20 abr. 2019 0 comentarios

Sonora Ponceña cumple 65 años





Nuestro saludo a especial a Papo Lucca y la Sonora Ponceña en el día central de su 65 Aniversario. En 1944 Don Quique Lucca fundó la Orquesta Internacional, que desde 1954 pasó a llamarse La Sonora Ponceña. En sus inicios, el grupo tenía una notable influencia de la Sonora Matancera y del Conjunto Casino.

Años después Papo, hijo de Quique, le daría el sello que hasta la actualidad le ha valido a la Sonora ser una de las bandas más representativas de toda la Salsa...

Felices 65 años para Sonora Ponceña....
0 comentarios

Salsa Cristiana: ¿sólo en Semana Santa?



Fuente: Noticel, Puerto Rico. Por: Omar Marrero

Cuando en 1976 las ondas radiales puertorriqueñas comenzaron a emitir las notas musicales de “Juan en la ciudad”, la cantidad de opiniones y reacciones fue tan extensa como grande fue el éxito de esa canción.

Las reacciones, por una parte, fueron de alegría por ser un tema de corte religioso que encontraba espacio en la radio. Otras reacciones fueron de incredulidad porque una canción de una orquesta cristiana “pegaba” en la radio secular y otras de satisfacción porque aprobaban que el público siguiera apoyando el trabajo de Richie Ray y Bobby Cruz aunque sus vidas y sus letras habían cambiado tras su conversión al cristianismo un año antes.

Pero, en un principio, la radio no quería programar esa canción, que fue grabada por el dúo salsero para el álbum “Reconstrucción” gracias a la sugerencia del promotor Rafael Viera. Según contó su hijo Richie, como los programadores la veían como una canción cristiana, Viera preparó un cassette y se fue por las calles en un auto con bocinas y altoparlantes tocando la canción miles de veces, hasta que la gente comenzó a pedirla en la radio, que finalmente se convirtió en un gran éxito.

Aunque “Juan en la ciudad” no era una alabanza directa a Dios, su letra trataba sobre una de las parábolas más famosas de la Biblia -la del hijo pródigo- y esa única razón la convertía en un tema de “corte cristiano”.

Sin embargo, Richie Ray y Bobby Cruz no fueron los primeros que “pegaban” una canción de corte cristiano. De hecho, otros intérpretes seculares habían logrado convertir en éxitos temas de contenido cristiano como Héctor Lavoe (El Todopoderoso) y la Orquesta La Selecta de Raphy Leavitt (Amor y paz, El Buen Pastor).


La verdad es que en la década de 1970 se escuchaban muchos temas de corte religioso, pero no cristianos, sino relacionados a la religión yoruba, que en aquel momento muchos se referían a ella como “santería”. Muchas canciones hacían referencia a deidades como Changó, Yemayá y Obatalá, entre otras.

Clásicos como “El hijo de Obatalá” (Ray Barretto), “Tengo el Iddé” (Celia Cruz/Johnny Pacheco), “Rumba a los santos” (Tommy Olivencia), “A mi pai Changó” (Tommy Olivencia) y Aguanile (Willie Colón/Héctor Lavoe), entre muchos otros, aún se escuchan en la radio salsera.

Pero gracias al éxito de “Amor y paz”, “El Todopoderoso, “El Buen Pastor” y “Juan en la ciudad” muchos salseros seculares continuaron grabando temas en la línea cristiana. Sin embargo, orquestas que se dedicaban enteramente a los temas cristianos no tuvieron tanta suerte en la radio secular.

“Lo veo como una hipocresía. La ven como una música religiosa. A veces no se dan cuenta, pero rechazan también la que se refiere a Jesús de Nazaret, entonces cuando hablan de la cristiana no quieren programarla aunque ellos son cristianos. Sin embargo, seguían y siguen programando de otras religiones, como la yoruba, y siguen pasando temas como ‘Changó ta bení’, ‘Santa Bárbara’ y muchos otros”, dijo a NotiCel el promotor e historiador Richie Viera.

“Está bien que la programen en Semana Santa, pero no debe limitarse a esta semana. No es una música de época, es importante que los programadores pueden verla como una música para todo el año”, manifestó.

Aunque algunas emisoras realizan programaciones especiales en Semana Santa y la salsa cristiana es programada, algunas de esas orquestas buscan escapar de esa limitación, como es el caso de la Orquesta del Rey, dirigida por Eduardo Alvelo.

“Eso es así, por eso es que nosotros hemos instituido el grabar temas con mensajes, no solamente sobre Cristo, sino de índole social, por ejemplo. En eso es que estamos nosotros. Recuerdo aquellas canciones de Raphy Leavit que tenían buenas letras sociales, (Huyan de todo, Amor y paz, Destino humano, entre otras) por ejemplo”, dijo Alvelo a NotiCel.

“Es decir, somos una orquesta de corte cristiano pero también cantamos temas de corte social y de buen sentido, precisamente para ampliar nuestras posibilidades de entrar en la radio y de presentaciones. Pero hay muchas personas que son legalistas, o sea que no ven bien eso, pero yo no lo veo mal”, afirmó el director de la Orquesta del Rey, que lleva 13 años de fundada bajo el apadrinamiento de Richie Ray y Bobby Cruz.

Con Alvelo coincidió Viera, quien apoya esa estrategia para las orquestas cristianas.

“Pueden hacer temas cristianos sin mencionar específicamente a Cristo ni predicar tipo ‘Aleluya, arrepiéntete, Gloria a Dios’. Para que le lleguen a la gente y atraerla sin darle un campanazo por la cabeza, deberían grabar temas como ‘Juan en la ciudad’. Es más fácil porque la persona viene caminando, no con el freno puesto. Tendrán más oportunidad de entrar a la radio. Son temas lindos, buenos y no los ven específicamente como cristianos y los canta todo el mundo. Pero los que quieran cantar solo a Dios están en su derecho y para mí está bien también”, manifestó el veterano promotor.

Alvelo adelantó que su nueva producción discográfica tendrá temas que hablen sobre el maltrato a las mujeres y costumbres puertorriqueñas, entre otros mensajes.

Pero también están las que se dedican únicamente a interpretar temas de alabanza exclusiva a Dios. En Puerto Rico, muchas orquestas se dedican a evangelizar por medio de la salsa y su origen se puede ubicar en la década de 1960 con la Orquesta Bethesda y luego con orquestas como La Revelación, de Eliezer Espinosa; Creación, Alianza y la muy famosa banda de Ray y Cruz, orquesta que originalmente era secular hasta la conversión de ambos artistas en 1975.

Al igual que Ray y Cruz, otros intérpretes que tuvieron éxito en la salsa secular se convirtieron al cristianismo y dedicaron esfuerzos desde entonces a la música de contenido cristiano, algunos de manera permanente, otros de forma esporádica.

Los casos más renombrados son los de los cantantes Ismael Miranda, Alex D’Castro, Domingo Quiñones, Tony Vega y el fenecido Marvin Santiago. También los músicos Johnny “El Bravo” y Luis “Perico” Ortiz, entre otros.

Algunos han grabado producciones completas de contenido religioso, pero continúan grabando también salsa secular. Otros han grabado temas cristianos en algunos de sus discos seculares.

Hoy, muchísimos intérpretes se dedican a cultivar la salsa sacra como Bobby Rosario, David y Abraham, Jeff Morales, Ricardo Rodríguez, Salsa sin control, Álvaro del Castillo, Ray Santana, la Orquesta del Rey y la Orquesta Majestad, entre muchos otros.

“Las orquestas cristianas tienen la calidad para estar en la radio nacional, pero las minimizan por el mensaje y no debe ser. Deben estar programadas porque les alegra el corazón a muchas personas. Se deben escuchar. Igual pienso que emisoras de música cristiana deben programar temas cristianos de otras orquestas seculares”, indicó Viera.

“Las orquestas de salsa cristiana que están trabajando en el campo evangelístico de este tiempo son de buen calibre en lo que a la calidad musical se refiere, (pero) no todos entienden las nuevas tendencias que nos ofrece la salsa evangelizadora. Algunos no han entendido todavía la gracia de Dios, no han entendido la gran herramienta que tenemos en nuestras manos”, dice, por su parte, el locutor y promotor Vic Rodríguez en su libro “El Dios de la salsa y su gracia divina, Vol. 1” (2017).

“Necesitamos insertar en la historia de hoy un sonido y letra sin prejuicios por la sociedad de consumo que demanda o impone una música específica sacra. La salsa cristiana está trabajando ritmos más segmentados, renovados y con una presentación más objetiva a este tiempo”, agregó.

Pero no importa los cambios estéticos o de forma que experimente, el propósito de esta variante será siempre el mismo, según Rodríguez.

“Dios está usando todos los elementos comunicativos para llamar al necesitado. La salsa viene de trascendencia popular, callejera y mezclada con matices del campo, pero la palabra de Dios es la clave”, concluye.
16 abr. 2019 0 comentarios

Eddie Palmieri y su Orquesta regresa al Perú




Noticia confirmada: "El Sol de la Música Latina" regresa a Perú.
El Maestro Eddie Palmieri anunció hace instantes, vía su página de Facebook,, lo siguiente: "Nos Vemos Pronto Perú! #EddiePalmieri"

En este momentos podemos confirmar que el tercer show de Pamieri en nuestro patio (el primero fue en 1990 en la recordada Feria del Hogar y el segundo fue en el 2016 en el Festival All Access) se realizará el sábado 14 de Setiembre y tendrá lugar en el Jockey Club del Perú.

Es muy probable que otros artistas se sumen a la cartelera que tendrá, sin lugar a dudas, como atracción estelar al Ganador de 10 Premios Grammy

Palmieri vuelve otra vez. Estamos felices....
14 abr. 2019 0 comentarios

Luchito Muñoz: Antagónico y Bendito



Fuente: La República, Perú. Por: Renzo Gómez Vega

Se grabó entre Lima, Trujillo y el mar Caribe. Se mezcló en Independencia, en el Cono Norte. Suena al Bronx, a La Habana y, de pasadita, a El Carmen.

No es palabrería ni un exceso de cortesía. Lo que Luchito Muñoz ha cocinado es una tremenda herejía.

Salsa dura, romántica y timba en una sola producción. Perro, pericote y gato bebiendo de la misma combinación.

Ensalada de influencias pero con similitud pa' que lo bailen los grandes y también la juventud.


Aquí no hay confusiones pues ya tiene cuarenta. Son ocho temas de salsita nada aguachenta.

Antagónico se llama, y no hay quien lo discuta. Pues el hombre se ha fajado y hasta percuta.

Un todista de los que escasean. Produce, compone, arregla, sonea y si se lo piden también bucea.

Nació en La Victoria pero se crio en Cercado. Tocó en bares y hoteles, pero de la salsa es el abanderado.

Siguió estudios de nutrición en la Villarreal. Y tiempo después, valgan verdades, inició una aventura surreal.

Hacer salsa en Trujillo. Qué disparate. Y aunque no lo crean, fue en esa dificultad que el tipo encontró un acicate.

Porque Trujillo es cumbiambero, y eso todos lo saben. Pero insistió cuantas veces pudo antes de que lo destraben.

Latin Soul se llamó su orquesta. Y es cierto, al inicio muchos no la digerían pero era su propuesta.

Versionó rock en inglés y lo llevó para su molino pues al final le brotaba un poco de indio taíno.

Antes había estado con Los Titanes. Entonces Oscar Quesada había despertado en él ciertos afanes.

Su padre fue el primero hay que recalcar. Pianista de tangos y música criolla que le legó el secreto familiar.

Sería mezquino no mencionar a Carlos Orellana. Otro pianista de los bravos que hace buen tiempo cerró sus persianas.

Luchito se lamenta pues los que más quiere se le van deprisa. Ofrendarles sus composiciones se ha vuelto su premisa.

En este disco ha convocado a los más que cantan. Rico Walker y Marcial Istúriz con la potencia de sus gargantas.

También hay solos de piano como los de César Correa. Como dicen los colombianos: pa' que tú oigas, tú mires y tú veas.

Correa es peruano. No se confundan. De esos talentos esparcidos que salen cada cierto tiempo y que raras veces abundan.

Pero sigamos con los invitados de Antagónico que en La Chica Blues, Elmer Ferrer se robó el protagónico. Cubano con clase que brilló en Los Van Van. Hay que gozar su destreza en cada ademán.

Si de fusiones se trata ahí va Mi primer festejo, el junte de los pregones con el cajón añejo.

Los tambores batá imponen su africanía. Más los metales y los vientos, ¡Dios disculpe esta majadería!

Primero está el bailador ha bautizado a otro de sus manifiestos. En serio que para incluir solos de percusión hay que tenerlos bien puestos.

Hay gente que duda si en verdad tiene la llave. ¿Y entonces de dónde salió sonero que canta en clave?

Lo inicia con guaguancó y lo termina con rumba Mozambique. Al fin y al cabo, adornos y repiques.

He intentado hacer una innovación. Aunque sé que probablemente haya hecho un papelón. Así que mejor le dejo la palabra a Lucho, porque esto sinceramente ya es mucho:

Antagónico es el corazón de un latino que no quiere perder su identidad y con música construye el camino.

Antagónico es el momento que me inspiro, motivado por cada lugar recorrido. Es el color de la realidad o tal vez de lo que imagino.

Antagónico es el hoy enfrentado al olvido. Antagónico es este disco de matices inadvertidos que se bifurcan y se encausan cuando es propicio.

Es el pueblo africano que retumba en el oído. Es Cuba, Perú, Venezuela, Colombia, Nueva York y Puerto Rico.

Antagónico soy yo que al explicarlo me meto en un lío. 

El bailador en la pista pide la clave que se ha perdido. Antagónico sigo y Antagónico termino con rumba, son o timba. Con un festejo y la negrura de mi cajón entrometido. Antagónico es usted que me ha escuchado y me ha leído.

13 abr. 2019 0 comentarios

Develan mural en memoria de Joe Quijano



Esta tarde se develó en Puerta de Tierra, San Juan de Puerto Rico, un mural en homenaje al músico y productor Joe Quijano.

La ceremonia contó con la asistencia de familiares, colegas y amigos del fallecido "Rey de la Pachanga". El mural es obra del pintor Esteban Figueroa.
11 abr. 2019 0 comentarios

Fallece el gran tresero Charlie Rodríguez



Ha fallecido Charlie Rodríguez, el gran tresero puertorriqueño de dilatada trayectoria y estadía con un gran número de figuras de la Salsa.

Algunos de los nombres grandes con los que Rodríguez compartió su talento fueron: Johnny Pacheco, SAR All Stars, Pete Conde Rodríguez, Conjunto Candela, Cheo Feliciano, además de haber grabado varios títulos como líder de banda.

Charlie Rodríguez al frente de su Combo Guayama

Con el Conjunto Candela


En su etapa con el Tumbao de Johnny Pacheco


Con Roberto Torres "El Caminante"


Pacheco, Charlie y Luis Mangual


Charlie Rodríguez con Johnny Ventura


Con el dominicano Ray Reyes, quien fuera su cantante por una época


Charlie fue una de las autoridades en su instrumento ¡Que Descanse en Paz!


0 comentarios

Piano y Salsa: la clave incomparable de Papo Lucca



Fuente: La Perla del Sur, Puerto Rico. Por: Waldo Covas Quevedo

Sin completar su escuela superior ni obtener un título universitario, los mejores músicos de Puerto Rico lo llaman El Maestro: el punto de referencia para géneros como la Salsa y el Jazz.

Incluso, estrellas de renombre internacional califican a este portento de cinco pies y cuatro pulgadas de estatura como el mejor pianista del mundo; un gigante aun más grande que sus homólogos Charlie y Eddie Palmieri.

Pero Enrique Arsenio Lucca Quiñones prefiere desoir los halagos. En su lugar, antepone a la música, a Ponce, a Puerto Rico, a toda la comunidad hispana, y llama a los Palmieri sus ídolos de infancia.

Papo Lucca -el célebre heredero de don Enrique “Quique” Lucca y su legendaria Sonora Ponceña- es así y seguirá siendo así, aunque esta semana, el 10 de abril, cumpla los 73 años de edad y en el 2019 celebre 58 años como integrante de la emblemática orquesta puertorriqueña.

Después de todo, nada más le apasiona tanto como este oficio.

Por eso, aceptó el reto de sustituir a su progenitor frente a La Sonora cuando don Quique falleció en octubre de 2016, a la edad de 103 años. De igual modo, por eso rechazó los consejos de su padre y optó tan temprano como a los 11 años de edad dedicar su alma, conciencia y talentos a la música.

Como bien recuerda, don Quique -aquel guitarrista y porteador público yaucano que por años transitó entre el barrio La Playa y el casco urbano ponceño- quería que Papo se convirtiera en ingeniero, porque “la música no era medio para vivir”.

Pero su verdadera vocación y el destino le dieron la razón. Ambas fuerzas lo condujeron por otro derrotero. Un sendero que llevó sus manos hasta un piano y de allí, hasta las inmortales gestas de Las Estrellas de la Fannia.

La cuna

Todo comenzó en el seno del hogar, en la calle Miramar de Ponce, donde creció luego de mudarse de la intersección de la Victoria y Venus, donde don Quique copiaba los temas de La Sonora Matancera de Cuba, bajo los arreglos del trompetista Carmelo Rivera, integrante del segundo conjunto de Rafael Cortijo.

El menor de los Lucca fue matriculado para estudiar en la Escuela Libre de Música de Ponce, donde cursó solfeo, clarinete, saxofón y teoría musical. Ante la ausencia de un instructor de piano, tomó clases privadas desde los ocho hasta los 16 años de edad con el pianista Ramón Fernández y, tiempo despúes, en el Conservatorio de Música de Puerto Rico.

“El que me construyó a mí fue Ramón Fernández”, afirmó humildemente, tras reconocer al autor yaucano Amaury Veray, a la Orquesta de Arturo Somohano y a la Sinfónica de Puerto Rico como algunas de sus influencias puertorriqueñas. “Mi fuerte es la música popular”.

Para aquellos años, añadió, dedicaba cerca de ocho horas diarias a la práctica del instrumento, las que ya ha reducido a un par, lo que atribuyó a su edad.

Y sobre las influencias que marcaron su estilo en el género de Jazz apuntó a otros ídolos como Oscar Peterson, Macoy Tyner y Chick Corea, a quienes conoció mediante un tocadiscos estéreo y una colección de acetatos de larga duración que le vendió su maestro Miguel Besosa, cuando tenía 14 o 15 años de edad.

Sobre la inclusión del tema de Pablo Milanés “De que callada manera”, mencionó que siempre fue seguidor del autor cubano y otros como Adalberto y su Son, al igual que de los ponceños Francisco Alvarado y Joe Torres, y el recién difunto catañés Roberto Angleró, en materia de nueva trova antillana.

Más a la pregunta de si alguna vez consideró otra ocupación, sin vacilación subrayó “todavía creo que se puede vivir de la música”.

Y para muestra, su vida. Papo Lucca se integró a Las Estrellas de la Fania a temprana edad, cuando este sello disquero adquirió al sello Inca bajo el cual grababa La Sonora Ponceña. Para esa década del 1970, explicó Lucca, el pianista Larry Harlow tuvo diferencias con los creadores Jerry Masucci y Johnny Pacheco, por lo que su compadre Bobby Valentín les recomendó que lo incorporaran como pianista.

Ya en el año 1976, Papo Lucca destellaba con luz propia por la coproducción junto a Louie Ramírez del disco de La Sonora Ponceña “Conquista Musical”, seguido por el exitoso álbum “Explorando”.

Su ascendencia continuó con las producciones “La Ceiba”, la que completó en el 1979 junto a la cantante Celia Cruz y La Sonora Ponceña, “Habana Jam” de La Fannia ese mismo año y su disco como solista “Latin Jazz” en el 1993.

“Yo he tenido la suerte de hasta donde he podido, vivir de la música”, reiteró quien ha visitado todos los continentes del mundo, excepto África, junto a La Fania, Willie Colón, Rubén Blades, Johnny Pacheco, Bobby Valentín, Andy Montañez, Gloria Estefan, Ismael Quintana, Adalberto Santiago, Celia Cruz y muchos otros inmortales de la Salsa.

Mas con impresionante humildad rechaza ser un virtuoso de su instrumento, a pesar de que sus pares le colocan sobre el estándar de las grandes luminarias, al ser capaz de elevar la calidad musical de múltiples géneros, por encima de nombres populares que han sobresalido en un solo estilo.

Más para dar… y bailar

Al momento de la entrevista, Papo aseguró estar inmerso entre recuerdos y su música, planificando una gira internacional para conmemorar los 65 años de La Sonora Ponceña, insignia imborrable de la Salsa boricua.

Y sobre su legado en la música, tanto en la Salsa o el Jazz, agregó, “lo que hemos hecho, lo hemos hecho bien. Pudiéramos hacer más con mayor apoyo”.

Entre las anécdotas memorables de sus seis décadas de experiencias, calificó como grandioso haber compartido con “toda esa gente grande de la música”, y recordó una ocasión en la que Jerry Masucci tuvo que pagar miles de dólares para reponer las alfombras de un hotel cuando él se quedó dormido en una bañera con el grifo abierto y se inundaron, desde las escaleras hasta los ascensores.

Igualmente recordó cómo la Policía tuvo que escoltar a La Sonora Ponceña hace medio siglo, tras una presentación en Adjuntas, donde una clase graduanda exigió que la orquesta tocara gratuitamente los segmentos de otra que se ausentó a la celebración y amenazaron a la banda con lincharlos en la actividad.

Por último, afirmó que rehusa entregar su talento y composiciones musicales a las casas disqueras porque pretenden quedarse como dueñas de sus productos, como intentaron con Catalino “Tite” Curet y Alonso, y anunció que La Sonora Ponceña ya trabaja en su sexagésima producción discográfica, con la cual esperan festejar los 65 años de fundación de la orquesta y el cierre de otra memorable gira internacional.
7 abr. 2019 0 comentarios

Grupo Niche hizo historia en Festival Estereo Picnic



Fuente: Semana, Colombia. Por: William Rincon

Jairo Varela, amigo. No le busque más explicación. No le busque más explicación a lo que pasó el sábado 6 de abril de 2019 en el Festival Estéreo Picnic. Simplemente. Jairo Varela.

Sólo un genio de la dimensión de Jairo Varela puede lograr lo que logró el Grupo Niche. Fueron 20.000 personas, sin importar la edad, la generación, la historia o las expectativas, las que terminaron bailando y cantando cada estribillo como si fuera el último. Todo quedó detenido en ese remoto paraje de Briceño. Y todos los presentes fuimos uno sólo. Un sólo baile.

Cada canción que interpretaba el Grupo Niche en el gran escenario, la tarima Tigo, retumbaba. Era para verlo con los ojos empañados. Jóvenes de 18 años, llámelos centennials, jóvenes de 30 años, llámelos millenialls, y jóvenes de más de 40, llámelos como guste, gritando y moviéndose al compás de Una aventura fue apoteósico. Inolvidable.



Era un éxito tras otro. Y en el fondo, todos sabían que iba a terminar, pero nadie quería ni pensarlo. Guardaban la esperanza de que continaran. Así son los hechos históricos. Así son los hitos. De este día, de ese concierto, siempre se hablará. Por todo y por todos.

El Grupo Niche se subió al escenario entre murmullos. Los organizadores estaban confiados. Habían apostado por lo que comercialmente bautizaron ‘un mundo distinto‘ y cumplieron. Cuando anunciaron al Grupo Niche para el sábado, la expectativa se volvió critica, y la crítica en trinos y los trinos en murmullos. Qué iban a saber... pero se lo han debido imaginar.

Entonces llegaron las Gotas de lluvia y todos cantaron a ese amor que fue un rocío, porque son lágrimas que vienen del corazón. Y luego, Cómo podré disimular y Mi sueño: y miles (quizá sin saberlo, quizá sí) le rindieron un hermoso homenaje al gran Tito Gómez. Así hasta llegar a Una aventura. No sin antes, darle ese pequeño gusto al maestro Varela, que siempre que podía, cantaba Ana Mile.

Así la noche dejó de ser una de tantas noches y se volvió irrepetible. Y entonces Buenaventura, y entonces Cali Pachanguero. Y el delirio. Y la locura. Y los solos. Y la vida misma. El Grupo Niche dejó una huella histórica en el Estéreo Picnic.

Sólo un genio universal como Jairo Varela lograría algo así. Trascender es un verbo tan poco común por estos días. Tan raro. Pero eso es lo que hacen los diferentes: trascender. Este 6 de abril, Jairo Varela y su amado Grupo Niche transcendieron generaciones, géneros, públicos o lógicas. Y fuimos afortunados de ser testigos. Fue Jairo Varela, amigo, no le busque más explicación.


0 comentarios

Celebran los 80 años de la música de Machito



Un gran programa se ha preparado para conmemorar los 80 años de la música de Frank Grillo "Machito" uno de los precursores de la música cubana en los Estados Unidos

El programa incluye una serie de conversatorios, películas y conciertos que se realizarán los días 2, 3 y 4 Mayo 2019 en el Hostos Center for the Arts & Culture de New York.

Entre los participantes estarán Mario Grillo (hijo de Machito), Bobby Sanabria, Carlos Henríquez, Joe Conzo Sr., Cita Rodríguez, Hermán Olivera, Ray Santos, René López y muchos más.

Este es el programa completo del importante evento cultural

0 comentarios

El milagro de Cano Estremera



Fuente: Fundación Nacional para la Cultura Popular. Por: Jaime Torres Torres

Aun cuando proyecta su voz con claridad y brillantez, es incierto el regreso de Carlos ‘Cano’ Estremera a la escena salsera, lo cual no lo inquieta porque reconoce un milagro en su vida: sobrevivir el trasplante de sus pulmones como solución de su padecimiento de fibrosis pulmonar.

El artista albino conversó con este medio desde el hospital de la Universidad de Pennsylvania en Filadelfia, en que sigue recluido en la fase de recuperación y tratamiento tras la cirugía que, en un momento, comprometió su vida y mantuvo unidos a sectores del pueblo latino en oración.

Hoy, Cano no se resiste a la idea de que, tras forjar su fama como El Dueño del Soneo o El Último Sonero, se le considere el Sonero de Dios por las gracias recibidas.

“Claro que sí. Lo que uno no hace en la vida real, lo hace en la espiritual y eso es abandonarse en las manos del Creador. Ese mote como que me queda grande: el Sonero de Dios. Vamos a ver si en un futuro yo puedo cubrir esos zapatos que son muy grandes”.

Después de lo vivido, cuando Cano regrese, de seguro sí necesitará cantar sus éxitos, pero también dedicarle un nuevo pregón al Señor que lo mantiene de pie.

“Para expresarlo en un sentido más callejero, Dios recoge a la gente en determinado momento para darle algún significado y en ese proceso estamos”.

– ¿Qué mensaje tienes para esa gente linda que inundó las redes sociales con oraciones a Dios por tu pronta recuperación?
“Todavía hay gente que, como no visualizaba el sentido callejero de lo que estaba haciendo, y el público que se ha levantado para elevar oraciones por mi salvación y recuperación ha sido algo apoteósico. Me dicen que no sabían que tenía un apoyo tan grande del pueblo. Y digo: ‘tampoco lo sabía y no lo había constatado’ porque el pueblo siempre tiene su gente que respalda”.

La siguiente pregunta fue inevitable: ¿Qué dicen los médicos sobre tu salud, proceso de recuperación y regreso a los escenarios?
“Como consecuencia de todo el proceso, quedé paralítico. Estamos tratando de darle tiempo a ver si, dentro de la recuperación, esa es una de las cosas que vuelvo a recuperar. El trasplante fue inmaculado. Físicamente, me siento muy bien. Emocionalmente, estamos en esa transición, pero voy muy bien también. Esperamos que se mueva un poco la mano de Dios otra vez, sin pedir mucho para que me pueda parar en un escenario, aunque sea en unas condiciones que no sean al 100%. Vamos a darle un poquito de tiempo. Aquí voy a estar como cuatro meses más, porque los medicamentos anti rechazo tienen sus efectos secundarios y no me quieren enviar para Puerto Rico y que se presente una situación que necesite que regrese”.

La intervención quirúrgica a la que fue sometido Cano Estremera es sumamente costosa. Al presente, el popular y querido Sonero de Dios ha podido cumplir con sus responsabilidades financieras gracias a sus seguros médicos.

“En esto hasta los planes se asustan y salen corriendo porque es bien, bien costoso. Nosotros no pensamos nunca en los costos. Nosotros nos lanzamos al vacío porque en ese momento no teníamos otra alternativa. Sí teníamos nuestro plan, pero en el exterior es más difícil. No quisimos pedirle a la gente, sino esperar y que si llega el momento podamos solicitar alguna ayuda específica. No dame, dame, dame, sino esto es lo que hay que pagar y esto es lo que debemos hacer”, reveló Cano al añadir que los costos ascienden a “un millón y piquito”.

“En estos tiempos, el que no tenga uno u dos planes no puede tener esperanza de vivir en una situación como esta. El trasplante vino como última alternativa, pero ya yo padecía de fibrosis. En Puerto Rico tuve como cinco o seis hospitalizaciones. Así que esto viene desde hace un tiempo atrás”, abunda al acotar que la prevención, sobre todo en las personas albinas, es fundamental.

El proceso, reconoce Cano Estremera, lo ha sobrellevado gracias a la entrega de un ángel: su esposa Yamira Arce. “Es quien ha estado a mi lado desde el momento en que estuve inconsciente. Ella y mi hija Carla Estremera, son las que han estado al frente de la situación. De hecho, cuando se necesite del pueblo algún tipo de aportación será a través de ellas. Permanezcan pendientes porque queremos hacerlo de una manera justa”.

Cano Estremera se despidió con unas impresiones sobre su concepción de Dios tras el trasplante de pulmones de casi cinco meses atrás.

“Lo veo real, tangible… Aunque me crié en el catolicismo y recibí toda su educación y fundamentos, soy de los apartados. Y ese Dios que he conocido a través de este milagro me dice: ‘tú eres aquel muchachito de San Juan Bosco y el muchachito del Divino Niño, así que ordénate para que puedas tener un futuro espiritual”.

(Para ser solidarios con Cano Estremera llamen a su esposa Yamira Arce al 787-487-4868. La cuenta del Banco Popular de Puerto Rico es: 203038523)





Fuente: El Nuevo Día, Puerto Rico. Por: Patricia Vargas Casiano

“Estoy paralítico, esa es mi situación actual”, afirma contundente el sonero Carlos “Cano” Estremera sin que le tiemble la voz.

No es de extrañar; quien habla se ha caracterizado a lo largo de sus más de 35 años de trayectoria por ser un hombre de verbo fuerte, un bravo en la tarima, un hombre que se enfrentó de tú a tú con la muerte hace cinco meses cuando fue trasplantado de ambos pulmones.

“Estoy recibiendo las terapias ambulatorias (tres veces a la semana) para que al llegar el momento estar preparado para aceptar el destino que me espera de una manera u otra, porque estoy paralítico y eso no es de embuste, esa es mi realidad. No puedo caminar, ando en silla de ruedas y las pruebas que me han realizado han salido inconclusas. Espero que el mismo cuerpo actúe, sería la única manera. Cuando uno estuvo tan cerca de la muerte como yo lo estuve aprendemos a aceptar que no todas las cosas en la vida salen como uno quiere”, dijo Cano a El Nuevo Día vía telefónica, desde Filadelfia, adonde se ha trasladado junto a quienes nunca se han separado de su lado, su esposa, Yamira Arce, y su hija Karla Estremera, las mujeres de su vida.

A pesar de todo, el cantante se escucha tranquilo a través del teléfono, y tiene fe de estar de vuelta en su patria este verano. No permite que los pensamientos negativos entren en su ser, y reflexiona.

“Quizá esta experiencia sea algo que se puso en mi camino para llevarme por un rumbo diferente. Sinceramente ya yo estaba tan mal de salud que no me importaba lo que pasara con la música. Casi siempre uno vive para trabajar, para producir, y no vive pensando que la vida puede cambiarte en un segundo. Vine aquí caminando y ahora regresaré a Puerto Rico, probablemente en una silla de ruedas, pero salí de Puerto Rico con unos pulmones enfermos y voy a llegar a mi isla con unos pulmones que me permiten respirar perfectamente. Son tan cómodos que ni me doy cuenta de que estoy respirando y me lo tienen que recordar”.

Un diagnóstico complejo

Cano padecía de fibrosis en los pulmones pero “venía lenta y de momento se aceleró” y una infección lo arrastró hasta quitarle el aliento, hasta quitarle los pensamientos.

“No tenía salvación. Mi historia fue una de terror; o me trasplantaban o me moría. Nos montamos una madrugada en un avioncito de esos que mandan para Vieques, que volaba por debajo de las nubes porque yo no aguantaba un jet de aerolíneas. Tenía que tener cierto grado de oxígeno en un tanque para que no me subiera un coágulo. Íbamos unas cinco personas (entre familia y tripulación) volando de Puerto Rico a Pensilvania y acá me estaban esperando para hacerme la intervención en el hospital de la Universidad de Pensilvania. Encabezamos la lista de espera porque era el peor que estaba… No hay manera de como contar lo que pasó. No sabía dónde estaba. Gritaba fuera de mi control. Hacía comentarios y a veces gagueo, quizá eran los medicamentos. Hay cosas que no te puedo contar si pasaron o no porque estuve bien ido por la anestesia; la operación duró siete horas. Estuve fuera de mí un montón de tiempo. Esto ha sido un calvario para mi mujer y mi hija, esos pulmones estaban dentro de una máquina que solo aguantaban 10 días”.

A través del teléfono la voz del exintegrante de La Mulenze, la Fania All Stars y de la Orquesta de Bobby Valentín se aprecia fuerte, y su mente clara. Eso a pasar que -confiesa- todavía no recuerda muchas de las cosas que pasaron, y “le tengo que preguntar a Yamira”.

Sostiene la voz de “La boda de ella” que el éxito dejó de ser prioridad porque solo está por salvar su vida, aunque de pronto se le escucha titubear al pensar sobre la música y los escenarios, a lo que le ha dedicado su vida.

“Dependería de que mis piernas volvieran a moverse. No me gustaría volver a la música paralítico. Quizá buscaría de qué manera acomodarme a las variantes que tiene la música, pero eso no está en mi mente ahora, ni antes cuando empecé a sentirme mal, ni ahora. Lo importante es que estoy respirando”.

Su duda sobre un posible regreso al mundo del espectáculo viene también de su compromiso con su fanaticada de ofrecerles lo mejor.

“Lo que pasa es que los registros musicales que no están como cuando empiezas y la voz se quiebra. No tengo dominio porque las cuerdas vocales no están en sincronía. Los pulmones no son de este cuerpo y necesitan tiempo para adaptarse a mi diafragma. Hay que darle tiempo al tiempo… No creo que me molesten para cantar, lo haría por disfrutarlo no por trabajo, no por lo que supuestamente se llama éxito. A mi esposa y mi hija le digo que como soy una persona bastante ingeniosa a la larga inventaré algo porque la calle no está fácil”.

Su vida en Filadelfia

“Aislados del mundo y tranquilos” es como describe Cano su vida en la ciudad de Filadelfia, ahora que sus terapias son ambulatorias.

“Uno se acostumbra a esa tranquilidad, quizá eso es lo que me atrajo de aquí”.

Comparte que siempre está contento en las terapias y no tiene tiempo para ver televisión. Escucha mucha música en su ipad.

“Hasta eso me ha gustado, que no tengo gente encima por el faranduleo. Es como tener otra personalidad, como si no te acordaras como eras antes. Los pocos latinos que tengo apenas los veo. Eso sí, les recomiendo a todo el que está pensando someterse a un trasplante que se lo haga. Económicamente es caro y los medicamentos hay que tomarlos de por vida, pero la vida no tiene precio”.

Cano es tratado por los directores del hospital, los doctores Cristian Bermúdez, chileno, y María Crespo, española, por los que siente un gran respeto y agradecimiento.

Estremera no preguntó de donde ni de quien provenían, ni la edad de sus nuevos pulmones, los que le devolvieron la vida. Solo piensa que hará su parte por tanta gente que está sufriendo en el mundo. “No he preguntado, pero sé que nunca volveré a ser el mismo”.

Para concluir y de manera jocosa le preguntamos a Cano si volvería a decir malas palabras como acostumbraba antes de esta experiencia.

“No necesariamente me gustaría decir malas palabras, pero depende las circunstancias. En el reguetón las palabras son de tono subido, este es el tiempo de la legalización de las palabras soeces. El público es el que determina, antes no se podía. Es parte de nuestra cultura, uno no vive solo en el mundo, y cada cual tendrá sus consecuencias. Ellos han buscado lo suyo y por ahí van”.
0 comentarios

Giovanni Hidalgo y Humberto Ramírez celebran 20 años de Best Friends



Fuente: Fundación Nacional para la Cultura Popular, Puerto Rico

Giovanni Hidalgo y Humberto Ramírez son dos grandes estrellas de la música. Con sus respectivas carreras han conquistado escenarios en varios continentes, han obtenido nominaciones y premios Grammy, han tenido la oportunidad de tocar para presidentes de Estados Unidos, y muchas otras hazañas. Pero más que esa gloria, los une la amistad; una amistad que surgió desde pequeños siendo vecinos en el Viejo San Juan.

La historia comienza en el Viejo San Juan en la década de 1960. Giovanni vivía en la Calle San Sebastián, y Humberto en la Calle Sol. Desde entonces, más que amigos, han sido hermanos.

Sus madres fueron mejores amigas y, sus padres, Pipo y Mañengue; además de ser grandes amigos; eran compañeros en el combo que amenizaba casi todas las fiestas de la gente del Viejo San Juan. En casa de Humberto se escuchaba a Tito Puente, Tito Rodríguez, Miles Davis, John Coltrane, y muchos otros. Giovanni, entre rumba y rumba, dejaba a todos con la boca abierta cuando tocaba.

Desde niños, Giovanni y Humberto soñaban con ser buenos músicos y tocar en los grandes escenarios. Nunca imaginaron lo que la vida les tenía preparado. No solo alcanzaron sus sueños; los superaron.


Hace 20 años, el 27 de abril de 1999, grabaron juntos el disco titulado “Best Friends” junto a Papo Lucca (piano), Horacio “El Negro” Hernández (batería) y Oskar Cartaya (bajo). Sus respectivos padres también participaron en la grabación, y tuvieron un invitado de lujo: El Maestro Tito Puente.

“Best Friends” define una niñez llena de aventuras y sueños de dos sanjuaneros comprometidos con la música de su país. Es un testamento de que la amistad nace y vive en el corazón.

El sábado 3 de agosto de 2019 a las 8:30 p.m. en la Sala Sinfónica Pablo Casals del Centro de Bellas Artes de Santurce, Giovanni Hidalgo y Humberto Ramírez presentarán el concierto “Best Friends 20 Años”.

Sin duda, será un banquete musical que incluirá los temas de esta grabación emblemática, a saber: “San Juan Ritual”, “Celebrando”, “Hasta decir no más”, “A Puerto Rico”, “Clean”, “Herencia”, “La Perla” y “Best Friends”.

Los boletos ya están a la venta en Ticketcenter (787.792.5000; www.tcpr.com) y la boletería de Bellas Artes (787.620.4444). “Best Friends 20 Años” es una producción de Humberto Ramírez y la Fundación Nacional para la Cultura Popular.





Entre tantos proyectos musicales que han realizado en sus respectivas carreras, hay uno que es particularmente importante para los músicos Giovanni Hidalgo y Humberto Ramírez.

Se trata de “Best Friends”, el álbum que grabaron juntos hace 20 años. 

El sábado, 3 de agosto, el público tendrá la oportunidad de revivir con ellos la alegría por el camino recorrido cuando celebren el concierto “Best Friends 20 años”, que servirá “de graduación” al emblemático trabajo musical. La cita será en la Sala Sinfónica del Centro de Bellas Artes de Santurce. 

La selección de temas para la velada incluirá muchos temas de la producción, como “Celebrando”, “San Juan Ritual”, “La Perla”, “A Puerto Rico”, entre otros, además de varias sorpresas que los músicos tienen preparadas para esa noche. 

“Este disco representa nuestra historia como sanjuaneros”, explicó Ramírez sobre el trabajo que realizaron en dos días de labor intensa y finalizaron un 27 de abril de 1999. 

Junto a los reconocidos artistas del género jazz latino participaron Papo Lucca (piano), Horacio “El Negro”, Hernández (batería) y Oskar Cartaya (bajo). Los padres de Hidalgo y Ramírez, ambos músicos y amigos, también tuvieron una participación, así como el maestro Tito Puente. 

A la propuesta de su amigo para unirse en un concierto, Hidalgo dijo que sí inmediatamente. 

“Nosotros, que crecimos juntos, estamos aquí con el mismo amor y así estaremos siempre porque la música, la hermandad, es cosa de Dios. Celebrar 20 años es exquisito”, aseguró Hidalgo, quien con esta presentación regresa a los escenarios tras haber perdido tres dedos debido a su condición de diabetes. 

Durante una rueda de prensa para anunciar el recital ambos músicos rememoraron su infancia en un San Juan de panaderías tradicionales y “verduleros” en las calles, mientras soñaban a lograr sus aspiraciones de convertirse en grandes estrellas.

Hidalgo lo logró con su instrumento, la conga, mientras que Ramírez también alcanzó un gran éxito con la trompeta. 

La relación de los dos se forjó gracias a la amistad tan cercana entre sus madres y padres. Hoy, aunque Hidalgo vive en Tampa, se comunica constantemente con Ramírez. Ambos conversan de la vida y también de proyectos musicales que les interesa realizar en el futuro, incluyendo un nuevo disco, que bien podría ser la segunda parte de “Best Friends”. 


Salud de Hidalgo

Los músicos han estado solidarios el uno con el otro en cada momento de sus vidas. Para Hidalgo, uno de los eventos más fuertes ocurrió cuando los médicos tuvieron que amputarle tres dedos a causa de daños causados por la diabetes que sufre.

Aunque reconoció que fue difícil perder parte de sus manos, rápidamente adoptó una actitud positiva. 

Sobre su proceso de recuperación señaló que decidió eliminar los medicamentos tradicionales y toma “todo natural”. 

“De seis meses para acá estoy, como decimos nosotros, metiéndole a la conga, a la lectura (de música)”, aseguró. 

El músico también fue muy disciplinado y según reconoció, algo arriesgado, al comenzar a ejercitar nuevamente las manos. Sostuvo que él sabía por instinto cómo moverlas para ir mejorando, y así fue como pudo volver a tocar su instrumento poco a poco. 

Hidalgo ya no se entrega a la conga 8 o 9 horas diarias. 

“Practicamos cinco horas, con descansos”, dijo el conguero, quien, sin embargo, dijo que es en esta etapa de su vida cuando más cómodo está tocando.

“Ahora es que nos sentimos mucho más interesantes, maduros, intelectuales, analizamos el instrumento y qué es lo que le vamos a brindar al público”, aseguró. 

Entre los planes futuros del músico está abrir una escuela de música en Puerto Rico, comenzando con educación dirigida a los niños con condiciones especiales. Esta es una inquietud que tiene desde que a muy corta edad se iba a tocar con su padre. 

Como parte de la celebración de las dos décadas de “Best Friends” saldrá a la venta un vinilo del disco que se venderá el día del concierto. Más adelante se anunciará el grupo de músicos que acompañará a Ramírez e Hidalgo en dicha ocasión. 
0 comentarios

Hasta luego Quijano



Fuente: Fundación Nacional para la Cultura Popular, Puerto Rico

Joe Quijano, figura de peso en el pentagrama musical, falleció en la madrugada del jueves 4 de abril 2019 en el Hospital Presbiteriano de Condado tras numerosas complicaciones de salud.

Cantante, percusionista, compositor, productor y director de orquesta, Joe Quijano nació en el sector capitalino de Puerta de Tierra en San Juan el 27 de septiembre de 1935. Hijo de José Quijano y Luz María Esteras, a los ocho años fue a vivir con su familia a Nueva York. Poco después, al tiempo que cursaba sus grados académicos regulares, inició el aprendizaje del piano y el solfeo en la academia que la profesora María Luisa Lecompte mantenía en Manhattan. Más tarde, fue discípulo de Eduviges Bocanegra, quien le impartía clases en el estudio que había establecido en Bronx.

Ya adolescente, prosiguió su adiestramiento en la Sound of Jazz School, situada entre la Calle 78 y Avenida Broadway. Finalmente, amplió sus estudios en la Columbia University. Irónicamente, aunque se convirtió en un excelente pianista, jamás se desempeñaría como tal en orquesta o conjunto alguno. Prefirió dedicarse a la percusión, habiendo aprendido a tocar los timbales, las congas y el bongó de manera autodidáctica desde la niñez.

Quijano emprendió su trayectoria musical a la edad de 13 años al unirse, en calidad de bongosero, al quinteto The Mamboys From Banana Kelly Street, en Bronx (1948). Aquella formación, encabezada por los también adolescentes Eddie Palmieri y Orlando Marín, llegó a grabar un disco sencillo que recogía las piezas “Abaniquito” y “La toalla”. En 1953, cuando Orlando fue reclutado por el Ejército, Eddie asumió el liderato. Paralelamente, desde entonces nuestro biografiado también trabajó “free lance” con otras orquestas.

En 1956 fundó su propia agrupación, el Conjunto Cachana. El nombre con que bautizó a su famoso conjunto, correspondía entonces al apodo familiar de su tío Nicasio Quijano, a quien se le acredita haber fundado la Asociación de Muelleros de Puerto Rico a principios de la década de 1930. En Cachana Quijano tuvo como vocalista a Paquito Guzmán. En este grupo se estrenó oficialmente como timbalero. Aunque rápido comenzó a recorrer los salones de baile más concurridos de la plaza neoyorkina, no sería hasta fines de 1959 cuando grabó por primera vez. El primer disco sencillo (A&Q Records) incluyó los temas “Pachanga en changa” y “Rumba en Navidad”.

Más adelante (1960), la compañía Columbia le editó su primer LP, que se convertiría en clásico: “La pachanga se baila así”. Mas antes de firmar contrato con la famosa compañía discográfica en 1960, Joe Quijano había hecho el compromiso de grabar algunos discos con la etiqueta Spanoramic. El dilema se resolvió de la siguiente manera: en las grabaciones para este sello, el grupo se identificaría como Conjunto Cachana, mientras que en las realizadas para la Columbia se presentaría como Joe Quijano y Su Orquesta. Sin embargo, cuando visitó Puerto Rico en 1963, se le promocionó como Orquesta Pachanga Charanga.

A Joe Quijano le corresponde el mérito de haber llevado al disco el guaguancó “Efectivamente”, incluido en el LP “Volví a Cataño” (Spanoramic, SLP-142), editado en 1965. Tal fue la primera pieza que el público escuchó del entonces desconocido compositor Tite Curet Alonso. Igualmente dirigió la sección rítmica en las cinco producciones discográficas que Eydie Gormé grabara acompañada por el Trío Los Panchos para la Columbia Records (1964-1965).

En 1967 fundó su propio sello discográfico, Cesta Records. Agotó una prolongada temporada de actuaciones en San Juan, trabajando en el Siboney Lounge del Hotel San Jerónimo Hilton (hoy Condado Plaza); Chico’s Bar (del Hotel San Juan), 1969-1970; y en los salones de baile de los hoteles Borinquen, Hyatt (1970-1973) e inauguró su Joe Quijano’s Lounge en El Palmar (3 de abril de 1973), que mantuvo hasta 1977.

Ejerció el cargo de director de Relaciones Públicas de la Agencia Para la Rehabilitación de Adictos a Drogas (LUCHA) en Nueva York en la transición entre las décadas de 1970 y 1980. Y actuó junto a Charlie Palmieri en el Club Caribe, del Hotel Caribe Hilton.

En 1992 sufrió un accidente de motocicleta en el sector Piñones, de Isla Verde, que le afectó la espina dorsal y del cual, tras seis intervenciones quirúrgicas, no lograría recuperarse totalmente. A partir de ese momento, caminó apoyado, por un bastón y concentró su actividad en la producción de eventos bailable de nostalgia y en la reedición de sus discos en formato compacto. Aún así realizó una exitosa gira por ocho ciudades de Colombia en 1996.

Con la llegada del siglo XXI, Quijano se mantuvo activo en el campo musical. De hecho, en el año 2000 organizó una recreación de la Charanga Cachana, frente a la que debutó en el Hotel Normandie, en San Juan, el martes 31 de octubre. En ese momento, integraron el grupo: Héctor «Tempo» Alomar, Harry Fraticelli, Chavela Méndez y el propio Joe (cantantes); Eddie Perales (flautista); Manolo Navarro (pianista); Israel «Izzy» Feliú (bajista); Monchito Muñoz (timbalero); Carlos Betancourt, Carlos Gómez y Ricardo Dávila.

En 2010 regresó al estudio de grabaciones y produjo la obra “Lo inédito de Tite Curet Alonso”. El disco compacto, en el que compartió créditos con Augusto Onna fue distinguida por la Fundación Nacional para la Cultura Popular entre las 20 producciones más sobresalientes del año.

Posteriormente fue exaltado al Salón de la Fama de la Música de Puerto Rico en ceremonia celebrada en el Colegio de Abogados, en Miramar.
0 comentarios

AUDIO: Willie Colon dirige grabación de original "Periódico de Ayer"




Ayer sábado, Willie Colón compartió en su cuenta de Facebook un audio inédito de la sesión de grabación del LP De Ti Depende de Héctor Lavoe.

En la misma se puede escuchar al propio Willie dirigiendo a la orquesta que estaba tocando "Periódico de Ayer". Escuchen este audio muy interesante.
6 abr. 2019 0 comentarios

Joe Quijano en La Radio de El Salsero



Hace dos días falleció Joe Quijano, "El Rey de la Pachanga".
En los primeros años de nuestro blog, tuvimos el honor de entrevistarlo a raíz del disco Lo Inédito de Tite Curet Alonso, disco que Quijano publicó con composiciones del Tite que habían quedado "engavetadas" durante medio siglo.

Aquella ocasión conversamos telefónicamente con el legendario músico, cantante y productor presentando el que sería su último disco, en un especial de hora y media que transmitimos el año 2010 en La Radio de El Salsero.

Hoy recordamos algunos fragmentos de aquel especial, recordando al gran Joe Quijano... QEPD Joe