16 sept. 2018

Hace 60 años el tema "Patricia" de Pérez Prado fue número 1 en USA



Fuente: Cibercuba. Por: Joel del Río

Sea o no el inventor del ritmo conocido como mambo, el cubano y matancero Dámaso Pérez Prado fue el mayor responsable de la fama mundial de ese baile en la década de 1950, y el prestigio mundial llegó al punto que el compositor Igor Stravinski lo catalogó de genio, y sus piezas como una suerte de explosión musical.

De acuerdo con el musicólogo John Storm Roberts en el libro Latin Tinge, una historia de la música latinoamericana, Pérez Prado “desarrolló un sonido de brillantes octavas con  un ingenioso y bello contraste entre los instrumentos de viento-meta y viento-madera, con impactantes secciones rítmicas inspiradas en percusionistas como Mongo Santamaría”.

Pérez Prado había estudiado piano clásico, pero siempre le encantó la música popular, a punto que en los años cuarenta ya tocaba con el conocido grupo Casino de la Playa. A finales de esa década se fue a México y comenzó a grabar mambos.

Especial celebridad alcanzó Mambo No. 5, compuesta en 1949 por el Pérez Prado, y que renovó su popularidad en 1999, gracias a la versión del alemán Lou Bega, quien colocó el tema en el primer lugar de listas musicales en Australia, Alemania, Europa, Reino Unido, España, Italia y Finlandia, entre otras.

Sin embargo, la popularidad de Pérez Prado en Estados Unidos comenzó a través de Sonny Burke, el líder de una banda de jazz que realizó versiones de Que Rico el Mambo y More Mambo, hasta que la RCA Records comenzó a grabar las interpretaciones del propio Pérez Prado.

Los discos que contenían Mambo No. 8 y Patricia, se transformaron en los primeros que alcanzaron enorme éxito entre el público norteamericano, a punto tal que en 1951 ya Pérez Prado emprendía una gira de presentaciones por la costa oeste de Estados Unidos, con audiencias de miles de espectadores.  Su popularidad alcanzó la cima en 1955 con el tema titulado en inglés Cherry Pink and Apple-Blossom White, conocido en español como Cerezo rosa.

El llamado King of Mambo volvió a figurar en el número uno de la lista norteamericana de éxitos con Patricia, que también se instaló entre las canciones más populares de 1958, hace sesenta años, en Alemania y Reino Unido. Más tarde sería empleada en decenas de programas televisivos y filmes del más diverso tipo.


Comments (0)