'?
Eso hace parte de la carrera, no es extraño para mí. Son cosas que salen de la gente. Mi propósito es disculparme, pasar la página, seguir haciendo música.

¿Qué piensa de los que quieren promover un veto en su contra?
Ya eso queda en manos de quien lo quiera hacer. Yo ya presenté mis excusas y no puedo hacer nada más.
8/4/2014 0 comentarios

Mañana estrenan nuevo video de Salsa Giants

Nota de Prensa


La producción visual se estrenará mañana miércoles nueve de abril en el popular programa "Primer Impacto", de la cadena Univisión

El maestro Sergio George, presidente de la compañía discográfica Top Stop Music junto a Gregory Elías,
vuelve a lograr un trabajo de envergadura con esta producción que da continuidad a su éxito en el mundo del entretenimiento

Oscar D' León, India, Cheo Feliciano, Andy Montañez, Ismael Miranda, Willy Chirino, José Alberto "El Canario" y Tito Nieves protagonizan en el Viejo San Juan, de Puerto Rico, una producción de primera calidad

De esta forma, George brinda al público un maravilloso adelanto del EP (Extended Play) de cinco canciones, que se estrena hoy 8 de abril y se puede encontrar en iTunes

Música tropical irresistible, enmarcada en un audiovisual impactante con estrellas de primer orden en la industria discográfica, así llega al mercado el videoclip "Bajo la Tormenta" de Salsa Giants que se estrenará mañana miércoles nueve de abril a través del famoso programa "Primer Impacto", de la cadena Univisión.

El maestro Sergio George, presidente de la compañía discográfica Top Stop Music junto a Gregory Elías, vuelve a lograr un trabajo de envergadura con esta producción que da continuidad a su éxito en el mundo del entretenimiento.

Desde el inicio del videoclip al ritmo de un coro impactante y el canto de un gallo, los cuatro minutos y veinte cuatro segundos se disuelven a pulso de buena vibra en el Viejo San Juan, de Puerto Rico, y la magia interpretativa de Oscar D' León, India, Cheo Feliciano, Andy Montañez, Ismael Miranda, Willy Chirino, José Alberto "El Canario" y Tito Nieves.

El "Productor del Año" de los Latin Grammy, Sergio George, el director Pablo Croce y el productor Gerardo López han concebido una historia visual que mantiene la fidelidad a las letras de positivismo, trabajo y alegría que resaltan "Bajo la Tormenta".

Durante el estreno, también se podrá ver el material exclusivo de la grabación de este tema, a cargo del reconocido periodista dominicano Tony Dandrades, quien  estuvo con su equipo de filmación en los estudios de Top Stop Music.

De esta forma, George brinda al público un maravilloso adelanto del EP (Extended Play) de cinco canciones, que se estrena hoy  8 de abril, lo cual promete revolucionar el mercado. Las demás joyas musicales son "Llorarás" (Oscar D'León), "Un verano en Nueva York" (Andy Montañez), "Desesperado"/"Tú no le amas, le temes" (Medley de Luis Enrique), y "Para celebrar" (Marc Anthony, Oscar D'León, Andy Montañez, José Alberto "El Canario", Tito Nieves, Nora -Orquesta de La Luz-, Willy Chirino, Cheo Feliciano y Luis Enrique).

De acuerdo a la disquera, el EP le permitirá a los fanáticos hacer una compra más pequeña con menos canciones y con precios más módicos. Top Stop Music continúa cosechando buenos resultados desde el estreno del doble disco CD/DVD "Salsa Giants", el cual fue nominado como "Álbum Tropical del Año" a los Premios Billboard a La Música Latina 2014, que se entregarán el jueves 24 de abril en el Bank United Center de la Universidad de Miami, en la Florida. La producción viene de consagrase como el "Mejor Álbum de Salsa" y el maestro Sergio George como "Productor del Año", en los premios Latin GRAMMY®.

"Bajo la tormenta" es un tema compuesto por los puertorriqueños  Eli Palacios, Gabriel "Josh" Rodríguez, Katriana Sandra Huguet y  Sergio George; quien se encargó de la producción general de la canción.
7/4/2014 0 comentarios

Polémica en Cali por el Cano Estremera


Fuente: El Tiempo, Cali

Cano Estremera, el salsero puertorriqueño, tan querido en el Valle del Cauca, sorprendió a sus seguidores el pasado sábado durante una presentación en Juanchito.

Después de varios minutos de probar el sonido, de insistir en que no tenía retorno, comenzó a improvisar a ritmo de reguetón. Comenzó con un lenguaje subido de tono que incomodó a los asistentes hasta tornarse vulgar en sus expresiones.

De rima en rima dijo: ‘En Buenaventura, si me joden mucho te llevo a las casas de pique’.

El video en que el cantante hace referencia a la situación de violencia por la que atraviesa Buenaventura fue subido a Youtube por una de las personas que asistió al concierto que ofreció en el centro de eventos Juancho.



El escritor y experto en salsa, Humberto Valverde, pidió a la secretaría de Cultura de Cali que lo vete y a las asociaciones de músicos de salsa de la ciudad que se pronuncien.

“Es un enfermo mental. Yo estoy pidiendo en redes sociales y a las agremiaciones salseras que lo veten”, dijo Valverde.

Pero este no es el primer escándalo que protagoniza Estremera. Hace ocho años, durante una presentación en el teatro Jorge Isaacs habló mal de las caleñas.

“En ese concierto estaba soñando, como siempre, y en el coro empezó a decir que las caleñas eran unas putas. Al otro día, Miguel Yusti, que era secretario de Gobierno, le envió una carta al Jorge Isaacs y lo vetó. Ahora, nuevamente se mete con las mujeres y con Buenaventura. Es una enfermo mental”, dijo Valverde.

“La salsa caleña y los músicos caleños no pueden ser cómplices de él, porque son los músicos del Valle los que tocan con él. En este caso eran de Palmira, lo que le pido a los músicos de Cali es que no vuelvan a tocar con él”, agregó Valverde.
1/4/2014 1 comentarios

Rubén Blades piensa un programa político para el 2019



Fuente: El País, España. Por: JESÚS RUIZ MANTILLA

El cóctel que preparó Rubén Blades cambió la música latina para siempre. No solo revolucionó la salsa con su mensaje radicalmente social –influido por la nueva trova cubana o por Joan Manuel Serrat–, sino que otorgó una profunda y ambiciosa identidad a la creación de quienes deseaban caminar por esa senda. Así es como después, aparte de ser un reconocido maestro en su género, han querido trabajar con él artistas de diferentes estilos. Del pop al flamenco, de Bob Dylan, Sting, Paul Simon y Lou Reed a Paco de Lucía, con quien dejó un proyecto de boleros sin terminar, Blades se ha prestado con gusto a las colaboraciones y a los retos del mestizaje. Pero también a la política. Licenciado en Derecho y con una Maestría por la Universidad de Harvard, donde quedará su archivo personal, este creador fiero y convulso, actor y también poeta, no renuncia al sueño de cambiar su país. 2016 será el año de su despedida en gira, pero el comienzo de otra aventura, nos cuenta en un café de Nueva York. La carrera presidencial en Panamá. Porque Rubén Blades quiere empezar a elaborar un programa de Gobierno con que presentarse a las elecciones de 2019.

Rubén Blades
(Ciudad de Panamá, 1948) nació en un entorno que le marcaría profundamente. Sus padres, igual que él, estaban implicados en causas políticas. De hecho a su padre le expulsaron del país, acusado de conspirar contra el dictador Noriega.
Pero, además de revolucionar la salsa con una variante social y comprometida, fue el primer miembro de su familia en licenciarse en la universidad como experto en Derecho. Su carrera comenzó a finales de los sesenta con Los Salvajes del Ritmo y siguió, entre otros, con Son del Solar y Willie Colón, junto a quienes ha reunido una discografía de más de 50 títulos.
En el cine también ha desempeñado su papel lo mismo que en la política como líder del Movimiento Papá Egoró. El 25 de abril comienza en el sur del norte (Nueva Orleans, EE UU) una gira que acabará más al sur del sur  (Córdoba, Argentina) el 9 de mayo recalando también en Chile e Uruguay.



Supongo que el conflicto entre la empresa Sacyr y el Canal de Panamá no impedirá que usted y yo conversemos amigablemente.
-  No, en absoluto, eso son problemas que afectan a la imagen de las empresas, pero no he percibido ningún sentimiento antiespañol en mi país. Todo lo contrario. De todas formas, no he estado muy al tanto del conflicto. Espero que resuelva sin más tensiones.

¿Entre qué lugares reparte ahora su vida?
-  Yo trabajo por etapas en distintas actividades, pero me encanta no hacer nada porque así me dedico a muchas cosas: caminar, leer, ir al cine, revisar mis cómics y mis soldados, organizar, catalogar y cuando tengo que escribir, escribo, pero eso nunca lo vi como un trabajo.

¿Qué es el trabajo para usted, entonces?
-  Salir de gira, pero yo divido mi tiempo. Acabo de terminar una película con Edgar Ramírez y Robert De Niro. Nos tomó dos meses. Ahora le estoy dando la vuelta a un libro de poemas, pero todavía no sé, estoy leyéndolo a ver si me captura la mentira.

¿Qué quiere decir?
-  Pues que si no lo siento, no lo saco. Son impresiones de la calle.

¿Qué si no eso es Pedro Navaja? ¿Un gran travelling callejero?
-  Eso acabó con los vídeos. Por eso no me gustan a mí, te limitan, te coartan. Pedro Navaja puede ser chino, puede ser negro, alto, chocolate, indígena, gordo, flaco, ¿tú sabes? La gente me mandaba dibujos de él y cada cual lo veía como quería.

¿Es usted de esos artistas que han acabado cansados de un éxito tan enorme como el de su canción?
- No, aunque yo nunca pensé que lo fuera a tener así. A mí me gusta contar historias, y siempre el público es nuevo. Estoy feliz de que la gente lo siga escuchando. Que al menos haya eso por otros medios, porque de los discos, nada.

¿Se ha acabado ese mundo?
-  Sí, completamente. En el futuro, las antiguas producciones serán meras publicidades y la gente irá a ver shows. A menos que encuentren la forma de evitar la copia, que creo que la tienen, pero no lo ponen en práctica.

¿Quizás porque a las compañías de telefonía, comunicaciones y electrónica no les interesa dejar de vender velocidad de transmisión y aparatitos para el pirateo?
-  ¡Claro! Es un negocio redondo para ellos. Yo trabajo para pagar mis deudas.

Ah, pero, ¿tiene deudas? ¿De qué tipo?
-  Préstamos. Estuve cinco años sin trabajar, fui ministro en mi país.

¿Y la música no le rentaba?
-  No.

¿Ni siquiera el hecho de que su primer disco en 1979 llegara a vender 25 millones de copias?
-  Vaya usted por ahí y entérese de dónde está esa plata. Pregúntele a Willie Colón. Gané 500 o 1.000 dólares de seis canciones que compuse en el primer disco.

¿Así que entonces tampoco el negocio era boyante?
-  No. Pero ni a nosotros ni a los artistas de Motown o a Elvis Presley, eso siempre fue un problema, pero ahora es peor. Yo trabajo solo desde hace tiempo. El disco lo pongo yo en la calle con un distribuidor independiente, los sellos no quieren saber de eso, a ellos no les interesa la puesta en el mercado, les interesan los másteres. Yo los estoy regrabando todos para adueñarme de ellos.

¿Tan mal acabó con Willie Colón?
-  El trabajo siempre fue bueno, pero él me demandó en los tribunales por una percepción suya de que yo, de alguna forma, era responsable de un dinero que se habían hurtado en la compañía que nos representó para un concierto en Puerto Rico. Luego llegó a un arreglo judicial con una persona de los directivos de aquella empresa que se quedó con el dinero. El juez condenó a la empresa a pagarme a mí, pero ese dinero nunca llegó, se arregló con ellos por su parte y me retiró a mí la demanda.

¿Se hablan?
-  No, no me interesa, aunque para ambos aquello no tiene importancia. El trabajo que hicimos quedará.

¿Qué ha sido Rubén Blades para la historia de la música latina?
-  Nada. No sé.

¿Un artista que supo en un momento crucial, cuando se imponía el eclecticismo, lograr un modo de expresión que impactó por lo social y así revolucionar la salsa?
-  Es que a mí todo me ha resultado muy extraño. Uno cuenta historias en el contexto de la música popular. A la gente le fascina la música popular. La diferencia es que proviniendo de ese ámbito yo había ido a la escuela, había leído mucho, tenía pretensiones literarias, veía las cosas distintas y podía encontrar el argumento tras lo obvio. Utilizarlo, integrarlo y darle la vuelta al asunto. Musicalmente conté con la dicha de tener a Brasil de mi lado también y escuchar las Big Band, por ejemplo. Se me ocurrían muchas ideas en términos melódicos, pero básicamente era un escritor.

Una mezcla explosiva.
-  Estás en el barrio viendo y viviendo cosas. La gran decisión fue decidir escribir sobre temas que eran de interés y no se tocaban porque los responsables de las compañías indicaban qué debíamos hacer. Los creadores componían bajo esa condición pensando que la gente no iba a entender cosas, y yo me puse en contra de todo eso porque siempre me ponía en el lugar del público sin sentirme superior a nadie. Si me interesaba a mí, ¿por qué no al resto?

¿Pero esa ceguera la mantenían en el norte o en el sur?
-  En todas partes.

Me extraña que lo creyeran en el sur porque de los lugares donde sale el tango, el bolero, el corrido, con ese sentido poético en sus letras, esa enjundia, daba mil vueltas a las muy recurrentes simplezas del norte.
-  Pero no ocurría en la salsa.

Aun así, el público latino debía estar muy predispuesto a conjugar ambas cosas.
-  Así lo veía yo, pero no las empresas de discos.

¿Qué tipo de cerebros las llevaban?
-  No sé.

Sí sabe.
-  Cada cual opina de lo que entiende, y ellos vendían por repetición, no se arriesgaban e imponían axiomas como que a la gente no le interesaba la política en la música. No causar problemas. No imaginaban que ciertas canciones podrían tener éxito. Cuando Siembra se plantea, los disc jockeys de Nueva York pensaban que era el peor disco posible.

Y al comprobar el éxito, ¿cómo reaccionaron?
-  Con estupefacción y con zozobra. Aquello les representaba un cambio que no sabían afrontar y encima les quitaba la razón. Se plantearon cómo era posible que no lo hubiesen previsto, y eso fue lo que les provocó zozobra, incluso la necesidad de negar el éxito. Resultó muy desconcertante.

¿Tan marginal era?
-  Sí y no. Los músicos ni éramos conscientes de lo que estábamos provocando. Yo me di cuenta de que Siembra es un éxito cuando fui a Venezuela. No sabía que lo tuviera. La compañía lo ocultaba.

¿Quizá Estados Unidos y ustedes dentro estaban demasiado encerrados en sí mismos?
-  Creo que existía el sentimiento de que lo que hacíamos no era importante. Que tocábamos para que la gente se divirtiera y ya. Yo lo que sabía era que la gente podía reflexionar sobre cosas sin que se les pegara en la cabeza ideológicamente, ni que se les estuviera panfleteando, ni adoctrinando dentro de una clave de baile, puramente, pero con historias de la vida común. Yo supe que era factible, que se podía hacer y lo hicimos. Como Chico Buarque en Brasil, Silvio Rodríguez en Cuba, Serrat, sobre todo Serrat, en España, y con un argumento mucho más poético.

Pero con el mismo vehículo.
-  En el caso de Serrat, muy pegado por ejemplo a la copla. Cierto. Aunque también tuvimos nuestros rechazos, como Agua de luna, donde yo me puse mucho más metafórico. El trabajo lo discutía yo con García Márquez, que no es de hablar mucho, sí más bien de escuchar. Yo le había dicho: Gabriel, mira cómo es esta cosa. Voy a escribir un cuento corto y, ese cuento, se lo van a aprender de memoria miles de personas. Por lo tanto, lo que le pido es que lo escuche y me diga si es o no literatura. Entre otras cosas, tomé 10 relatos suyos, los hice míos, compuse con lo que yo sentía tras leerlos y los convertí en canciones. A él le gustó. Pero fue el disco que más insultos, críticas y ataques me ha valido nunca. En vez de Agua de luna, alguno tituló su comentario “agua en el cerebro”. Eso me molestó y contesté: “¡Por qué no le dicen mejor hidrocefalia!”.

El éxito le llegó antes de estudiar en Harvard?
-  Antes. Yo ya era abogado en Panamá.

Y alguien que había triunfado en la salsa, ¿por qué se empeñó en sacar un título en Harvard?
-  Porque mi mamá no me vio graduarme en Derecho allá en Panamá.

¿Solo por eso?
-  Por eso y porque yo siempre siento la necesidad de reinventarme. Cuando me veo cómodo en algo me voy para otra parte. Aparte de que a mí la fama y eso…, aunque suene hipócrita y yo no tenga explicación para la contradicción, elegí tres profesiones que tienen que ver con dar la cara: la música, la actuación y la política. ¿Cómo pasó? No sé.

Bueno, porque es usted carismático.
-  No, carismático no. Yo quería salir a cantar con máscara, pero me lo prohibieron.

Bueno, pero estábamos en Harvard...
-  A mí me retaron básicamente. Fue allí, me invitaron a hablar de la música y la política. Entonces el decano, que se llamaba Fred Schnei­der, me dijo que si volvería a estudiar, y yo le dije que claro, que el proceso de educación para mí no terminaba nunca. Me preguntó si ingresaría en esa universidad y yo le respondí que no creía que me aceptaran. Siguió insistiendo, y le dije que si me mandaba la solicitud, lo intentaría. Me aseguró que si estaba pensando en la política no sería mala idea para el futuro darme una vuelta por allí. Yo ni me lo planteaba, le dije que en la universidad había pasado raspando, pero me animó, y me aceptaron por un ensayo que envié y que empezaba diciendo: “Tres veces a la semana mi abuela y yo caminábamos al cine Edison que albergaba el aire acondicionado más frío de todo el hemisferio occidental…”. Me aceptaron. Me puse a pensar, aunque primero me dio la vanidad: ohhhh, voy a ir a Harvard. Luego me planteé: para qué. Pero en esa jugada entró mi mamá. En mi familia nadie había llegado a la universidad y ella ni siquiera me vio graduarme porque tuvieron que salir en el 73 por un problema con Noriega. Mi padre era detective y le habían inventado un complot. Me quedé pensando y vi que era una oportunidad para que mi vieja me viera graduarme. Eso pesó mucho. Cuando entré en la universidad, a las dos semanas, pensé que era lo más estúpido que había hecho en mi vida.

¿Por qué?
-  Era dificilísimo. Llegué con la arrogancia de pensar que iba a controlar y, qué va, tú no controlas ahí nada. Peor que parir un hijo macho, andar metido dos años en esa vaina. Era como ir al baño constipado. Muy difícil. Lo logré, pero todavía es el día que me despierto y pienso que me falta algo, que no me han aprobado. Y la banda encabronada conmigo, no podían trabajar porque yo era el cantante, me hubieran mandado matar. Ahora me están haciendo un archivo allí y les estoy enviando correspondencia. Voy a editar las cartas políticas para que queden las ideas de lo que fue mi Movimiento Papá Egoró. El argumento sigue siendo válido.

Blades, Madonna, Marc Anthony y Ednita Nazario (1997)


Usted tuvo el cuidado de convertirse en un artista latino. Cada canción suya trataba de un asunto que tenía que ver con algún país del continente en concreto. ¿Fue intencionado?
-  Sí, yo diría desde Pablo Pueblo, en 1976, aunque ya apuntaba aquello desde 1969 con De Panamá a Nueva York donde está El pescador o Juan González. Pero mi argumento ha sido siempre el ser humano. No veo a la gente como miembros de un país.

Pero sí como pertenecientes a una comunidad: la latinoamericana.
-  Sí, porque yo me defino así, es una cuestión cultural. Una crianza, una educación, un entorno social en el que tiene que ver la lengua y una cuestión anímica, el lugar donde forjaste tus sueños, donde tuviste tus primeras intenciones, tus primeras equivocaciones y aciertos, contactos de solidaridad, risa y llanto. Eso es algo patriótico, que me gusta definirlo así porque resulta abstracto, porque conlleva una mística que me define a mí como el transmisor de la esperanza. Siempre vi mi pueblo, a mi gente con esperanza, no como un sálvese quien pueda sino como un salvémonos todos.

¿Siempre? ¿O más cuando entró en política?
-  Cuando fui ministro de mi país, también. La gente me decía: ¿usted no va a extrañar eso? Y yo respondía: “¿Qué?, ¿qué voy a extrañar? ¿El saco y la corbata que me lo tuve que poner?”. ¡Picha, no me gusta!

¿Y se quitó el sombrero? No sería Rubén Blades entonces.
-  Me sentí yo completamente.

¿Por eso se va a volver a presentar a las elecciones?
-  Estoy pensando un programa para 2019. Voy a hacer todo en esa dirección, pero quiero estar preparado, no ir a lo loco, sin inventar nada. Ya metí la pata una vez por no ser consciente de una serie de cosas.

¿Quiere ser presidente de Panamá?
-  No necesariamente. Lo que yo quiero es presentar un programa de Administración pública distinto de lo que estoy escuchando por ahí.

¿Escuchando en su país o en el mundo?
-  En todas partes, aunque específicamente en mi país. Es necesario un cambio total, no cosmético. Hay que definir qué tipo de sociedad queremos. Somos un país de servicios, pero podemos ser más que eso. Nuestro lugar es estratégico, mi programa abordará desde la constitución hasta las razones de la existencia de la gente. No va a ser fácil, pero voy a hacer todo para que esté listo: de la educación a la seguridad social, pasando por lo agrícola, la vivienda.

¿Será un programa de izquierdas?
-  No voy a entrar en esa división, el propio argumento va a llevar a las conclusiones pertinentes. Debemos prescindir de los dogmas, aunque hay que buscar un concepto que sea nuevo. Yo soy de izquierdas, de todas formas. Pero no creo en ideologías porque esa vaina es una camisa de fuerza que destruye la realidad natural. Necesitamos programas inclusivos, no excluyentes pero sin etiquetas. Las revoluciones, además, piden servidumbre a cambio, y no sé si eso funciona.

¿O sea, que usted está en contra de crear mordazas como otros que se definen de izquierda en el continente?
-  No vale ir imponiendo nada. No vale el te voy a dar con mis ideas en la cabeza y si no te voy a meter preso hasta que me quieras. El asunto es qué hacer con el porcentaje que no te apoya. ¿Qué hace una democracia? Garantiza el voto. Pero no garantiza justicia, ni razón. Hay que ser más humildes, aunque la humildad, como digo, es el orgullo en reposo.

¿Corrompe el poder?
-  No necesariamente. El poder desenmascara, cuando tú no estás preparado para ejercerlo, si accedes a él, te conviertes en un problema. Cuando fui ministro yo salí como entré. Aunque con deudas.

Pero con ganas de volver, como veo.
-  Con ganas de presentar un proyecto antes de morirme y dejarlo ahí, y si no lo hago yo, lo emprende otro, un camino que no sea como el de aquellos imbéciles que les da por aniquilarse mutuamente, te lo juro por mi madre muerta, es para dejar algo. Si tengo que ir yo, voy, pero no lo hago por ejercer el poder.

¿Cómo tiene las encuestas?
-  Creo que todavía me queda credibilidad, pero no tengo la menor piche idea de esa vaina. Lo que sé que tengo son 500.000 seguidores en Twitter, pero no acabo de enterarme para qué sirve.

No llega a los 13 millones del escritor Paulo Coelho, pero es algo.
-  ¿Tanto? ¡Eso es una verraquera! ¡El alquimista!

¿No tiene miedo de contraer más deudas?
-  Para entonces ya las voy a tener todas pagadas. Este año empiezo.

¿Le implica dar muchos conciertos?
-  Alguno, para pagar impuestos, también. Incluiré España en mi adiós.

¿Su adiós?
-  Sí, voy a trabajar hasta 2016.

¿Y se retira?
-  Me voy a salir de las giras de salsa.

¿Cansado?
-  No, pero tengo que empezar a preparar lo otro y armar un grupo de rock.

¿De rock?
-  Sí, no tanto en verdad, de mixtura.

¿Y quién le acompañará? ¿Todos los que han colaborado con usted? ¿De Paul Simon a Sting pasando por Maná, Lou Reed o Bob Dylan?
-  No, hombre, ya esos tienen su banda. Es que tengo canciones que quiero plantear de otra forma. Y tocar guitarra, que nunca la he tocado.

¿Como la de Dylan?
-  Pero cantando mejor.

¿Cómo fue aquello de escribir una canción con él?
-  Fue muy cómico. Él es muy reservado.

Rarito.
-  Sí, sí, vamos a ver si la acabamos, hicimos parte de la letra, va sobre el hecho de hacer cosas que uno no quiere, pero tiene que hacer.

¿Y aquella colaboración con Paco de Lucía?
-  ¡Coooño, no! ¡Qué cosa tan triste! Iba a ser un disco de boleros. Esa noticia de su muerte ha sido una patada en el alma. ¿Tú sabes para mí el honor que fue que quisiera hacer ese disco de boleros conmigo? ¡Carajo! Pero no lo voy a hacer con nadie.
29/3/2014 0 comentarios

Johnny Pacheco: "Yo Soy la Salsa"



Fuente: El Caribe, República Dominicana

El estado de salud del maestro Johnny Pacheco, complicado por una deshidratación, no impidió su presencia en el homenaje que le rindieron sus artistas de la Fania All Stars y un nutrido grupo de cantantes dominicanos de diversos géneros.Pacheco recargó las pilas en su habitación del hotel Jaragua y cuando subió al escenario del teatro La Fiesta se escuchó claro cuando dijo “estoy como un cohete”.

Con el espectáculo “Yo soy la salsa” se rindió tributo a este gran músico y productor dominicano, una de las figuras más influyentes de la industria discográfica latina, cofundador de La Fania y considerado como el ideólogo de la palabra “salsa”, término que ha definido su vida artística durante más de media década.

El concierto homenaje con el que se celebraron los 79 años de Juan Azarías Pacheco Kiniping (nacido el 25 de marzo del 1935, en Los Pepines, Santiago), nombre de pila de Johnny, y el medio siglo de La Fania All Stars, contó con la asistencia de un público de todas las edades que bailó los exquisitos temas que se convirtieron en éxitos en las voces de algunos de los fundadores que estaban presentes el pasado martes.

Otras inolvidables piezas de La Fania fueron interpretadas por artistas como Milly Quezada, quien mostró su valiosa impronta más allá de su talla merenguera para dejar a todos a gusto con la interpretación de “Químbara”, uno de los temas que popularizó la inolvidable estrella cubana Celia Cruz. A Alex Matos le correspondió cantar “Tíralo al revés”, y encantó con una ajustada actuación llena de energía, y Adalgisa Pantaleón también brilló ante los asistentes con “Toro mata”.
   
Más allá de la música urbana, es incuestionable el talento de la cantante Amara La Negra para navegar en otros géneros, lo cual se evidenció al interpretar con dulzura y encanto “Cúcala”, con la que recordó los pasos inolvidables de la “Guarachera de Cuba” por La Fania. La pista siguió calentando con la magia de Sexappeal (“La cosa prieta”), Michel “El Buenón” dejó toda la energía en escena con “Las muchachas”, José Alberto “El Canario”, quien la semana pasada participó en el homenaje que se le hizo a Celia Cruz en el Teatro Apollo de Nueva York, también lo hizo en esta oportunidad con el tema “La esencia del guaguancó”, y Cuco Valoy se dejó hechizar de las improvisaciones de Mozart La Para para unirse en “Agua de clavelito”. Tambien con los coros de Henry García y Fénix Ortiz, bajo la dirección musical de Ramón Orlando e Isidro Infante, el venezolano Oscar D’ León regresó al país para rendir tributo a Johnny Pacheco, con “Sonero”.

A seguidas, los miembros de La Fania asumieron el protagonismo desde que Adalberto Santiago cautivó con “Las estrellas de la Fania” y “Quítate la máscara”; Cheo Feliciano bendijo su actuación con “La Anacaona” y “El ratón”; Ismael Miranda brilló con la magia y fuerza de su voz en “María Luisa” y “Así se compone un son”. En un histórico cierre, todos juntos interpretaron con Johnny Pacheco “Quítate tú” y finalizó con Yanfourd, David Kada y Ruth La cantate al ritmo de “Mi gente”.

Ambicioso proyecto

Con el apoyo del Ministerio de Cultura y el Banco de Reservas, este proyecto artístico también contará con un álbum de 12 canciones, bajo la producción de Pochy Familia y los arreglos de Ramón Orlando. Los productores también realizarán un documental sobre Johnny Pacheco y “La Fania All Star”. El concierto, el disco y el documental cuentan con el apoyo del Ministerio de Turismo, Banco de Reservas, Dirección General de Cine, Cervecería Nacional Dominicana, Caribbean Films Distribution y Caliente 104.
24/3/2014 0 comentarios

Entrevista en El Comercio a Carlos Loza

0 comentarios

Robert Padilla el "custodio" de la Salsa en Puerto Rico

Músicos y cantantes como Sammy García, Juan José Hernández, El Pollo Torres, Moncho Rivera y Richie Bastar posan en la casa de Robert Padilla en Puerto Rico


Fuente: Agencia EFE. Por: Jorge J. Muñiz Ortiz

El puertorriqueño Robert Padilla se ha convertido en "el custodio" de la historia del género musical de la salsa al conservar en su hogar más de 30.000 discos de vinilo y compactos y 20.000 fotos desde que comenzó a coleccionarlos hace 40 años.

Padilla relató hoy en entrevista con Efe que la pasión por la música le llegó cuando vivía en Nueva York con su madre, quien encendía una radiola (antiguo radio) para escuchar la música de los puertorriqueños Rafael Hernández y Pedro Flores "por eso de la nostalgia" de recordar la isla.

Tras seis años viviendo en la "ciudad de los rascacielos", Padilla y su familia regresaron a Puerto Rico, donde en la década de 1960 la canción más escuchada era "El diamante", de Julio Ángel, poco antes del inicio auge de la salsa gracias al tema "El caballo pelotero", de El Gran Combo de Puerto Rico.

"Un primo mío en los 60 se quedaba en Puerto Rico por dos meses y traía discos. Y semanalmente las disqueras tiraban una docena de discos, lo que me cautivó", recordó Padilla, de 57 años, mecánico retirado y padre de tres hijos.

A los 18 años comenzó a adquirir los extintos "8-track", producciones en las que solo podían grabarse hasta ocho temas.

Para 1980 Padilla contaba con 400 de estos, antes de empezar a coleccionar los discos de vinilo, de los que ahora tiene más de 30.000 que guarda en la primera planta de su casa de en un sector montañoso del área metropolitana de San Juan.

"Yo pensaba que era coleccionista, pero había gente con muchos más. Seguí, seguí y seguí, y hasta hoy no he parado", destaca el también colaborador de la emisora Z-93, dedicada a difundir salsa y organizadora del Día Nacional de la Salsa, que este año cumplió su edición 31.

El afán de Padilla por adquirir y coleccionar discos de todo tipo de música le llevó a realizar viajes "relámpago" de San Juan a Nueva York, adonde se trasladaba con 1.000 dólares para comprar discos a varias tiendas, entre ellas, a la de su amigo y coleccionista Harry Sepúlveda, y regresaba con 100 álbumes.

No solo el coleccionar discos era el propósito de Padilla, sino escuchar cada uno de los temas y conocer más de los músicos que participaban en cada uno de ellos.

"Le hacía preguntas a mis amigos sobre quién está cantando y tocando los instrumentos. El secreto de todo es escuchar música y si tienes cantidad de discos, pues hay que conocer a todas las bandas. Me dio la curiosidad de saber lo que había antes y comencé a descubrir", relató.

De escuchar la música que se escuchaba en las calles de Nueva York, Padilla pasó a conocer los éxitos de los artistas cubanos como Félix Chapotín, Arsenio Rodríguez, así como la de los puertorriqueños Bobby Capó, Myrta Silva, la Orquesta Panamericana y Rafael Muñoz, entre otros.

"Tengo toda la música popular y también puedo decir que tengo una de las colecciones más completas de música jíbara -folclórica-, como de Ramito, del que tengo más de 80 discos", destacó Padilla, quien también colecciona álbumes de danza, bomba, plena, flamenco español, tango y jazz estadounidense.

Sobre si cuenta con la colección más grande de música caribeña del mundo, apuntó que se lo han comentado varias personas e incluso músicos que han visitado su casa.

Parte de esa gran colección de discos incluye además afiches, camisetas, fotos y gorras de El Gran Combo de Puerto Rico, que este año cumplieron 52 años y al que se dedicó la edición XXXI de El Día Nacional de la Salsa.

Esos recordatorios de la llamada "Universidad de la salsa" los guarda en un vagón de dos pisos que Padilla construyó en un área cercana a su casa.

"Aproveché el homenaje que le dedicaron al Día Nacional ya que para mí El Gran Combo es Puerto Rico", destacó Padilla, agregando que parte de su entrega a la música se debe "mucho a la disciplina de Rafael Ithier", director de El Gran Combo.

Ithier, junto al fenecido saxofonista Eddie "La bala" Pérez y Roberto Roena, fundaron en 1962 El Gran Combo de Puerto Rico.

El trío organizó la reconocida agrupación luego de romper con el grupo de Rafael Cortijo y su Combo, al que pertenecieron ocho años y del que formó parte el fenecido cantante Ismael Rivera, mejor conocido como "El sonero mayor".

Por éxitos presentados en todos los continentes como "Brujería", "Ojos chinos", "Timbalero", "No hay cama pa' tanta gente", "Y no hago más na" a El Gran Combo de Puerto Rico se le conoce con varios nombres, entre ellos, "Los mulatos del sabor".

"La salsa es bailar, es vida. La salsa es salud, es energía, te quita el coraje. Puedes estar bien molesto, pero escuchas a un Héctor Lavoe 'con los santos no se juega', se te quita todo", afirmó Padilla.
22/3/2014 1 comentarios

Carlitos Loza


No recuerdo exactamente cuando lo conocí. Creo que fue en 1997 cuando con Luis Jimenez y Martín Chávez lo invitamos a “El Estelar de la Salsa” para un especial sobre Ismael Rivera.

No. Me estoy equivocando.

A Carlos Loza Arellano lo conocí en mi casa, leyendo el diario Extra los martes, jueves y sábados desde 1985, cuando lo invitaron a escribir la sección “Caribe Soy”.

“Yo lloré con El Gran Combo”, el especial de la Sonora Matancera y sus cantantes, el relato de las últimos instantes en la vida de Maelo o el polémico titular “Lavoe enloqueció” quedan en el recuento oficial de la prensa escrita salsera allá por los 80s, artículos que leía y re-leía obligatoriamente. ¡Cuánto me nutrí de esas hojas del Extra!

En realidad la labor de Loza por la Salsa en el Perú no fueron solo esas páginas de “Caribe Soy”, tampoco únicamente los calendarios con las efemérides salseros o las ediciones de los “Trofeos Caribe” el cual tuvo la generosidad en el 2009 de otorgar a este blog. Lo de Carlitos fue “sudar salsa”, desde los 50s cuando joven conoció a Luis Rospigliosi para escribir la épica de “El Sabroso”.

Su amor por la Salsa lo convirtió en un conocedor, sin alardear nunca de erudito. Carlos fue un gran conocedor de nuestra música, apasionado por la época de la Matancera, Palmieri, la Fania y Alegre (¡el 823 de Mon Rivera!). En los 70s Carlitos fue un gran animador y promotor de la incipiente movida salsera en nuestra patria. Tal es así que una de las orquestas peruanas más representativas de la época tomó el nombre de "El Combo de Loza".

Gracias a Manuel Paredes y su "Rincón Caliente" tuve la chance de compartir con él varios domingos por la noche en Radio Libertad, de conversar "en vivo" sobre la música que amamos y de conocerlo un poquito más. De esos tiempos se consolidó un respeto mutuo el cual atesoro por tratarse de quien considero fue un pionero en la difusión de la Salsa.

¿Fue la Salsa su gran amor? Sí pero no el único. Soy testigo de su amor por el Sport Boys (de joven fue futbolista profesional y ya mayor fue el locutor y animador de la barra cuando el Boys regresó a la Primera División) y por su Callao (afecto a veces desmesurado cuando separaba a los salseros de Lima y del puerto).

Por esos afectos andaba “el tío Loza” y ese amor que le tenía a la tierra chalaca puede haber sido tal vez el motivo del dolor, casi resentimiento, que padeció en sus últimos meses de vida, cuando ya enfermo reclamaba por una llamada o visita de sus amigos.

Como pasa con tanta gente, Loza nunca pudo descansar como todo ser humano merece a partir de cierta edad y seguía animando en locales y salsódromos hasta que pudo, hasta que la diabetes empezó a minar su salud


Sus ternos y zapatos llamativos, su sonrisa bonachona y esa humildad a prueba de balas. Esas son las imágenes que siempre vienen a mi mente cuando pienso en Don Carlos Loza Arellano. Ahora que está peleando por su vida van mis mejores deseos por la recuperación de su salud. Es difícil pero no imposible ¡Fuerza Caribe Soy!
21/3/2014 0 comentarios

Celia Cruz primera latina en el Paseo de las Leyendas del Teatro Apollo


Nueva York- La reina de la salsa Celia Cruz será la primera latina exaltada en el Paseo de las Leyendas del Teatro Apollo en Nueva York, durante un concierto el sábado en que se rendirá tributo a su vida y legado, como parte del 80 aniversario de esta sala de espectáculos.

De esa forma, la ‘Guarachera de Cuba’, que falleció el 16 de julio de 2003, se unirá a otras estrellas como Aretha Franklin, Ella Fitzgerald, Michael Jackson, Stevie Wonder, Lionel Richie, Etta James o Quincy Jones en recibir ese reconocimiento, muchos de los cuales surgieron al estrellato de las famosas ‘Amateur Nights’ de ese teatro, que aún continúan.

"La siguen honrando después de muerta. Es uno de los reconocimientos más importantes que se le han dado desde que falleció. El Apollo es un teatro importante, y en el centro de la comunidad afroamericana", dijo a Efe Omer Pardillo, ejecutor del patrimonio de Celia Cruz, y que fue su representante.

"Celia fue primero en muchas cosas", dijo complacido sobre el que sea la primera latina en recibir esta distinción "y qué bueno porque mantiene vivo el legado de la cultura latina, y más en la ciudad de Nueva York".

Pardillo y Elia Knight, hija del fenecido músico Pedro Knight, esposo de Cruz, aceptarán el reconocimiento durante el evento, en el que además se otorgará una beca a un estudiante de la escuela de Música Celia Cruz en el condado de El Bronx.

Un grupo de artistas, entre ellos la cubana Lucrecia como invitada, se tomarán el escenario del Apollo, en el corazón del vecindario de Harlem, para hacer un recorrido por las cuatro etapas de la carrera de Cruz: con la Sonora Matancera, Tito Puente, las Estrellas de Fania y en solitario, a través de los temas que hizo famosos.

En el concierto, organizado por el Caribbean Cultural Center African Diaspora Institute para el legendario Apollo, inaugurado en 1913 y que en sus inicios sólo recibía espectadores blancos, se escucharán ‘Quimbara’, ‘Cúcala’, ‘Guantanamera’ o ‘La negra tiene tumbao’, entre otros.

"El que se le rinda honor a Celia es merecido, algo que tiene por derecho, es la reina indiscutible y cada vez que le tengo que cantar, me llena de mucha ilusión y emoción", dijo a Efe Lucrecia durante un ensayo para el concierto.

Aseguró que la cantante cubana, que hizo de "¡Azúcar!" su grito de guerra en los escenarios, ha impactado su vida desde que comenzó su carrera con el grupo Anacaona, ya que Celia Cruz también fue parte de esa orquesta.

"Cuando empecé a cantar en México la primera canción que escuché de Celia, que estaba prohibida en Cuba, fue la Danza del Cucuyé, y me emocioné muchísimo. Después la fui conociendo poco a poco, una gran profesional, una gran mujer, se dio a todo el mundo", recordó.

"A mí me ha tocado en todos los terrenos. Personalmente, muchísimo porque era humilde, muy sencilla y teníamos una conexión preciosa. Para mí es como si fuera mi segunda madre", dijo y aseguró que le rendirá tributo nuevamente "con todo mi amor".

Lucrecia, radicada en España desde 1993, será la encargada de cerrar el espectáculo con ‘Canto a La Habana’, ‘Yo viviré’, ‘La negra tiene tumbao’ para luego, todos los artistas, interpretar ‘Químbara’, de la que dice "es la rumba perfecta".

Otros cantantes que rendirán tributo a la Guarachera serán José Alberto ‘El canario’ con su orquesta, Cita Rodríguez y Anissa Gathers -una de las cantantes que dio vida a Celia Cruz en el musical Off Broadway que se hizo de su vida- en un concierto que comenzará con los tambores Batá, usados para propósitos religiosos de la cultura Yoruba.

Anissa Gathers ensayando con la orquesta de José Alberto El Canario

"Celia le cantó mucho a los santos. Tuvo unos tres discos dedicados a las canciones Yorubas con la Sonora Matancera. Así le rendimos homenaje a esa parte de su vida", dijo por su parte a EFE Marta Moreno Vega, directora del Caribbean Cultural Center African Diaspora Institute.

"Para el Centro Cultural Caribeño es un honor ser parte del homenaje a Celia, porque muchos de los que vivíamos en El Barrio la vimos por primera vez en el Apollo, que también presentó a Machito y Mongo Santamaría", entre otros artistas latinos, recordó.

El Apollo, declarado en 1983 monumento histórico de la Gran Manzana, e icono de la cultura de EE.UU, fue comprado en 1932 por el empresario Sidney Cohen.

En ese entonces abrió sus puertas a los afroamericanos con un espectáculo de jazz y desde entonces ha recibido a todos los grupos étnicos que componen Nueva York.