3 sept. 2018

Pupy Pedroso: "¡La Música es Cuba!"


Fuente: Juventud Rebelde, Cuba. Por: Roberto Ruiz Espinosa

«Soy un intérprete de la buena música cubana, de la música latinoamericana, de la música que se baila en todo el mundo. Por eso me siento honrado de recibir este alto reconocimiento, representando un género que cultivo desde niño. Sin dudas, lo veo como un mérito», dijo a Juventud Rebelde el maestro César «Pupy» Pedroso, cuando este diario lo interrogó sobre la significación que tenía para él que los presidentes del Instituto Latino de la Música, Matías Romero Solano (México) y Daniel Martín Subiaut (Estados Unidos), lo distinguieran recientemente en La Habana como Embajador Cultural.

«Siento que es un gran privilegio que comparto con dos músicos geniales: mi hermano Adalberto Álvarez, el Caballero del Son, y Edesio Alejandro, otro destacadísimo compositor, que ha hecho música para películas, documentales y para más de 40 obras de teatro. Creo que algo así reconforta no solo a un artista, sino también a un deportista, médico, maestro... Hacen bien, los reconocimientos, un aplauso, un “muchas gracias”, un “vamos a tirarnos una foto”... ¡Dígame usted un reconocimiento de esta índole y que se entregue por primera vez a cubanos y en Cuba!, por parte de una academia fundada desde el año 1920...

«Sí, de verdad que es un alto honor y considero que en nuestra Isla existen muchos valores que merecen también este mérito, por ello estoy contento de que me hayan elegido junto a estas dos importantes figuras de nuestra música», aseguró el popular compositor, arreglista, pianista y director de la orquesta Pupy y los que Son Son, que este año cumple 55 años de vida artística».

—¿Usted tenía conocimiento de la existencia del Instituto Latino de la Música?

—Realmente no, empecé a conocer a partir de los contactos que se realizaron después. De la noticia me enteré por un gran amigo mío que me llamó de Santiago de Cuba para decirme que estaban felicitándome por el programa Haciendo radio, pero yo desconocía de dónde provenía ese galardón. Él me informó: del Instituto Latino de la Música, «pues de verdad no sé», le respondí.

«Luego se comunicaron conmigo igual desde Estados Unidos. “Ustedes se han cogido toda la prensa”, me soltaron, “porque se habla de unos reconocimientos que le entregaron a ti, a Adalberto y Edesio Alejandro como Embajadores Culturales”... Después fue mi hijo desde España, diciéndome que había visto la noticia por Facebook, hasta que me contactó el Presidente del Instituto en Estados Unidos, quien me explicó cómo había sucedido todo, sobre las características de esa entidad... Pero prácticamente me enteré por la prensa y por las amistades, pues la noticia tuvo gran repercusión en casi todo el mundo.  Juventud Rebelde publicó la nota en la portada y eso me impresionó mucho».

—¿Qué compromiso contrae usted ahora como Embajador Cultural para Cuba y resto del mundo, en momentos en que estamos perdiendo tantos valores en la música cubana?

—Mi compromiso es el de siempre: defender esa música que es nuestro orgullo, que habla de un país, de su gente, de su idiosincrasia, porque ¡la música es Cuba!

«Y lo que más preocupa es que a pesar de todos esos valores indiscutibles que posee la música cubana su mayor problema es que donde menos se está reconociendo es justo aquí, en nuestro país, por todo lo que está pasando mundialmente con la música en sentido general.

«Sin embargo, en República Dominicana, por ejemplo, existe la fusión con todos los géneros, pero prevalece el merengue como sello de identidad; en México ocurre igual, sin embargo, prevalecen las rancheras, todavía se escuchan las canciones de Agustín Lara, y así mismo sucede en Brasil con la samba, en Colombia con el vallenato... Donde pasa todo lo contrario es aquí, por ello tomamos este reconocimiento que se otorgó como un compromiso para continuar defendiendo la música que cultivamos.

«Ojalá próximamente haya más compañeros míos que reciban este mérito, para juntos darle todavía más prestigio a una manifestación artística que debe ser orgullo del país. Este premio la honra y nos estimula a quienes velamos porque se mantenga llena de energía, saludable.

«Angustia por momentos comprobar que exista una evidente decadencia, cuando hay tantos músicos en plena facultad. Hoy en día son muchos, pero muchos, los que están altamente preparados, con un nivel cultural y técnico elevado, y eso ocurre con todos los tipos de instrumentos sin excepción. No es extraño encontrarse con instrumentistas que son formidables jazzistas, tocan genialmente a Bach, Beethoven… y también ponen tremendo sabor cuando interpretan un son montuno, como es el caso de Rolandito Luna, Alejandro Falcón, Aldito López Gavilán, Robertico Fonseca, Robertico Carcassés..., eso por referirme solamente al piano.


«Es decir, contamos con el material humano, pero hay que darle fuerza, respaldarlo y apoyarlo, y, al mismo tiempo, suministrarle la información necesaria a la juventud para que conozcan de verdad quiénes fueron Benny Moré, Miguelito Cuní, Arsenio Rodríguez, esos grandes que son admirados en el mundo entero.

«Nos halaga ver que se están recuperando los bailes de pareja, a nosotros en muchos conciertos y eventos me piden que toquemos temas como Seis semanas, y cuando arrancamos es como una “locura”: la gente sale a disfrutarlo con ganas, con el corazón. Yo no creo que la música cubana no guste, porque cuando se hace una convocatoria con una agrupación que trabaja fuerte en La Piragua, en La Habana, y en Carretera del Morro y calle 3, en Santiago de Cuba, el público responde, abarrota el lugar, si hay buena promoción, sí se entera.

«Entonces, lo que nos hace falta es el respaldo y la promoción, que se difunda por la prensa, en la radio y la televisión, que estemos en los audiovisuales, que haya jerarquías. Es esencial que nos ayuden los encargados de la música en los centros culturales: vamos a poner tres y uno, vamos hacerlo un poco más favorable hacia nosotros, porque cuando uno llega a un sitio de estos no sabemos si estamos en Jamaica, Puerto Rico o en otro país.

«Esto tiene que ser un compromiso no solo nuestro, sino de todos, si deseamos preservar la identidad de la música cubana, nuestra identidad. Y lo que estamos pidiendo en lo absoluto irá en contra de lo que le gusta a nuestra gente porque ¿se han puesto a observar lo que sucede cuando los bailables terminan con ¿Y qué tú quieres que te den?...? La genta goza bailar A Bayamo en coche, y así...

«¿Qué compositor de otro género aquí en Cuba ha sido tan versionado como Adalberto Álvarez a nivel internacional? Y lo que hace Adalberto es puro son cubano. Eso prestigia a la música cubana.

«En el teatro Mella recientemente presentamos nuestra última producción discográfica, Pasándola bien, y fue una buena prueba de la fortaleza de la música nuestra. Ofrecimos un concierto y se quedó público sin poder entrar porque ya no había capacidad. Entonces nuestra música sigue bien viva. Por ser una expresión de cubanía, de lo que somos, merece ser protagonista».

—¿Proyectos nuevos de Pupy y los que Son Son?

—Solo diré que estamos en un proyecto con Edesio Alejandro, para hacer una fusión y hay otra propuesta con Adalberto Álvarez —a nuestros padres, los dos músicos, les decían Nené, se conocían y eran muy amigos. Un día,  ya fallecido mi papá, Adalberto me dice por qué no hacemos un disco que se llame Los hijos de Nené, y en la entrega de los reconocimientos como Embajadores Culturales, hablando con los presidentes del Instituto Latino de la Música, le hicimos la propuesta del CD y ellos tuvieron la idea de intercalar a Oscar D’ Leon, con los hijos de Nené, cantando un tema con Adalberto y otro tema con nosotros.

«También tengo un “nocao” (encuentro), con Bamboleo, como ya lo hizo Bamboleo una vez con Manolito Simonet y su Trabuco, y seguir trabajando… Voy a darme la tarea de preparar el próximo disco, aunque todavía estamos tocando temas del primero, que nos los piden, el público cubano es muy exigente.

«Finalmente, quiero darles un reconocimiento a las personas que hicieron posible que nosotros fuéramos los primeros Embajadores Culturales de este Instituto, yo agradezco mucho el haber trabajado con Revé en una época y con Juan Formell y también con mis músicos actualmente».

Comments (0)