31 dic. 2018

Rafael Ithier habla sobre los cantantes de El Gran Combo


Esta noche, después de mucho tiempo, El Gran Combo despedirá el Año Viejo en Puerto Rico. Aprovechamos el acontecimiento para compartir una entrevista que ofreció su director Rafael Ithier a El Nuevo Día, donde opina acerca de algunos de los cantantes que pasaron por la orquesta

Fuente: El Nuevo Día, Puerto Rico. Por: Raymond Pérez

La cara de toda orquesta de salsa es sin duda su llamado “frente” de cantantes. Son la imagen y la voz del conjunto y quienes con su interpretación y sabor pueden hacer de un tema un clásico. Así funciona en el mundo de la salsa. A continuación, el líder de El Gran Combo de Puerto Rico, Rafael Ithier, hace su evaluación de algunos de los cantantes que han pasado por la agrupación o que han compartido tarima con “Los Mulatos del Sabor”.

Andy Montañez

“Yo puedo decir que a Andy Montañez todavía le dicen Junior en la casa. Yo no sabía quién era Andy y lo fui a buscar porque me lo recomendaron como cantante y entonces, pues llegó y lo demás es historia. La única diferencia es que cuando llega y va a cantar con nosotros es en WKAQ y allí estaba Felipe Rodríguez, La Voz, que lo vio (lo conoció como Junior) y entonces le dijo, ‘¿Cómo es que tú te llamas?’ y Andy le dijo ‘Andrés’. Felipe le dijo, ‘Pues mira, hay más de 100 tríos en Puerto Rico y cada uno de esos tiene un Junior y cada Junior tiene un problema con una mujer y un hijo. Ahora mismo en este sitio que vamos a tocar hay hijos de esos Juniors. Y como hay tantos Juniors hay que cambiarte el nombre’. Y él fue quien le cambió el nombre y le puso Andy, ese fue Felipe Rodríguez, La Voz. Digo, si él (Andy) dice otra cosa, pues es otro Andy, esto que te cuento es porque yo estaba allí cuando eso sucedió. El famoso Andy Montañez todavía en su casa le dicen Junior, pero fue Felipe quien le puso Andy”.


Pellín Rodríguez

“Pellín Rodríguez era como de mi edad y yo lo conocía antes cuando estaba con Noro Morales, pero cuando llegó a Puerto Rico quiso cantar con nosotros y yo le dije, ‘No tenemos nada que ofrecerte’, pero me dijo que quería cantar. Y cantaba muy bien. Cuando salió Pellín del grupo, me llegaron muchas recomendaciones, pero yo siempre pensé y he pensado en darle oportunidad a gente nueva y a quien yo pudiera ayudar. Así es que cuando salió Pellín me llegó un muchacho y me dijo que interesaba cantar con nosotros. Yo no sabía quién era, pero ese fue Charlie Aponte, la historia hay que contarla”.

Jerry Rivas

“Cuando Andy (Montañez) se fue, Quique Lucca me recomendó a un muchacho que cantaba rock. Jerry Rivas llegó a casa, al estudio, y algunos del grupo pronto me criticaron ya que vieron a Jerry un poco ‘cara pálida’. Uno de los técnicos del estudio me dijo, ‘Pero Rafa, tú estás loco, ese muchacho es medio colora’o, rubio y de ojos claros’. Ese día no cantó, pero le pedí que me trajera alguna de sus grabaciones y me trajo una guaracha que había cantado con un grupo. Pues al otro día llegué al estudio y se la puse a los muchachos y me dijeron, ‘Oye, ese tipo canta bien, ¿quién es ese muchacho?’… Ahhhh, les dije, ‘Pues el mismo que vino ayer y a ustedes no les gustó’”.

Anthony García

“Yo creo en darle oportunidad a la gente joven y con buen talento. Ya lleva cuatro años con nosotros y la gente lo ha aceptado. Me ha sorprendido, es un muchacho bueno, nosotros nos reunimos con sus papás, su esposa y sus hijos, y le dijimos que si venía a El Gran Combo, venía a un grupo de veteranos, que este no era el futuro, el futuro son los jóvenes, esto es una trulla de viejos. Se lo dijimos, es decir, que no era fácil para él. Su debut fue fuera de Puerto Rico. Yo con él, pensé mucho en la parte económica, cómo iba a reaccionar a la parte económica, a eso de los viajes y agenda, pero ha reaccionado muy bien y ha manejado muy bien al público y la parte económica también, porque eso es algo que pudiera hacerle daño a uno, pero estoy satisfecho, ha trabajado muy bien con todo esto”.

Gilberto Santa Rosa

“Cuando Andy (Montañez) se fue, alguien me dijo el nombre de Gilbertito Santa Rosa. Yo conozco a Gilberto, cantando así, desde que tenía 10 a 11 años. Gilberto es de nacimiento, ese talento es innato y él siempre fue fanático de El Gran Combo. Cuando ya estuvo más grande (18 años), como te decía ese muchacho canta de a vicio, pero ¿cómo yo me voy a llevar a ese muchacho y lo voy a poner a cantar en Nueva York, tan jovencito, que vengan aquellas ‘aparatas’ de la (calle) 110 y la 115 y me lo rapten?... Y entonces, ¿qué yo le digo a sus papás? No, lo mejor era que se quedara en su casa. Una vez Jerry (Rivas) se enfermó y estuvo tres semanas fuera y Gilbertito lo sustituyó y estuvo cantando con nosotros hasta fuera de Puerto Rico y no quería ni cobrar, imagínate. Y luego volvemos a Puerto Rico e íbamos a tocar en una boda en un hotel en San Juan y le pregunto a Jerry que cómo se sentía y me dijo que un poco mejor. Pero me dijo: ‘Gilberto quiere cantar, que vaya él’. Yo le digo: ‘Gilberto que se quede en su casa y ven tú a cantar’. Imagínate, se presentan estos dos a cantar, y entonces, ¿qué voy a hacer yo después con ustedes? No, le dije a Jerry que él iba a cantar. Pero, sí, Gilbertito es de El Gran Combo”.

Ithier recuerda la época del merengue y la salsa erótica

Como fundador y director de El Gran Combo de Puerto Rico, Rafael Ithier ha sido testigo del ir y venir de las modas dentro de la industria musical. De todas recuerda la intensidad con la que el merengue y la llamada salsa erótica se apoderaron de la radio y del gusto del público en la década del 80.

“Para entonces, yo mandé a hacer cinco merengues y entonces entrábamos a los bailes con un merengue. Recuerda que cuando se pegó el merengue, Johnny Ventura y Wilfrido Vargas tocaban sus merengues y eso se quería caer. Entonces mandamos a hacer cinco merengues (a montarlos) y abríamos con uno de ellos. Una vez la gente estaba bailando, ya nosotros los teníamos ahí, entonces tocábamos nuestra salsa”, recordó el veterano pianista.

En cuanto a la salsa romántica y erótica que tuvo gran éxito entre los años 80 y 90, dijo que fue un experimento que en el caso de El Gran Combo fracasó.

“Eso lo hicimos en cierta forma para complacer a nuestra gente. Montamos ‘Ámame’ y ‘El aguacero’, que eran números en esa línea. Fueron tremendos éxitos. Pero eso no era lo que quería El Gran Combo, lo hicimos para que la gente supiera que podíamos tocar ese estilo, que podíamos hacerlo. Pero el segundo disco que hicimos en esa línea (“Latin-Up”, 1990) fue un fracaso, es más fue un desastre. La gente no quería esa línea de parte de nosotros”.

Comments (0)