19 ago. 2017 0 comentarios

Diego El Cigala: "¡He soñado muchas veces una rumba con mi compadre Camarón y con Héctor Lavoe!"


Diego El Cigala bien acompañado. Con Bobby Valentin, Eddie Montalvo, Chegui Ramos, Roberto Roena, Pablito Rosario, Toñito Vásquez e Ito Torres, durante la grabación de Indestructible


Fuente: El Comercio, Perú. Por Enrique Planas

"Estoy hecho polvo”, nos dice. La pena se siente del otro lado del teléfono. Ahora Diego Ramón Jiménez Salazar, más conocido como Diego el Cigala, responde desde la habitación de un hotel en República Dominicana. Pero dos noches antes cantaba en el Festival Castell Peralada, que se realiza en un pueblo de 1.500 habitantes, entre Figueras y la Costa Brava, a unos 150 kilómetros de la hoy golpeada Barcelona. “Para que veas cómo es la vida, un primo mío fue a comprarse una camisa en Las Ramblas. Al salir de la tienda, empezó a ver a gente sin brazos, ensangrentada. Acabo de hablar con él. Lloraba. Es terrible”, dice conmovido el autor de “Indestructible”. “Los terroristas ya no se dedican a poner bombas. Por lo que veo, ahora se trata de coger un camión y arrasar con todo lo que haya por delante. Qué horror. Ya no sabes por dónde te van a salir. ¿Me entiendes lo que te quiero decir?

— Lo entiendo bien. Los peruanos lo hemos vivido...
Claro. Hoy han destrozado a niños con sus padres. Por favor, dile a la gente de tu país que estoy muy triste, muy consternado. Quiero solidarizarme con mi gente de Barcelona. Y mandar mis condolencias. Ahora mismo me siento superfatal.

— Tengo algunas preguntas sobre salsa para compartir contigo, pero en casos como este, todo parece perder sentido... 
Totalmente. Pero la vida continúa. Y tenemos que tirar para delante. Por eso estaremos en el Pentagonito de Lima, si Dios quiere.

Con el bastón de Moré

“Indestructible” es el nombre de su más reciente disco y de la gira que lo trae próximamente a Lima. Un disco en el que hermana la voz flamenca con una investigación en la salsa dura de los años setenta y ochenta que lo llevó a recorrer las capitales del ritmo: La Habana, San Juan de Puerto Rico, Cali, Nueva York, Miami.

— Me conmovió que dedicaras tu nuevo disco a tu esposa Amparo. ¿Crees que la salsa te ha ayudado, si no a superar tu pérdida, a convivir con su ausencia? 
Totalmente. No hay día que me levante y no esté ella presente. Este proyecto era más idea suya que mía. Amparo tenía muy claro que, llegado el momento, yo tenía que cantar esto. Me lo decía muchas veces. Sí, es un homenaje a ella en toda regla. Por donde voy a cantar, siempre está el espíritu de ella.

— ¿Cómo te convenció para embarcarte en este proyecto salsero? 
A mí me gusta mucho la salsa. Luego, ya con la experiencia vivida con Bebo Valdés, empezamos a hablar sobre La Fania, Cheo Feliciano, Johnny Pacheco, Pete ‘El Conde’ Rodríguez, Héctor Lavoe, esa gente. Yo era reacio porque respeto muchísimo la música, respeto muchísimo el mundo de la salsa. Tenía miedo, la verdad, frente a tantos genios.

— ¿Cuál fue el reto mayor a la hora de grabar “Indestructible”?
La elección de los temas. Fue una búsqueda como quien va al sastre para hacerse ocho trajes a la medida. Allí decíamos: este tema te va, este no. Tiene que ver con la tonalidad, con la voz. En el proceso hubo penas, lloros, alegrías. Creo que es allí donde se forman los buenos discos. El otro día me sentí muy orgulloso porque en el festival Tempo Latino, en Vic-Fezensac, cerca de Toulouse (Francia), me otorgaron el bastón de Benny Moré.

— ¿Es el premio del festival?
Sí, una réplica exacta del bastón. Se lo otorgan a muy pocos artistas. Se lo dieron a Cheo Feliciano, a Tito Puente, a Johnny Pacheco, a Cachao López. ¡Y me lo otorgaran a mí! Yo no sabía nada, pero cuando terminé de cantar, subió el alcalde de la ciudad y me dio el bastón. No soy merecedor de él, pero se siente bien tenerlo. Lo voy a poner en mi estudio de grabación. Es más, ¡voy a salir en alguna actuación con el bastón de Benny Moré!

— ¿Qué tiene la salsa que nos hace recordar tanto las penas de amor?
Sí, sí. Es duro. Sus letras tienen mucha nostalgia. Incluso te afecta más que los boleros o el tango. Pero mira, para cantar salsa, también tienes que saber cantar boleros. Es parte de todo. Me gusta mucho la salsa por la rítmica. Y en eso, la salsa es como hermana del flamenco.


— ¿Cuál es el punto de contacto entre la voz del sonero y la del cante flamenco?
Yo compararía a Camarón de la Isla con Héctor Lavoe, ambos que en paz descansen. ¡He soñado muchas veces una rumba con mi compadre Camarón y con Héctor Lavoe! Con Camarón compartí muchas noches de fiesta. Y cuando viajé a Ponce, en Puerto Rico, me presenté en la tumba de Héctor Lavoe. Me pareció tener una comunicación con él. Le brindé mis respetos y le pedí su permiso para grabar dos de sus éxitos: “Periódico de ayer” y “Juanito Alimaña”. ¡Sentado en su tumba!

— ¿Y qué tan bien bailas la salsa?
Pues prefiero estar sentado en una banqueta y ver a la gente bailar [ríe].

— Intuyo que no sabes bailar...
No. Y sin embargo, sí sé bailar bulerías, flamenco. En salsa tengo mis pasos, pero el resto se lo dejo a los grandes bailarines [ríe]. ¿Sabes a quién se lo dejo?

— ¿A quién?
A mi compadre Oscar D’León. Él es el mejor de todos. Nunca había visto a alguien cantar, tocar el bajo y bailar al mismo tiempo. ¡Epa!

— ¿Cómo fue tu encuentro con el Faraón de la Salsa?
Ya nos habíamos conocido antes, cuando grabamos unas rancheras a ritmo de rumba. A partir de allí nos hicimos amigos. Luego coincidimos en la recepción de un hotel en México, cuando estaba grabando “Indestructible”. Y le dije: “Maestro Oscar, tenemos que hacer algo juntos. Conoces ‘El paso de Encarnación’?” (tema de Antonio Machín). Y él me respondió: “¡Pero cómo no voy a conocerlo!”. Tomamos un avión a Miami y lo grabamos allí.

— El disco te llevó a La Habana, a San Juan, a Nueva York, a Miami, buscando a los músicos de la salsa dura. ¿Sientes que llegaste tarde? ¿El reguetón no se ha apoderado de todo?
Me han preguntado si yo estaría dispuesto a hacer algo con algún reguetonero. Y he dicho que no. Jamás. ¡Atrás! Lo respeto mucho, pero no tiene nada que ver con el flamenco. Sería imposible.

— ¿Crees que un disco como el tuyo abre nuevamente las fronteras de la música caribeña en España?
Creo que sí. Es un buen momento. La salsa llevaba un buen tiempo alicaída, pero nunca muere. ¡Ahora mismo está viviendo un momento buenísimo!

MÁS INFORMACIÓN
Lugar: auditorio del Cuartel General del Ejército. Av. Paseo del Bosque 740, San Borja. Día y hora: sábado 16 de setiembre, 8 p.m. Entradas: Desde 38 soles. Teleticket.
18 ago. 2017 0 comentarios

Las Leyendas de Fania en La Fortaleza



Como antesala al evento The Last Fania Legends in Concert, el gobernador Ricardo Rosselló recibió durante la tarde de hoy a los integrantes de la Fania All-Stars en el Salón de los Espejos de La Fortaleza.

“Es un honor recibir a los miembros de la Fania All-Stars aquí en La Fortaleza. Agradecemos que tomaran de su tiempo para compartir con nosotros y por continuar deleitando con su talento y música a todos los puertorriqueños que disfrutamos de tan excelente repertorio”, destacó Rosselló.




SONEO EN LA FORTALEZA

Durante la visita estuvieron presentes Ismael Miranda, Choco Orta, Bobby Valentín, Eddie Montalvo, Alberto Santiago, Domingo Quiñones, Oreste Domingo Vilato, Isidro Infante, Edwin Clemente, Eliut Cintrón, Reynaldo Jorge, Jerry Medina, Robert “Bobby” Cruz y Richard Maldonado, mejor conocido como "Richie Ray".

El concierto, que se llevará a cabo mañana en el Coliseo Rubén Rodríguez de Bayamón, contará con un círculo de 65 pies de diámetro en el escenario, además de sobre 200 máquinas movibles y efectos especiales.




La agrupación legendaria de salsa se originó en la ciudad de Nueva York en el 1968. Durante su historia ha experimentado diversos géneros musicales, entre ellos el rock, jazz, mambo y soul. Entre los eventos históricos en los que participó se encuentra el concierto de inauguración del Coliseo Roberto Clemente en San Juan en el 1973.

16 ago. 2017 0 comentarios

Nostalgia chalaca



Miren esta foto que mi amigo Hernan Zelaya acaba de publicar en su cuenta de Facebook. Ahí estoy con Kike Vigil, Anthony Lázaro, el propio Hernán, Daniel Martinez e Ivan Hidalgo.

La foto me resultó especial no solo por estar al lado de muy buenos amigos y entusiastas de la Salsa en Peru sino porque hizo que me diera cuenta que fue tomada el año 2012, y que fue la ULTIMA VEZ que asistí a un Chimpun Callao....

No sé si eso me hace "menos salsero", pero me hizo reflexionar y recordar aquellos años en los que esperaba agosto con más entusiasmo; cuando sentía que el Festival (hoy Fiesta) era el equivalente a la Feria del Hogar de los 80s; cuando se hizo costumbre que llegaran al Callao muchas orquestas y cantantes por vez primera.

Reconozco que la Fiesta sigue convocando a miles (gracias también a los precios populares), que Ismael Miranda, Andy Montañez y Tito Nieves destacan entre los grandes nombres de la Salsa de hoy y siempre y que la mezcla de salsa, timba y regueton (así se escribe, ¿no?) viene siendo exitosa para los promotores.

Pero también admito que ese "encanto" que generaba el otrora Festival, la inquietud por ver por "primera vez" a tal o cual cantante u orquesta ya no está. Al menos, es lo que me ocurre a mí.

¡Todo lo que provocó una foto! Año 2012, mi último Chimpun Callao ¿cuál fue el tuyo?
Fin de la nostalgia (chalaca)

14 ago. 2017 0 comentarios

Se juntan las Leyendas de la Fania




Fuente: Pimera Hora, Puerto Rico. Por: María Ivette Vega Calles

Esa salsa sabrosa que hizo retumbar La Fania en escenarios de todo el mundo será revivida en The Last Fania Legends, concierto que se presentará el 19 de agosto en el Coliseo Rubén Rodríguez, en Bayamón. 

“Llevábamos dos años tratando de reunir a quienes son realmente las últimas leyendas de La Fania junto a Ismael Miranda, Jr. Él fue quien nos facilitó la coordinación. Para abril se nos dio la noticia que se pusieron de acuerdo. Somos conscientes de que muchos de los cantantes han muerto, pero La Fania no son los cantantes sino el conglomerado de cantantes y músicos”, destacó el productor del evento, Juan José Busó.

Entre los artistas que participarán en el espectáculo están Ismael Miranda, Papo Lucca, Richie Ray y Bobby Cruz, Bobby Valentín, Adalberto Santiago, Larry Harlow y Nicky Marrero, entre otros. Todos estarán bajo la dirección de Isidro Infante, quien trabajó junto a Johnny Pacheco, director musical del grupo.

“Me mudé a Nueva York en el 76 y Jerry Masucci me llevó a La Fania, no para ser director, sino para ayudar a Louis Ramírez, que era el director de las grabaciones. Allí comenzó el contacto con estas luminarias”, recordó Infante.



En el show se harán tributos a las estrellas que ya no están entre nosotros, como Tito Puente, que será homenajeado con descargas de percusión. Igualmente, Domingo Quiñones cantará temas de Héctor Lavoe, Pete Conde, Cheo Feliciano y Eddie Montalvo. Choco Orta hará lo propio con Celia Cruz.

“Estoy bien contenta de que hayan depositado la confianza en mí para interpretar a la más grande de éste género. Celia tiene tres aspectos muy importantes: estar en un género que siempre ha sido de hombres, ser una mujer negra que dio cátedra y que me abrió paso como mujer”, afirmó la artista.
0 comentarios

Senado reconoce los 50 años de trayectoria de Chamaco Rivera



Fuente: Primera Hora, Puerto Rico

El Senado de Puerto Rico reconoció hoy al salsero Cristobal Senquis Rivera, mejor conocido como “Chamaco” Rivera, por su trayectoria de más de 50 años en la música puertorriqueña.

El senador popular Cirilo Tirado Rivera, autor de la Resolución del Senado 377 en donde se reconoce al artista, estuvo a cargo de la ceremonia que contó con la participación de amigos, familiares y exponentes de la música, como Willie Rosario.

"El Senado se honra honrando a personas como 'Chamaco' Rivera. Se honra de contar con la visita de Willie Rosario a quien Puerto Rico le debe mucho por mantener nuestra cultura y poner nuestro nombre en alto. Siempre es importante mantener nuestra cultura y ustedes ('Chamaco' Rivera y Willie Rosario) son nuestra cultura que mantienen vivo a este País”, expresó Tirado Rivera en un comunicado.

Por su parte, “Chamaco” Rivera se mostró emocionado con el reconocimiento y reafirmó su agradecimiento a quien llamó su maestro, Willie Rosario. “Si no fuera por Willie Rosario no habría un 'Chamaco' Rivera”, dijo.

De igual forma, Rosario contó anécdotas que tuvo con Rivera y destacó el nuevo proyecto de ambos que, según comentó, surgió “del amor que los hijos le tienen a los padres”, en referencia a que la idea del junte fue del hijo de 'Chamaco' Rivera.
0 comentarios

Los pasos de Chucho


Fuente: Granma, Cuba. Por: Pedro de la Hoz

El reino de Chucho Valdés se extiende hasta el infinito. Delante de su vista, o sea, de su manera de entender y comunicar la música, el horizonte se aleja en la medida que el creador devora distancias. Para confirmarlo, bastaron apenas ochenta minutos en una noche de sábado, a base de piano, sin otra compañía, en el vasto escenario de la sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso.

No tenía el protagonista que insistir en que él toma los temas, suyos o de otros, como pretextos para la improvisación. El jazz es eso, pura invención; cada interpretación resulta un momento irrepetible, lo cual no significa que todo se deje a la espontaneidad o al azar.

En una ocasión, el maestro expuso sus criterios sobre el asunto: «Generalmente dentro de una improvisación se oyen los clichés que un músico tiene premeditados. Ahora eso no quiere decir que todo lo que él hace sea premeditado, sino que tiene algunos patrones a partir de los cuales él empieza a crear. Y son identificables además». Y a continuación definió su filosofía: «A veces estoy haciendo cosas y me empiezo a asustar porque me vienen ideas que nunca se me habían ocurrido. Y entonces empiezo a meterme en campos desconocidos. Es ahí cuando mejor me siento; cuando siento que están viniendo las ideas».

Bajo ese principio transcurrió su concierto habanero en solitario. Un principio que ha ido perfeccionando desde los días en que creció bajo el influjo de su padre, el gran Bebo –¡cómo permanecer impasible ante la versión de Con poco coco!–, pero no a la sombra; en todo caso empinándose en el ejemplo. ¿Lección que no olvida? La de la profesora Zenaida Romeu, cuando, ante el veloz desplazamiento del discípulo sobre el teclado, le dijo: «Eres hábil, ahora debes hacer música».

Con música comenzó la noche, sin artificios, como quien va al origen de lo que el jazz representa como símbolo de libertad espiritual. Con música culminó, la de las esencias, pues en esta Isla es imposible no pulsar el son en cada esquina.


Al interpretar In walked Bud (1947), de Thelonious Monk, Chucho reverenció a un referente ineludible del lenguaje jazzístico del piano, que a su vez había hecho honor, como su nombre indica, a un colega inspirador, Bud Powell, en el que Monk, por cierto, apela a unos acordes progresivos procedentes de la canción Blue Skies, de Irving Berlin.

Por Miguel Matamoros y Lágrimas negras, compartida a viva voz por el público, y un son de su cosecha, acompasado por palmadas rítmicas del auditorio, vino la evidencia del linaje de un pianista que cuenta entre sus tantísimos méritos haber sido fiel a una célula rítmica que está en su código genético.

En lo que fue de uno a otro confín, Chucho fue recorriendo estaciones de muy diversa naturaleza, pero con su huella identitaria personal. Da lo mismo que sea la inefable Bésame mucho, de Consuelo Velázquez, o la Rhapsody in blue, de George Gershwin, o la novedad de la pieza central de la banda sonora de Esteban, la laureada película de Jonás Cosculluela, el intérprete sorprende con sus arpegios prodigiosas, la independencia de ambas manos, los acentos rítmicos sorprendentes y un sentido de la construcción dinámica que denota ingenio y buen gusto.

Bienvenidas las citas: el final de Caridad Amaro con aires de Rachmaninov, las fugas de Bach que se asoman en recodos inesperados y el Chopin revisitado del Preludio en Mi. Y sobre todo, el insólito despliegue a lo largo de The giant steps, del inmenso John Coltrane.

Nada faltó. O sí: Mambo influenciado. Hubiera sido la joya de la corona. Pero no se puede pedir más.
0 comentarios

El 29 de Agosto será la Fiesta Internacional Chimpun Callao



Esta mañana en su cuenta de Facebook el Gobierno Regional del Callao anunció a los artistas nacionales e internacionales que serán parte de la 21 edición de la Fiesta Internacional Chimpun Callao.

Ismael Miranda, Andy Montañez, Tito Nieves y Los 4 de Cuba se presentarán el próximo martes 29 de agosto en el Estadio Miguel Grau del primer puerto.

Las orquestas nacionales serán Zaperoko, K'llao Salsa, Los Barraza, Yosimar y su Yambú y Engerberth Tapia.

Las entradas se venderán en las boleterías del mismo estadio los días sábado 26 y domingo 27,  previa presentación de DNI y hasta cuatro tickets por persona. Los precios oscilan entre 9 y 15 soles.
5 ago. 2017 0 comentarios

¡Sonó Sonó Tite Curet!


Recordando el Especial del Banco Popular de Puerto Rico del año 2011, dedicado a la figura de Tite Curet Alonso, El Compositor Número Uno de la Salsa

0 comentarios

Héctor sigue en el Perú, 31 años después


Pasan los años y el recuerdo sigue indeleble. Seis noches que marcaron un antes y un después en la historia de la Salsa en el Perú.

Lavoe en la Feria del Hogar. 1986. Y los videos de Hugo Abele que permanecieron inéditos hasta el año pasado sirven para ponerle imagen a los audios que nos sabemos de memoria.

Héctor sigue en el Callao, en Lima, en el Perú. ¿No me creen? Véanlo....

4 ago. 2017 0 comentarios

Y hace 35 años partió Ñico Saquito



Fuente: Prensa Latina, Cuba

Santiago de Cuba. Al cumplirse hoy siete lustros de su desaparición física, recibió el homenaje de esta ciudad Benito Antonio Fernández Ortiz, popularmente conocido como Ñico Saquito, uno de los reyes de la picaresca en la música cubana.

En el cementerio patrimonial de Santa Ifigenia, donde un sendero de los trovadores acoge las tumbas de célebres artistas, se dieron cita juglares santiagueros que evocaron el legado del autor e intérprete de piezas emblemáticas del panorama sonoro del país.

Entre ellos estuvieron los integrantes del septeto Ecos del Tivolí, ganadores del más reciente premio Cubadisco por su álbum De mi viejo Santiago, en la categoría de música de archivo y con obras inéditas de ese ícono del arte popular.

Junto a otros reconocidos creadores entre los que sobresale el holguinero Faustino Oramas, más conocido como El Guayabero y también fallecido, Ñico Saquito cultivó principalmente la guaracha, con tintes de doble sentido y una ingeniosa jocosidad que calaba en el gusto del público.

El mecánico fundidor, devenido pelotero y sobre todo músico autodidacta, se ganaba parte del sustento acompañado por la guitarra en bares y cantinas de la urbe y logró inscribirse entre los más populares músicos cubanos.

El origen del sobrenombre, asociado a su eficacia para atrapar la pelota como center field, así como la historia detrás de la guaracha María Cristina me quiere gobernar, una de las más famosas de sus creaciones, junto a la antológica Compay Gallo, son parte de la leyenda a su alrededor.

En la trayectoria de sus 81 años resaltan su estancia durante nueve años en Venezuela y la formación del cuarteto Compay Gallo, tras la popularidad que alcanzó la pieza en voz del trío Matamoros.

Nacido el 17 de enero de 1901, al dejar de existir en La Habana el 4 de agosto de 1982 le siguió la simpatía de quienes disfrutaron de sus originales propuestas.
0 comentarios

Hace 40 años murió Antonio Machín



Fuente: Granma, Cuba. Por: Ricardo Alonso Venereo

La figura del cantante Antonio Abad Lugo Machín (Sagua la Grande, Las Villas, 19 de enero de 1903–Madrid, España, 4 de agosto de 1977) más conocido como Antonio Machín siempre será recordada por los músicos cubanos. Muchas fueron las canciones que inmortalizó en su voz: El Manisero, Dos Gardenias y Angelitos Negros, con esta última triunfó definitivamente en España tras estrenarla en 1947 en el Salón Novedades de Barcelona.

ENTRE DOS AGUAS

Antonio Machín, hijo de padre español y madre cubana, fue víctima del racismo en una época donde ser negro era mal visto por la sociedad. Interesado desde niño por el canto quiso de joven estudiar bel canto y ópera, pero se dio cuenta que dado su color su repertorio quedaría reducido a Otelo.

En 1924 llegó a La Habana acompañado por el guitarrista Manuel Zaballa con el que formó dúo. Tal fue el éxito que logró que la burguesía habanera olvidara el color de su piel y aceptara que cantara en la radio, donde coincidió con Justo Azpiazu (Don), quien lo incorporó en 1926 como segundo cantante de su orquesta. Se convirtió entonces en profesional y en el primer negro que actuara en el Casino Nacional de La Habana. Con Azpiazu viajó en 1930 a Nueva York, donde popularizó temas como Aquellos ojos verdes. En 1932 abandonó la orquesta y formó el Cuarteto Machín.

La década del 30 le deparó viajes a Londres, París, Suecia y otros países europeos. A causa de la Segunda Guerra Mundial, se refugió en Sevilla, en la casa de uno de sus 15 hermanos. Allí se casó en 1943 con María de los Ángeles Rodríguez, luego se radicó en Madrid.

Sus canciones pasaron a ser parte de la memoria sentimental de varias generaciones a través de la radio. También lo atrapó el cine y participó en filmes como La casa de la sonrisa y Fin de semana.

El primer éxito que tuvo en España fue Noche triste, un fox melódico grabado con los Mihuras de Sobré, orquesta que acompañó a Machín en sus primeros éxitos y de la que después se desligó. Entre estos primeros éxitos estuvieron Cómo fue, Moreno, Amor sincero.

En 1947 llegaría su gran éxito en España, con Angelitos negros, convertida en bolero en la década de los sesenta. Logró una adaptación absoluta al país, por eso la frase, muy citada de «El más cubano de los españoles y el más español de los cubanos». No visitó Cuba hasta 1958.

Por su carácter serio y humilde, Machín fue muy bien acogido. Impuso su personal estilo en el bolero y hasta entró en el refranero popular con el dicho «Te mueves más que las maracas de Machín».


En 1949 fundó su propia orquesta, un año antes dijo: «Yo baso mis triunfos sobre dos buenos pilares: la letra de mis canciones y la forma en que las digo. Todo el mundo las entiende y vibra con ellas….»

 Interpretó a importantes compositores, entre ellos el cubano Oswaldo Farrés, autor de temas como Madrecita, Toda una vida, No me vayas a engañar, Quizás, quizás, quizás, Ay de mí... , y la mexicana Consuelo Velázquez, autora de Bésame mucho, Será por eso y Amar y vivir. Mención aparte merece la única versión de la cubana Isolina Carrillo, que él convirtió en un gran éxito, Dos gardenias.

En Alcalá de Guadaira (Sevilla) el 7 de junio de 1977 salió muy agotado de escena y no pudo regresar. Fue su última actuación. Falleció en Madrid el 4 de agosto de 1977, en su casa de la calle General Mola (hoy Príncipe de Vergara), a los 74 años de edad. Descansa en el Cementerio de San Fernando de Sevilla, donde sus compatriotas y familiares le recuerdan cada año rociando su tumba con ron cubano y cantando algunos de sus boleros.

De él dijo el cantante catalán Joan Manuel Serrat: «La figura de Machín está ligada a la cultura sentimental de la radio. Corrían tiempos de hambre, privaciones y miedo. Cuando yo tuve uso de razón, Machín ya estaba consolidado en la memoria sentimental de la gente. Aunque nunca dejó de trabajar, sufría un cierto declive de popularidad, ya que un nuevo tipo de música parecía arrasarlo todo. Lo llevaba con dignidad y logró remontar aquel periodo gracias a la moda camp, recuperando su aureola mítica».

Serrat admite haber «aprendido mucho de Machín y de la música que él hacía. Machín era una esponja tremenda.También podía cantar guarachas con idéntica y pasmosa tranquilidad. Se lo sabía todo. Y alrededor de aquellas canciones, que eran historias, nacieron las vidas sentimentales de las gentes. Machín resultó fundamental».

A pesar de la distancia, Machín siempre estuvo al tanto del quehacer musical de su país. Cuando surgió el chachachá fue quien lo dio a conocer en España. Y no hubo músico cubano que pasara por España al que no fuera a visitar. Así sucedió con Pacho Alonso y sus Pachucos, Los Papines, Ela Calvo, Los Compadres y Carlos Puebla y sus Tradicionales, entre otros.

De él dijo Alejo Carpentier: «Machín interpretó con igual fortuna una rumba trepidante que una canción llena de nostalgias. Pleno de curiosidad y amor por las cosas de su tierra sacó del olvido muchas décimas antiguas, canciones cuyos recuerdos comenzaban a borrarse, comunicándoles nueva vida».
2 ago. 2017 0 comentarios

Fallece Cali Rivera, el artesano de la percusión



El pasado domingo 30 de julio falleció Jorge Calixto Rivera, fundador de JCR Percussion, una de las compañías con mayor prestigio en la confección de instrumentos de percusión.

Cali nació en Puerto Rico y llegó a los Estados Unidos en 1958. Primero fue mecánico de autos y años después empezó en la fabricación de instrumentos. Era también percusionista (destacó por muchos años actuando con Yomo Toro) y su padre confeccionaba guitarras.

Una de las peculiaridades de JCR era que sus instrumentos no eran fabricadas en serie sino "hechas a mano", razón por la cual Rivera era reconocido como un reputado artesano de la percusión, destacándose especialmente por la confección de las campanas, que eran "la especialidad de la casa"

Tenía 79 años de edad. ¡Que Descanse en Paz!



29 jul. 2017 0 comentarios

Fallece Puchi Rodríguez, el hijo de Pellín



Ha fallecido Puchi Rodríguez, cantante puertorriqueño e hijo del recordado vocalista Pellín Rodríguez (integrante de El Gran Combo de Puerto Rico y de El Combo del Ayer).


Días atrás Puchi estaba soldando un yate cuando sufrió un trágico accidente debido a una explosión que le originó quemaduras en el 70% de su cuerpo. Lamentablemente no pudo recuperarse.



Puchi dedicó principalmente su carrera como cantante a honrar la trayectoria musical de su padre. Con Andy Montañez Jr. e Ismael Rivera Jr. formó el grupo Los Hijos de los Célebres, grabando hace más de quince años los discos Los Hijos de los Célebres con el Apollo Sound y Homenaje a los Cuartetos y Sextetos.

Puchi Rodríguez haciendo coro con Eddie "La Bala" Pérez

Hace más de un año presentó en Youtube el Proyecto Pellín Rodríguez, idea musical también dedicada a su padre.



¡Que Descanse en Paz!
24 jul. 2017 0 comentarios

Andy Montañez, 55 años de historia



Fuente: Codiscos, Colombia

Buena parte de la obra musical de Andy Montañez se ha escuchado en Colombia y en el mundo. Es por ello que el boricua celebra sus 55 años de trayectoria con un álbum, CD más DVD, con la dirección musical del maestro Pedro De Jesús y la producción Musical del reconocido Diego Gale, con el respaldo de la compañia  Codiscos.

‘The Best’ 55 años de historia, compila 13 temas de su discografía entre los cuales figuran ‘Payaso’, ‘Casi te envidio’,  ‘Milonga para una niña’,  ‘Me gusta’,  ‘Dulce veneno’, entre otras, que se suman a un tema que interpreta el Señor de Trastalleres titulado ‘Acompáñame’, un canto que invita a quienes lo siguen a celebrar sus logros en su trasegar musical.

Su historia se comienza a escribir por el gusto e interpretación por el bolero. Son más de cien discos que hacen parte de su obra musical a su paso por la Dimensión Latina, el Gran Combo de Puerto Rico, la Dinastía Montañez y su propia orquesta,  donde comparte con sus hijos Andy y Harold. Dentro de su discografía también se incluye un disco de boleros llamado ‘Sueño’ que produjo hace 4 años.



“Yo me siento muy contento de compartir con el público este tiempo de estar haciendo música. Para mí ha sido muy bonito recordar escenarios y canciones, con las que hay una historia detrás. Disfruté mucho haciendo este trabajo, entregárselo a mi gente a quienes los invito a que me acompañen a celebrar. Hay una dedicación muy especial a mi familia”,  expresa Andy Montañez.

55  años de sus 75 de edad los ha dedicado a la música y a la pregunta ¿qué le falta por hacer?, él contesta…” Seguir cantando”.

0 comentarios

Giraldo Piloto: ¿es la hora post de la timba?



Fuente: Granma, Cuba. Por: Pedro de la Hoz

Giraldo Piloto siente que ha llegado la hora de renovar el entramado timbero en función del gusto actual de los bailadores. Al frente de Klímax desde su fundación algo más de dos décadas atrás, acaba de someter a la consideración del público el álbum Mis 21 años (Egrem), con un repertorio integrado por 12 piezas en las que recorre diversas matrices de la música popular cubana, unificadas bajo el denominador común de un particularmente intenso tratamiento orquestal.

En términos de ritmo y timbre, el actual ropaje de Klímax pareciera un paso lateral en un panorama donde los acentos fuertes de la timba han predominado. Pero si se presta atención, Piloto no ha hecho más que ser fiel a sí mismo, a lo que comenzó aportando a la banda NG, de José Luis Cortés en sus orígenes, y al despegue de Issac Delgado.

Hay piezas de puro linaje timbero –si nos ponemos de acuerdo en valorar el fraseo incisivo de los metales, el tupido tejido de la percusión y la dinámica de las voces solistas y los coros–, como Un juego de manos, con Carlos Calunga, reviviendo sus días en la agrupación antes de incursionar con el Trabuco de Manolito Simonet  y una de las versiones de Buenavista Social Club; Mami, a cargo de Dayán Carreras, conocido por su labor con Pupy y Los que Son Son; y, sobre todo, ¿Qué me vas a hacer?, con la explosiva Tania Pantoja; y Por qué no, en la que Yenisel Valdés y Brenda Navarrete desplieguen los tópicos de la aludida corriente de la música bailable.

Pero están esas otras obras donde el son deriva a una expresión salsera sofisticada, mediante variantes que dan cuenta de la profunda conexión del autor y director musical con la evolución del género en la isla: Mi ventana, donde une la característica emisión vocal de Alexander Abreu con la estirpe rumbera de Osaín del Monte; Nuestro amor es un partido de fútbol, con Paulo FG como protagonista; Si tú no está pa’ na’, defendida por Amaray; La chica del horóscopo, en la que sumó al vanvanero Robertón (lamentablemente el video clip es de un sexismo vulgar); y la recuperación, en la voz de Mandy Cantero, de una de las joyas de Piloto, El 443025.

Giraldo Piloto y Alexander Abreu


Del bolero a la balada se cruzan dos temas: No imaginé, por Waldo Mendoza, y Grandeza nuestra, que en el arreglo de Demetrio Muñiz y la comunión entre Leo Vera y Pancho Céspedes, cobra altura convincente.

No podía faltar el homenaje a la memoria de su padre, Giraldo Piloto, quien formó uno de los más respetados binomios autorales con Alberto Vera. El clásico Añorado encuentro, que popularizó Vicentico Valdés, trae de vuelta aquella grabación original engarzada a su recreación salsera por Klímax. Una pista para disfrutar.
0 comentarios

Oscar Hernández y su Spanish Harlem Orchestra en Congreso de la Salsa de Miami



Fuente: El Sentinel, Florida. Por: Aurelio Moreno

Pianista, director de orquesta, arreglista, compositor, productor, salsero, jazzista y hasta ingeniero de la música para teatro y jingles, Oscar Hernández es uno de los músicos más completos de nuestra generación.

Nacido en Nueva York de padres puertorriqueños, también es uno de los artistas más exitoso en sus géneros — ha ganado tres premios Grammy — ambicioso y afortunado de los últimos 40 años.

“Después de tantos años me siento bendecido de haber estado envuelto en tantas cosas de calidad”, indica este genio quien ha trabajado con leyendas en múltiples categorías de la talla de Ismael Miranda, Ray Barreto, Celia Cruz, Tito Puente, el Conjunto Libre, Pete ‘El Conde’ Rodríguez, Rubén Blades, Julio Iglesias, Juan Luis Guerra, Willie Colón y Oscar D'León, entre otros.

Y en todos y cada uno de ellos, incluyendo a Gloria Estefan (”On Your Feet”) y Paul Simon (”The Capeman”) en Broadway, ha dejado una profunda huella.

Con esa poderosa mezcla de virtuosismo, madurez, versatilidad y particularmente compromiso profesional e histórico —su misión es mantener el legado de aquellas míticas figuras tropicales que han fallecido — Hernández y su magistral banda Spanish Harlem Orchestra (SHO) llegan al sur de Florida este sábado 29 de julio para darle caché al Congreso de la Salsa 2017 que se está llevando a cabo en el Deauville Hotel Resort en Miami Beach.

“La orquesta ya tiene una trayectoria de 15 años y aunque hemos tocado en todas partes del mundo... Asia, Europa y América siempre nos entusiasma tocar ante un tipo de público diferente”, precisó el maestro en una reciente conversación telefónica desde su residencia en Los Ángeles. “Hace tiempo que no vamos a Miami y ojalá que nos acompañe mucha gente que sepa apreciar la calidad del espectáculo que vamos a presentar”.


El Congreso de la Salsa 2017, que arranca el miércoles 26 en el Deauville, reúne a músicos, DJs, bailadores profesionales y otros amantes de la música tropical bailable. El encuentro culmina con la velada que amenizará la SHO.

De 63 años, el artista viene de lanzar su más reciente proyecto, el álbum de jazz Oscar Hernández & Alma Libre ‘The Art of Latin Jazz’, con 10 temas originales, todos compuestos por el pianista.

“Es algo que forma parte de mi formación musical, siempre he trabajado en el campo del jazz latino y me ha dado la oportunidad de hacer algo diferente no solamente como pianista, sino también como compositor”, dijo al respecto del nuevo CD.

¿Significa esta propuesta que dejarás de hacer salsa con la SHO?

“De ninguna manera. Estaré haciendo algunas presentaciones con ese grupo [de jazz] pero siempre va a tomar un papel secundario con respecto a la SHO. La salsa dura es lo que llevo en el corazón”.

Y al mismo tiempo reveló algo nuevo.

“Con el jazz estoy buscando una nueva oportunidad de trabajo. Viajar con la Spanish Harlem Orchestra no es fácil, son 13 músicos, 13 pasajes de avión, 13 habitaciones de hotel...”

El menor de 11 hermanos, Hernández buscó en la música un escape del ghetto del sur de Bronx en Nueva York y a los 14 años comenzó a tocar el piano. Autodidacta en el arte, debutó profesionalmente con Joey Pastrana y La Conquistadora, y en 1972 fue contratado por Ismael Miranda y luego saltó a la banda de Barretto.

Tras seis años con el “Manos Duras” conoció a Blades y se unió al icónico grupo del panameño, Seis Del Solar.

“Con Rubén imagínate hice muchos arreglos, entre ellos “Todos Vuelven”, “Ojos de Perro Azul” y “Ella se Esconde” y sigo por allí pa’ bajo....

En 2002 funda y comienza a dirigir la SHO a la que define como “actualmente, sin duda, una de las mejores orquestas de salsa del mundo” (y tiene dos Grammy para respaldar esa apreciación y una nominación al premio con su primer álbum ‘Un Gran Día en el Barrio’).

Y confesó otro secreto: “aunque la idea de crear SHO no fue mía, fue un regalo divino y llegó en un buen momento porque la gente ya se estaba olvidando de ese tipo de música...la salsa dura”.
0 comentarios

Fiestas Patrias con Cano Estremera, Ray Sepúlveda e Hildemaro


Este viernes 28 de Julio, celebrando Fiestas Patrias, se realizará el show Salsa All Stars que presentará a los Carlos Cano Estremera, Ray Sepúlveda e Hildemaro.

El evento se realizará en el Centro de Convenciones Viera, Av.Industrial 3670 (espalda de Megaplaza) en Independencia
0 comentarios

Llega al Perú Adalberto Alvarez



Adalberto Alvarez, uno de los grandes de Cuba, regresa a Perú para realizar una serie de presentaciones en nuestra capital:
Miércoles 26. Kali 
Jueves 27. Cuba Domingos
Viernes 28. Bohemia 
Sábado 29 Asere de Miraflores.

Sabor cubano del bueno, en Lima de nuevo...
0 comentarios

Fallece Carolina Rey, integrante original de Salserin



Carolina Rey, la única integrante mujer de la popular orquesta Salserín, murió luego de haber padecido un extraño cáncer en la rodilla denominado 'sarcoma sinovial'. La noticia fue confirmada en Instagram por sus compañeros de la agrupación salsera.

"La última vez que te vi fue sonriendo, así nos despedimos aquella noche nunca te olvidare. A partir de hoy serás otro ángel que me guiará y me cuidará como en vida lo hiciste. Descansa en paz", escribió Toño León, el popular Bebé salsero.

Carolina Rey integró la primera generación de Salserín entre los años 1993 y 2001. La trompetista utilizó su cuenta de Instagram para informar a sus seguidores que padecía de cáncer. Aunque el mal había sido tratado en un primer momento, en setiembre de 2016 volvió a recaer.

"Hermanos, amigos y conocidos; primero que nada doy gracias a Dios por contar con el apoyo de mi familia y todos ustedes. Sin embargo como he venido desarrollando mi fundación a través de gofundme debo cumplir con el deber de informales que hoy recibí el resultado de mi último estudio de biopsia y lamentablemente la enfermedad retomó el mismo lugar a pesar de los grandes esfuerzos y cirugías que me sometí", contó la extrompetista.
23 jul. 2017 0 comentarios

Cigala viene a Perú con su tour Indestructible


El sábado por la noche, a la salida del show de Eva Ayllón, pude ver el afiche promocional de El Cigala - Tour Indestructible.

Indestructible es el nombre de su más reciente disco, donde rinde homenaje a la Salsa. Esperamos entonces que este show tenga como base la música incluida en dicha producción musical.

La cita es el viernes 16 de setiembre en el Auditorio del Pentagonito, San Borja. Esperamos tener mayores detalles en los próximos días
0 comentarios

El "Espíritu Libre" de la Salsa puso a gozar a Perú



Anoche los salseros limeños pudieron gozar con la presencia de Hermán Olivera, Frankie Vásquez y Pupy Cantor, tres de los soneros más importantes de la actualidad que se reunieron en Lima para ofrecer parte de su repertorio y también para homenajear la música del recordado Manny Oquendo y su Conjunto Libre.


Frankie Vásquez "El Sonero del Barrio"


Eran casi la una de la madrugada del domingo cuando Frankie Vásquez subió a la tarima para dar inicio a la rumba con "Mi Debilidad" y "La Temperatura" (¡Gracias Frankie por el detalle!). Ya estaban también en el escenario Richie Viruet y su trompeta y el trombón criollo de Jimmy Bosch, dando brillo a los temas con sus intervenciones.


Frankie Vásquez y Richie Viruet


"La Cacharra", composición de Jimmy que Frankie grabara en el disco Salsa Dura, y "Lo que Dice Justi" cerraron el primer set de Frankie, quien cumplió con su acostumbrado sabor y sentimiento y "se desquitó" de su anterior experiencia en suelo limeño.



"A Maina" marcó el ingreso al escenario del querido Pupy Cantor. "Te estoy llamando y no respondes", el coro del tema parecía dirigido al responsable del sonido, puesto que Pupy pasó por problemas iniciales con el audio de su micrófono.

Anthony Torres Rosa (su nombre de pila), el más veterano de los soneros que anoche pisaron la tarima, completó su presentación con dos temas más de su discografía con Willie Rosario: "Callejero" y "Chenchere Guma". Nuevamente Jimmy con Richie dirigían las moñas de la sección de vientos de la orquesta peruana dirigida por Omar Basallo, quien tuvo una actuación especial con su piano en varios de los temas de la velada salsera.



Hermán Olivera salió a escena "con todo", "con el machete en la mano" ante el público que hacía rato gozaba en el local del Jr. Cervantes del centro de Lima. "Chango Ta'Veni" abrió el set de "La Voz del Caribe" quien también tuvo la chance de estrenar el Perú el tema "El Vencedor" de su primer disco como solista (del año 2014).


Hermán Olivera en la Pontificia Universidad Católica del Perú


Olivera tuvo un fin de semana especial en Perú. Además de ser una de las atracciones estelares del show de anoche, había sido invitado por la Pontificia Universidad Católica del Perú para disertar acerca de su carrera musical. Momento muy especial para un sonero de su categoría.



"La Blusita Colorá" fue una nueva referencia a Ismael Quintana, interpretada esta vez por su sucesor como cantante de la orquesta de Eddie Palmieri, quien culminó su intervención solista con uno de los momentos cumbres del show, el tema "Otra Oportunidad", descarga potente de casi catorce minutos que electrizó más al público.


Dos grandes: Jimmy Bosch y Hermán Olivera


Párrafo necesario para Jimmy Bosch. Pocas veces hemos visto en tarima a un músico cuya presencia y ejecución hayan sido tan convincentes. Bosch había estado por la mañana con músicos jóvenes en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Por la noche su actuación no fue solo una Clase Maestra, fue un compendio completo de lo que significa el trombón para la Salsa. Sin duda, uno de los más grandes de todos los tiempos en su instrumento.


Jimmy Bosch "El Trombón Criollo"


Eran casi las tres y media de la mañana cuando la secuencia en homenaje a la música del Conjunto Libre comenzó. Los temas fueron:
"No critiques"
"Lo que se da no se quita"
"Que Humanidad"
"Alabanciosa"
"Por qué tú sufres"
"Vengo sabroso"



Manny Oquendo nunca se presentó en nuestro país. Por lo tanto tener juntos a tres de sus cantantes (Pupy, Hermán y Frankie, en ese orden para ser respetuosos en la cronología) complementados por Jimmy Bosch le dio un significado especial a la avanzada madrugada, desde el punto de vista musical. ¡El Espíritu del Libre!
22 jul. 2017 0 comentarios

Hermán Olivera, Jimmy Bosch, Pupy Cantor,, Jimmy Bosch y Richie Viruet: Hoy Salsa pal Pueblo 2





Hoy, la Salsa dura será la protagonista de la noche limeña cuando se presenten juntos, en una misma tarima, Hermán Olivera, Frankie Vásquez y Pupy Cantor, tres de los mejores soneros en la actualidad salsera y que recordarán su paso por el legendario Conjunto Libre de Manny Oquendo.

Ellos tendrán como invitados especiales al trombonista Jimmy Bosch y al trompetista Richie Viruet.

La previa al show, además del ensayo respectivo para que todo quede “afiatado”, tuvo como actividad principal el conversatorio que tuvo como protagonista a Olivera y que se realizó en la Pontificia Universidad Católica del Perú.

La cosa no quedará ahí. Esta mañana Jimmy Bosch dará una clase maestra en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y para las 3:00 pm está programada una conferencia de prensa en el Restaurant Mi Barrunto.

El show central será esta noche en Jr. Cervantes 159, altura cdas. 2 y 3 de la Av. Brasil. Cada sonero tendrá un set inicial para cerrar el espectáculo juntos y rendir honores a Manny Oquendo y esa etapa tremenda de la salsa newyorrican.

Para que se den una idea de lo que se viene, comparto con Uds. parte de lo que fue el ensayo de Hermán Olivera (también aparece Pupy) con Jimmy Bosch. No se lo pierdan en vivo


20 jul. 2017 0 comentarios

Renzo Padilla y su entrevista en El Trome: "en Perú hay mucho talento pero poca creatividad"


El martes 18 por la tarde el diario El Trome entrevistó a través de su página de FB al salsero nacional Renzo Padilla.

La entrevista ha levantado comentarios debido a la respuesta que Renzo dio cuando el reportero le preguntó sobre la posibilidad de un "mano a mano" con el también salsero peruano César Vega.

Padilla dijo: "¿En qué me beneficiaría un mano a mano con esa persona. No estoy minimizando a nadie, solo que se respeta la trayectoria, la diferencia de edad y esas cosas. Se respeta el trabajo de todo el mundo, nadie dice que sea mejor ni peor porque la música es un arte, en la música no hay competencia"

Sin embargo la entrevista no se refirió solo a ese tema, sino que trató acerca de toda su carrera musical; sus inicios, anécdotas y experiencias en sus más de dos décadas de trayectoria.

Reconoció el trabajo de Sabor y Control de Bruno Macher ("el hombre se faja en hacer temas originales con arreglos propios y no tiene el reconocimiento que se merece") y también se mostró preocupado por la situación actual de la salsa en Perú: "Hay mucho talento pero poca creatividad. Por otro lado muchos artistas no quieren hacer covers, pero las emisoras los obligan porque sino no van a sonar"

Para que puedan escuchar completa la entrevista, las compartimos con Ustedes. Aquí está Renzo Padilla "El Borincaico"

0 comentarios

Exitosa gira de Rubén Blades en España



El panameño Rubén Blades se encuentra recorriendo España con su gira "Caminando, Adiós y Gracias". Son cinco las presentaciones programadas, de las cuales ya ha cumplido tres, quedándole pendientes los shows en Tenerife (mañana viernes 21) y Gran Canaria (sábado 22)

Su presencia no ha pasado desapercibida para el público y prensa española que le ha dedicado reseñas y entrevistas. A continuación presentamos algunas de las principales notas que Blades y la Orquesta de Roberto Delgado han motivado en la presente semana


RESEÑA DE LA PRESENTACION EN BARCELONA
Rubén Blades, una salsa eterna.
Fuente: El Periódico de Catalunya. Por: Ferrán Sendra

Rubén Blades nos dijo hace cuatro décadas que bailar y pensar eran actos compatibles, y dio a la música latina un calado poético, filosófico y político convirtiéndolo en algo más que un género de repertorio. Y de esa salsa que contribuyó a construir y elevar se despide ahora en una gira, Caminando, adiós y gracias, que le trajo este miércoles al Poble Espanyol, manteniendo el ritmo y el empaque y dejándose envolver esta vez con un poco, solo un poco, de melancolía.

Blades dispuso un recorrido por sus logros más reconocidos, atendiendo al enunciado de ese «adiós a la salsa», arropado por la orquesta de una docena de músicos dirigida por Roberto Delgado. Frondoso manto sobre el que dar nueva vida a clásicos como Pablo Pueblo, símbólico punto de partida de la noche. Si en el fondo de su obra hay una intención de dotar de dignidad a la cultura de las clases populares, esa canción bien puede representarla con ese retrato del tipo que «llega a su barrio de siempre / cansao de la factoría», ese Pablo Pueblo «hijo del grito y de la calle / de la miseria y del hambre».

Las letras de Blades no acuden a metáforas rebuscadas, se entienden sin necesidad de ponernos metafísicos y combinan a veces la mirada guerrera (Las calles, que «nunca toman prisioneros») con el trazo de humor: ahí estuvo Decisiones, un prodigio de su álbum Buscando América (1984), en que se las arregla para fundir tres historias, la del embarazo no deseado, el triángulo amoroso y el borracho convencido de no serlo y que termina dándose un tortazo con un camión. Mucha vida y mucha guasa, y una invitación a la afición a hacer «una excepción» en su consumo musical y comprar su último disco, Salsa big band. «A ver si así algún día podemos pagar a los técnicos». Blades quiso dejar claro que su retiro es solo de la salsa, que nadie se vaya a pensar, y lo atribuyó a que «llega un punto en que te das cuenta de que tienes más pasado que futuro y comienzas a organizar tu tiempo» porque «sabes que, por ejemplo, ya no serás nunca delantero del Barça».

Vestido de negro, con bombín, el que un día fue ministro de turismo de Panamá se ganó el apelativo de «intelectual de la salsa» que le ha acompañado durante años, agitando de vez en cuando, eso sí, unas maracas con los colores de su país. Lanzó piropos a los cómplices de su vida, sin resentimientos: a Willie Colón en Buscando guayaba (del álbum Siembra, que ambos cocinaron juntos en 1978) y a Ray Barretto en Arayué, y la fiesta fue total en los atracones de ritmo de Amor y control, La caína, Vino añejo... Latinidad con subsuelo africano. «En el Caribe todas las familias tienen al menos un negro. Donde haya demasiados blancos... sospechoso», bromeó (o no).



LA NIÑA Y EL TROMPETISTA
Blades agitador y Blades romántico, mirando muy hacia atrás y evocando al mexicano Luis Demetrio en Apóyate en mi alma, con semejante aplomo vocal,antes de ironizar con la alta sociedad en la deliciosa Ligia Elena, sobre «la cándida niña» que se fuga con el trompetista, a resultas de lo cual «Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiá». Hubo un amago de Cumpleaños feliz entre el público (el domingo sopló 69 velas) que le llevó a recordar sus orígenes, incluida una abuela gallega, la señora Carmen Caramés.

Más clásicos: El cantante, casi nada, sobre los sentimientos íntimos del entertainer (Héctor Lavoe en la pantalla), El pasado no perdona, Paula C y cerrando, Pedro Navaja con su retrato de la fauna del barrio, hito narrativo a golpe de tumbao. Tras dos horas y media de concierto aún hubo más: emotivas Maestra vida y Patria, estirando desesperadamente ese adiós a la salsa con la misma pasión que cuando todo empezó.


RESEÑA DE LA PRESENTACION EN MADRID
NOCHES DEL BOTÁNICO Danzando hasta el último suspiro
Fuente: El País. Por: Fernando Neira

Coque Malla, Rubén Blades y Jorge Drexler este lunes en las Noches del Botánico. 

“Yo soy de allí; de San Felipe, Panamá. Y esta noche toco en Madrid”. Como cualificadísimo salsero, al ilustre Rubén Blades Bellido de Luna le encanta improvisar algunos versos en sus retahílas. Y no esperó más allá de la canción inaugural, Las calles, para ponernos en situación, por si alguno anduviera despistado. A eso se le llama arte natural. O magisterio prolongado. O, por encima de todo, empatía. Así resultó la extensa velada con el panameño: no solo propicia para la danza, que sería fácil pronóstico, sino también para la complicidad. Para la amenidad cantada y contada. La voz y el verbo. Porque sus anécdotas junto a Gabriel García Márquez, del que adaptó algunos relatos para un disco en su día incomprendido, resultaron tan encantadoras como no pocas de sus composiciones.

Siempre son tristes las despedidas, pero don Rubén se ha encargado de que la suya no lo parezca. Entre otras cosas, porque no constituye un sonoro portazo, sino un “ya veremos”, a sabiendas de que aún puede dar unas cuantas vueltas la vida. Y porque casi no contábamos con una visita postrera, este Caminando, adiós y gracias que este lunes pasó por las Noches del Botánico complutenses con energía arrolladora, tal que si nuestro personaje no hubiera soplado en la víspera la respetable cifra de 69 velitas cumpleañeras.

Un total de 3.337 pares de retinas pueden atestiguar que la veteranía no le ha menguado el porte al hombre del sombrero. Tampoco, y esto aún importa más, le ha puesto sordina a su garganta. Blades puede que aceptara a regañadientes esta gira como colofón de casi medio siglo salseando, quizás porque los tipos brillantes sean poco dados a solemnidades y protocolos. Pero la explanada, libre esta vez de sillas, se convirtió en un dulce revoltijo de cinturas en ebullición mientras el graderío miraba de soslayo. Como si el ardor le ganara esta vez la batalla a la comodidad.

Y eso que el Poeta de la Salsa nunca abonó el bailoteo evidente, sino el sustancioso: nadie en el género ha escrito sobre el efecto de los divorcios en los críos (Cuentas del alma) o sobre El cazanguero, el hombre que espantaba a las aves en el penal de la hoy paradisíaca isla de Coiba.


El antiguo ministro de Turismo y teórico presidenciable panameño de aquí a un par de años atesora una avalancha de proyectos en la recámara (jazz, Cuba, Brasil, reggae…) a los que ni él mismo sabe cuándo ni cómo dar salida. Pero en la noche del lunes no procedían las emociones futuribles, sino las realidades intensamente disfrutables. “Rubén, no te vayas”, le espetó Coque Malla antes de abordar, junto a Jorge Drexler, una emotiva lectura sobre ese “hijo de la miseria y del hambre” llamado Pablo Pueblo. Y el jardín casi al completo bramó luego con Prohibido olvidar, valiente manifiesto contra las dictaduras rematado con un “¡Arriba, Venezuela!”.

Puede que no regrese el Blades de Pedro Navaja, que llegó casi al final. Por lo que pueda suceder, el panameño y su escudería, con apabullante sexteto de metales incluido, nos procuraron esta vez un inequívoco y ecléctico festín.


RESEÑA DE PRESENTACION EN FESTIVAL DE JAZZ DE VITORIA
Hasta luego, Blades (y zorionak)
Fuente: El Diario Norte. Por: Aitor Guenaga

Cuesta creer que Rubén Blades esté de retirada. Alguien que celebra su 69 cumpleaños compartiendo con su público casi dos horas y cuarto de un concierto vibrante como el que se ha vivido esta madrugada en el Festival de Jazz de Vitoria-Gasteiz no puede estar pensando seriamente en colgar las congas, los bongos y las maracas y meter para siempre su talento musical y el de su banda en un baúl. Ya lo dice su canción: Todos Vuelven, cuando la memoria les hace revivir de nuevo, soslayando el olvido e incluso la muerte.

Más bien lo que debe de estar haciendo Ruben Blades (Ciudad de Panamá, 1948) es mutar. Ya lo ha hecho antes: de músico a abogado, luego a actor, compositor y hasta ministro de Turismo de su país entre 2004 y 2009. Aunque como él mismo se encarga de recordar al público cuando revisita su éxito Pedro Navaja (tiene muchos, pero ninguno como este, mal que le pese): "La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida·". Claro que también es verdad que esa canción tiene otra estrofa que recuerda aquello de "Si naciste 'pa' martillo, del cielo te caen los clavos". Y se diría que Rubén está encadenado a la salsa y a los escenarios para siempre. Caiga quien caiga y le pese a quien le pese. Incluso a la gira  'Caminando, adiós y gracias', con la que el músico panameño se despide (dicen) de los escenarios, después de prácticamente cinco décadas de carrera. ¡Cinco décadas, mi hermano!

El mítico tema en cuestión sonó casi al final de una actuación vibrante de 'purita' salsa en la que hubo sitio también para el jazz, el son, el bolero y otros géneros musicales que siempre remueven al público, le hacen sudar, bailar, levantar la bandera de su patria y, sobre todo, disfrutar. También en Vitoria, ciudad a la que agasajó desde el escenario. Fueron nueve minutos de Pedro Navaja arropada por una banda como la que dirige Roberto Delgado, un maestro que ceremonias que ya levantó en 2015 el Premio Grammy al mejor álbum de salsa (música tropical) por su espléndido trabajo junto a Blades 'Son de Panamá'. Un trabajo "g rabado por técnicos panameños y en estudio de Panamá, es un disco totalme nte hecho en nuestra Patria", como recordó aquella noche del 19 de noviembre de hace dos años el propio Blades en su cuenta de Twitter.


Todos vuelven

Una orquesta de 13 miembros con una sección de metales de seis musicazos -probablemente lo mejor del acompañamiento, con el permiso de los dos teclistas Enrique Becerra y "nuestro ministro" Juan Berna, como le bautizó durante la actuación el propio Blades- que permite al público casi olvidar a la banda Seis del Solar, con la que el músico panameño ha recorrido medio mundo y grabado buena parte de su extensa discografía. Sonaron, entre otras, Juan Pachanga, Caín -con imágenes de soldados en plena guerra-, Paula C, El cantante (De Lavoe), la ya mencionada Todos Vuelven, convertida en homenaje a los artistas que ya nos han abandonado como Lou Reed, Prince, Tito Puente, Celia Cruz, Leonard Cohen, Paco de Lucía... cuyas fotografías se iban sucediendo unas a otras en la pantalla. Se atrevió incluso con el clásico de jazz Mack The Knive de Kurt Weill, que  Louis Armstrong convirtió en un éxito en 1956 y que posteriormente inmortalizara Frank Sinatra, donde su voz se acercó a la de los 'crooners' más golfos estadounidenses.

Cuesta creer que Blades esté de retirada. Artista y polifacético 'ministro de la salsa' en el Mundo y parte del extranjero que no solo es leyenda viva, sino una enciclopedia de la salsa -como se puede ver y escuchar en sus conciertos, donde relata con pasión esas cinco décadas en las que ha compartido escenarios, historias y estudios de grabación con los más grandes de la música como Willie Colón, Héctor Lavoe, Wynton Marsalis (con el que compartió profesor de solfeo, aunque de eso se enteró mucho más tarde). Y no solo de la música: Blades ha reescrito a Gabriel García Márquez, 'Gabo' -lo que fue un "fracaso discográfico", como ha recordado esta noche en el cierre de esta 41 edición del festival de jazz vitoriano. Un fracaso -del trabajo 'Agua de Luna' (1987), junto a Seis del Solar- que alumbró temas tan espectaculares como Ojos de Perro Azul -que ha sonado en todo su esplendor- o Claro Oscuro.

No cantó en cambio otro tema mítico como Desapariciones, aunque desde el público una hilera de personas levantara con insistencia en varias ocasiones una pancarta alargada con la leyenda "Desaparecidos". Pero Buscando América dejó al público contento y en paz, a "nuestros hermanos de Panamá, Venezuela, Colombia, ¡Adiós!" Y con ese tema se dejó engullir por la negrura del fondo del escenario, justo cuando el reloj oficial marcaba la 1:02, una hora antes de que llegara al mundo hace ahora 69 años.

Por todo esto (y por lo que seguro está por llegar), cuesta creer que Rubén Blades esté de retirada. Todos Vuelven. Al tiempo. 


ENTREVISTA
Rubén Blades: “La salsa no expira porque inspira”
Fuente: La Vanguardia, Barcelona. Por: Esteban Linés

Rubén Blades es figura de referencia de los ritmos latinos desde hace unos cuantos decenios, un nombre íntimamente ligado musicalmente a la salsa. Tanto como compositor como intérprete, el artista centroamericano (Ciudad de Panamá, 1948) ha sabido mantenerse en el olimpo del género aunque con una presencia física intermitente debido a su polifacetismo artístico y a su vertiente como personaje político.

Ahora, el autor de pequeñas joyas como Pedro Navaja ha anunciado que Caminando, adiós y gracias va a ser su última gira, su gira de despedida. En ella ofrece una antología de su fecundo repertorio junto a Roberto Delgado & Orquesta, una de las formaciones punteras de la escena salsera panameña. 

P: Su despedida de los escenarios sólo es como cantante de salsa. ¿En que otro tipo de escenarios se le podrá ver y oír?

R.B.: Digo adiós solo como músico en esta gira de salsa. Tengo otras direcciones como el jazz, el pop, el rock, la música brasileña, todo lo estaré explorando en grabaciones futuras.

P: ¿Significa que también dejará de grabar discos de salsa?

R.B.: No. Lo que estoy diciendo es “no más giras de salsa”. Tengo otro disco de salsa para el próximo año titulado Las cintas perdidas de Medoro Madera, mi alter ego de Santiago de Cuba. Son arreglos de Roberto Delgado, en forma de conjunto, de temas de la década de los años veinte.

P: ¿Esta despedida hay que entenderla como un fin de etapa, como una señal de cansancio, de estar harto o como qué?

R.B.: Es el reconocimiento de que cuando se tiene más pasado que futuro hay que empezar a dosificar el tiempo y a priorizar proyectos.

P: La reivindicación de la big band, tanto en su reciente álbum Son de Panamá como en su actual gira, ¿qué objetivo tiene?

R.B.: Brindar a la nueva generación una muestra de su poder y proporcionar a mi generación la oportunidad de revivir la alegría que produce tal sonido.


P: En un momento en que hay otros géneros musicales muy populares, como el reggaetón, en los escenarios latinoamericanos y entre las jóvenes generaciones, ¿qué salud cree que tiene la salsa ahora mismo?

R.B.: La salsa no expira porque inspira. Hay bandas de salsa a nivel mundial. Cada género tendrá un período de efervescencia, por publicidad, payola” o moda. La salsa sigue existiendo, aunque hoy no parezca tan notoria su presencia.

P: ¿Qué diferencias, buenas o malas, cree que tiene la salsa actual con la de su época más dorada, con la Fania All Stars, Willie Colón, Celia Cruz, Ray Barreto, usted mismo…?

R.B.: Cada generación crea sus coartadas. Cuando alguien me pregunta cuál es el mejor cantante les respondo, “el que a ti te guste”. No corresponde al pasado analizar al presente. Eso le corresponderá al futuro.

P: ¿Siente nostalgia de aquellos años, setenta, ochenta y noventa, cuando la salsa estaba en lo más alto del circuito mundial?

R.B.: Eso de la nostalgia es un lujo que se dan el desocupado, el amargado o el vencido. No me identifica ninguna de esas descripciones. Claro que tengo memorias que enorgullecen y alegran mi vida interior. Pero no vivo allí. Las visito y no muy frecuentemente, para no gastarlas.

P: ¿Qué tipo de conciertos está ofreciendo en esta gira?

R.B.: Es un repaso de temas que vengo interpretando desde hace cuarenta años, con alguna sorpresa, acompañado con músicos panameños con los que disfruto mucho compartir el escenario.

P: ¿Cómo es y qué tipo de sonido y de vibraciones le transmite Roberto Delgado y la orquesta que le acompaña?

R.B.: Me hace feliz escuchar los excelentes arreglos de Roberto Delgado y el profesionalismo de la banda. Ese sonido de big band, que ya se escucha muy poco, me proporciona una gran alegría, por el entusiasmo que produce en mi la memoria de ese sonido.

La Orquesta de Roberto Delgado

P: De la música salsera actual, ¿qué es lo que más le atrae?

R.B.: Escuché un excelente disco de salsa de Adonis Puentes. Me agrada que aún esté grabando Óscar Hernández al frente de la Spanish Harlem Orchestra; Eddie Montalvo tiene un excelente grupo; 8 y Más, de Bobby Allende y Marc Quiñones; Arturo Ortiz y 7 de con Calle; Willie Rosario sigue produciendo; la Sonora Ponceña; El Gran Combo siguen andando; Jimmy Bosch y su grupo. José Alberto El Canario, Gilberto Santa Rosa, Oscar D’León, son baluartes. Hay cantantes nuevos como Jeremy Bosch que me recuerdan a Tito Allen y a mí.

P: Mirando con perspectiva los años pasados, ¿tiene usted la sensación de que en algún periodo de su vida dejó a la música demasiado desatendida por otros proyectos?

R.B.: No lo siento. Siempre me han interesado muchas cosas y asigno a cada una el espacio que considero necesario, cuando lo considero necesario. Como decía mi abuela, “no se puede estar en la misa y en la procesión al mismo tiempo”.

P: ¿Le ha sorprendido la muy buena acogida de la serie Fear the Walking Dead?

R.B.: Totalmente, y me sigue sorprendiendo. No es normal el que te vean un promedio de tres a cuatro millones de personas cada semana, más otros millones más de almas, en 90 países del mundo. Tener éxito en cualquier profesión es dificilísimo. En televisión, con tanta oferta y tantos buenos programas, la competencia es feroz y no es fácil sobrevivir.

P: De los muchísimos proyectos de cine y televisión que ha hecho, y si tuviera que elegir uno, ¿con cuál se quedaría?

R.B.: Dead man out, película para HBO, con Danny Glover y Tom Atkins, un examen sobre la pena de muerte. Con guión excelentemente escrito por Ron Hutchinson y dirigido por Richard Pierce.

P: ¿Para cuándo su nuevo asalto a la presidencia de su país?

R.B.: Eso no está decidido. Es algo que estoy considerando seriamente.

P: ¿Qué recuerdo tiene de su época de ministro?

R.B.: Aprendí que sí se pueden realizar actos positivos desde el gobierno.

P: ¿Pero pudo hacer lo que tenía en mente?

R.B.: No todo porque no obtuve el apoyo oficial necesario, por la “burrocracia” y por el poco tiempo en el puesto, unos cinco años.

P: ¿En qué proyectos no musicales está ahora mismo metido?

R.B.: Regresé a la serie Fear the Walking Dead; participando en un par de libretos cinematográficos, uno con Leonardo Padura y otro con Paloma Suau; editando mi primer libro de poemas;preparando una edición de mis escritos periodísticos y crónicas; participando en un documental de Abner Benaim. Y también preparando una exhibición de mi colección de pósters y afiches de películas o examinando dos ofertas para películas… esto es lo que recuerdo al momento.

Blades en Fear The Walking Dead

P: ¿Cómo ve la actual coyuntura política en los países cercanos a Panamá? ¿El panorama es más preocupante que el de hace veinte años?

R.B.: El panorama es mejor. Hace cuarenta años había dictaduras militares por todas partes. Hoy no. Poco a poco la gente y los pueblos van madurando. Tengo optimismo por eso. Hay mucha información y las nuevas generaciones tienen oportunidades para perfeccionar el sistema que nosotros no tuvimos.

P: ¿La presencia de Trump ha desestabilizado toda la región?

R.B.: Ese es un trabajo en progreso. Pero por allí van las cosas.

P: ¿Cómo lo ve?

R.B. Un ejemplo de lo impredecible que resulta el proceso democrático.

P: Usted es muy activo en las redes sociales, crítico, pedagógico y no se calla. ¿Qué efectividad cree que tiene toda esa actividad?

R.B.: Creo que es necesario el participar en la discusión del futuro nacional y del mundial. Escribo para contribuir. Y el que no quiere leerme sólo tiene que irse a otro lado. Sobre qué efectividad tiene lo que escribo, eso habría que preguntárselo a los lectores de mi página.

P: Por ejemplo, ¿sus encontronazos con el presidente Maduro son necesarios? ¿le gusta provocar? [El cantante ha escrito en diversas ocasiones la situación de caos que vive Venezuela, y el presidente venezolano, entre otras cosas, le acusa de haber perdido sus raíces].

R.B.: Primero: nunca me dirigí a él directamente, solo escribí artículos de opinión. Segundo: fue el señor Maduro el que decidió dirigirse a mí públicamente haciendo comentarios inexactos, o falsos, desde el 2014. Tercero: respondí para aclarar esas declaraciones falsas o inexactas. No existe provocación alguna de mi parte. Lo que existe es la necesidad de responder a planteamientos falsos, inexactos o demagogos, así provengan de un presidente.

P: Acabo. ¿Para usted quien fue más negativo, o positivo, para su país, Torrijos o Noriega?

R.B. La dictadura militar


ENTREVISTA
Rubén Blades: "Los revolucionarios no se dieron cuenta del valor de la salsa"
Fuente: El Periodico de Catalunya. Por: Jordi Bianciotto

Rubén Blades, una de las voces más carismáticas de la música latina de las últimas cinco décadas, capital en el desarrollo de la salsa, regresa a Barcelona con un concierto, el próximo miércoles, en el Poble Espanyol. El autor de 'Pedro Navaja', que este domingo cumple 69 años, viene con la gira 'Caminando, adiós y gracias', que se anuncia como su "adiós a los conciertos de salsa".

P: ¿Qué significa ese adiós, que seguirá haciendo música y giras pero acercándose a otros géneros? 

R.B.: Es el fin de las giras de salsa, el inicio de probables giras fundamentadas en otros géneros musicales, con otro tipo de banda y de instrumentación, con otras letras e idiomas.

P: ¿La idea del retiro total no está en su horizonte?

R.B.: Mientras pueda producir con la calidad que me exijo, continuare produciendo, no solo en la música, también en las áreas que me apasionen. Nadie se retira de la vida. Solo hasta que se muere. Y a mí me falta.

P: ¿Se ha cansado de la salsa?

R.B.: En absoluto. Ese adiós a la salsa denota la realidad de que hoy tengo mas pasado que futuro y necesito adecuar el tiempo que tenga a lo que considere mas importante en esta fase de mi vida. He estado en la salsa por más de 40 años. Quiero intentar otras cosas mientras mantenga la energía para hacerlo, y hacerlo bien.

P: Tiene diversos proyectos discográficos sobre la mesa. ¿Podría comentárnoslos?

R.B.: Así es, acaba de salir nuestro nuevo álbum con Roberto Delgado y su Orquesta, 'Rubén Blades Salsa Big Band', y el próximo álbum, ya grabado, solo falta poner la voz, se llama 'Las cintas perdidas de Medoro Madera', mi alter ego cubano, con sones de los años 20. Tenemos con el grupo vocal brasilero Boca Livre otro álbum que ya esta grabado y listo, y otro que denomino 'Mixtura', con el nuevo grupo P. R. G., con rock, pop, reggae, y otro más con el grupo Editus, de Costa Rica. También hay un disco de jazz en proceso, con Gazú como co-productor, y estamos discutiendo el posible lanzamiento del disco en directo en  Nueva York con Wynton Marsalis y The Lincoln Center Jazz Orchestra.

P: Desde hace un tiempo, a causa de la crisis discográfica, hay una tendencia de los artistas a centrar su actividad más en las giras que en las grabaciones. ¿Va usted en dirección contraria?

R.B.: Las giras son importantes para el artista porque de eso se vive. La mayoría de la gente no compra el disco; lo baja gratis de la internet. Eso quiere decir que el artista no recupera su dinero invertido en la grabación, ni el compositor recibe regalías por su obra, ni el interprete regalías por cantar las canciones. Es interesante: les pedimos a los políticos que no nos roben nuestros impuestos y sin embargo no encontramos mal robarnos el trabajo ajeno si hay impunidad para hacerlo.

P: ¿Se ve más como creador de estudio que como artista de escenario de cara al futuro?

R.B.: Hacia el futuro me veo más como escritor y productor de música y de cine. El escenario implica giras, viajes, y eso toma mucho tiempo.

P: Estudió Derecho en Panamá. Mirando hacia atrás, ¿qué le movió a dejar atrás esa formación para dedicarse a la música?

R.B.: El recientemente fallecido Manuel Antonio Noriega, coronel a cargo del G2 bajo la dictadura de Torrijos, acusó a mi padre de estar envuelto en un complot contra el gobierno. Como resultado de sus presiones, mi familia se fue de Panamá en 1973. Yo salí en 1974, tan pronto sustenté mi tesis en Derecho y Ciencias Políticas. Me fui para estar junto a mi familia y porque no veía futuro en ser abogado bajo una dictadura militar.

Ray Barretto y Rubén Blades


P: Vivió la primera eclosión de la sala, con Ray Barretto y con Fania All Stars. ¿Qué diría que aportó aquel movimiento tanto a la evolución de la música como a la identidad de la comunidad latina?

R.B: En ese tiempo, la salsa servía como medio de unión entre las distintas manifestaciones que componen la cultura latinoamericana en New York. Una sala de baile reunía a todas las nacionalidades y allí se manifestaba esa solidaridad cultural que tanta falta nos hace y sin la cual jamás podremos presentar una agenda que promueva cambios favorables para todos. Barretto y todos los demás músicos de la era participaron en crear esa realidad, aunque no lo identificaron así quizás en el momento. No se dieron cuenta del efecto de lo que hacían.

P: ¿Ve la salsa como un fenómeno cultural revolucionario?

R.B.: Lo fue en su momento pero creo que, con pocas excepciones, los revolucionarios no se dieron cuenta de su valor y de que estaban creando una revolución. En 1967, ¿cuántas dictaduras militares existían en Latinoamérica? Y en el año 2010, ¿cuántos gobiernos de izquierdas había? ¿Cómo se dio ese cambio? Creo que la música ayudo mucho.

P: ¿Cómo explicaría a un muchacho del siglo XXI por qué la irrupción de la salsa fue importante?

R.B.: El movimiento de la salsa en español se manifestó originalmente dentro de un escenario poco consonante con su existencia. Se crea en New York pero habla, siente, piensa y hace en español. Eso claramente identifica su valor, potencia y capacidad para sobrevivir. Si no ha muerto la salsa, a pesar de lo difícil de su inserción y desarrollo, es porque posee un valor. Lo valioso jamás desaparece. La salsa subsiste por eso.

P: No hace mucho participó en la 'Antología desordenada', de Serrat, cantando 'Para la libertad'. ¿Serrat figuró entre sus influencias originarias?

R:B: Serrat fue y es uno de mis referentes por su sencillez, su militancia, su honestidad y la claridad de sus posturas. Lo admiro y admiré siempre, por todo eso y más. Es un orgullo para mí ser su amigo.

P: Uno de sus álbumes clásicos, 'Siembra' (1978), que grabó con Willie Colón, fue poco comprendido en un principio por el mundo de la salsa y los 'discjockeys'. ¿Qué percepción tiene del disco pasado el tiempo?

R.B.: Hoy la gente lo ha reconocido como un álbum importante pero inicialmente fue rechazado porque según sus críticos las canciones eran muy largas, politizadas, oscuras, izquierdistas, pretenciosas... Vaya usted a saber qué no se dijo en contra del disco. Ni siquiera fue nominado a un Grammy. Pero es el tiempo el que se encarga de mostrar la verdad, de manera implacable. El hecho de que casi 40 años más tarde la gente continúe aprendiéndose 'Pedro Navaja'  y 'Plástico' de memoria indica lo afortunado que fui al escribirla. Pero también hubo gente que la apreció en su tiempo, casi todos ellos escritores como Gabriel García Márquez, Carlos Fuentes y Carlos Monsiváis.

Willie Colon y Rubén Blades


P: Su relación con Willie Colón se enrareció con el tiempo a causa de conflictos extramusicales. ¿Se han reencontrado pasados los años?

R.B: Todos tenemos nuestros problemas con el éxito, más a veces con el éxito ajeno, el del competidor. Pero siempre supe dónde estoy ubicado y por qué, y por eso el triunfo del otro no me irrita, ni me asusta, ni me empequeñece. No ocurre así con gente insegura, de baja autoestima y complejos. Me reencontré con el señor Colón hace años, en un tribunal de justicia, donde me demandó responsabilizándome por un dinero que nos habían sustraído a los dos en un concierto. Luego retiró el caso una semana antes de empezar el juicio y llegó, según él, a un arreglo extra-judicial con la persona verdaderamente responsable por el problema por el cual me demandó. Eso representó el final para mí. Un total absurdo.

P: Su canción más popular, 'Pedro Navaja', se inspiró en 'Mack the Knife' (o 'Mackie Messer', en el alemán original), de Kurt Weill y Bertolt Brecht. ¿Qué representa esa historia y esa canción para usted?

R.B.: 'Mack the Knife' se la escuché a Bobby Darin en 1959 y me gustó la melodía. Yo tenia 11 años por entonces y estaba muy metido con el rock de Gene Vincent y el doo-wop de Frankie Lymon y The Teenagers. Darin era como un Sinatra del rock y el sonido del 'big band' me encantaba y aún me encanta, como mi reciente álbum, 'Salsa big band', indica. Lo que hice fue tomar los acordes del tema de 'Mackie Messer' y crear una nueva melodía con una letra original. Me fundamenté en realidades. Por ejemplo, en Panamá había dos pandillas, una llamada Zapatillas Negras y la otra, Dientes de Oro. A eso sumé mis observaciones de los chulos, los proxenetas, los 'pimps' de la West 42, de Broadway, con sus sombreros de ala ancha y sus gabanes. Para mí es una descripción de la cruda realidad de la calle. Profesionalmente, mi mayor éxito al ser la canción de salsa mas vendida en la historia. Todavía la siguen vendiendo, aprendiendo y cantándola, 40 años más tarde.

P: Tenía un proyecto en marcha con Paco de Lucía, un disco de boleros, cuando el guitarrista nos dejó. ¿De qué tipo de repertorio se trataba?

R.B.: Estábamos por hacer un disco de boleros con el grupo Editus. Escogíamos el material cuando se nos fue Paco.

Rubén Blades y Paco de Lucia


P: ¿Cómo fue la relación, el entendimiento musical, con él?

R.B.: Cuando lo conocí en persona ya ambos sabíamos uno y del otro. Pero desde ‘Entre dos aguas’ y su amor por las formas rítmicas afrocubanas él estaba conectado a la salsa y por eso me conoció y mis letras le hacían reír y pensar. Paco no era de hablar mucho pero miraba mucho y con eso decía lo suficiente. No le puedo decir cuánto me duele su ausencia y que no llegáramos a hacer ese trabajo.

P: En los años 90 lanzó opiniones duras sobre la evolución comercial de la salsa. Ahora su lugar lo han ocupado géneros urbanos como el reggaeton. ¿Les ve un interés artístico?

R.B.: Depende. El género se verá representado por las letras. Por ejemplo, Tego Calderón tiene un nivel que no se ve reflejado en otros. Y aclaro: no es que esté en contra de lo comercial. Qué más quisiera que mis discos vendieran miles de copias y fueran un éxito comercial. Lo que no me interesa es la manipulación de la posibilidad del arte para presentarla como algo de valor. Te venden una canción y su letra como si fuese un electrodomestico. Fabrican un supuesto talento, 'payolean', falsifican y lo artificial lo presentan como importante. Hay valores como René Pérez, Residente (Calle 13), haciendo un trabajo de calidad internacional, real, interesante, polémico, que es de cierta manera heredero del dadá por lo provocador.  

P: Considerando su currículo y sus aportaciones a la cultura latina, puede resultar llamativo que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, le acusara de “negar sus raíces”. ¿Cree que las posiciones de Maduro son representativas actualmente de un estado de opinión en Venezuela?

R.B: Venezuela se ha convertido en un país polarizado debido a las acciones del gobierno. Resulta difícil entender cómo puede crearse una respuesta nacional bajo estas condiciones. Si pensamos que Maduro efectivamente ganó las últimas elecciones, con un margen tan apretado como el que se registró, ya eso demostraba que no posee el apoyo que otrora tuvo el fallecido Hugo Chávez. Hoy la nacional y prolongada manifestación en su contra indica que ha perdido la confianza del electorado. Venezuela necesita nuevas elecciones y un plan nacional consensuado 

P: Hace un par de años anunció que se presentaría a las elecciones de Panamá en el 2019. ¿Sigue eso en pie? ¿Qué le gustaría aportar a su país desde el plano político?

R.B.: Anuncié que consideraría participar como candidato independiente a las elecciones del 2019 si se cumplían ciertas condiciones. La posibilidad continúa existiendo, pero no hay seguridad de que eso ocurra hasta que no se den las circunstancias requeridas. Entre tanto, sigo trabajando con un pequeño grupo de amigos y asesores para crear un nuevo paradigma de administración pública amparado bajo una nueva constitución.


ENTREVISTA
Rubén Blades se despide de la salsa: "A mi edad tengo que priorizar"
Fuente: Agencia EFE. Por: Javier Herrero.

Casi cuarenta años después de "terminar a hierro" por primera vez con "Pedro Navaja" en "una esquina del viejo barrio", Rubén Blades finiquita definitivamente ese "tumbao que tienen los guapos al caminar" con un "tour" que recala mañana en España (con conciertos el 21 y el 22 en Canarias) y que se presenta como su despedida de la salsa.

"No me despido de los escenarios, sino de las giras de salsa. En este momento tengo muchos otros planes y proyectos y, a mi edad, tengo que priorizarlos", aclara a Efe uno de los mayores representantes de la cultura latinoamericana, poseedor de 14 premios Grammy y autor de discos como "Siembra" (1978) o "Buscando "América" (1984).

A sus 68 años trabaja en varios álbumes como autor (uno de sones como Medoro Madera, otro que llevará por título "Mixtura" con mezcla de géneros e idiomas y uno de boleros con el grupo costarricense Editus). Además, acaba de terminar otro con los brasileños Boca Livre y ha editado "Rubén Blades Salsa Big Band, con Roberto Delgado y Orquesta" ("no se lo roben, por favor, vivimos de esto", ruega).

Por si fuera poco, sigue implicado en la producción de trabajos para terceros y en la grabación como actor de la serie de televisión "Fear the Walking Dead", "un proyecto en el cual la participación y la referencia latina es percibida y tratada de manera diferente a los clichés que nos tiene acostumbrados la industria", destaca.

Asimismo, participa en "un libro de poesías y dos libretos para cine". Para el séptimo arte precisamente baraja "un par de ofertas" y, por último, considera "la posibilidad de participar en política en 2019".

"Lo que no se es de dónde sacar el tiempo", señala Blades (Panamá, 1948) ante tamaña agenda.

Lo más inmediato son sus fechas en vivo en España dentro de la gira "Caminando, Adiós y Gracias", que visitará mañana el Festival de Jazz de Vitoria, el festival madrileño Noches del Botánico el próximo lunes, el Poble Espanyol de Barcelona el día 19, Santa Cruz de Tenerife el 21 y, un día después, Las Palmas de Gran Canaria.


Aún recuerda su primer desembarco "hace décadas" a este lado del Atlántico. Fue en 1981, como miembro de Las Estrellas de la Fania, uno de los elencos salseros más impresionantes de la época, junto a Celia Cruz, Héctor Lavoe y Adalberto Santiago, entre otros. Ya le precedía el éxito de "Pedro Navaja", canción de 1978 popularizada en España por La Orquesta Platería.

Con los años y los "aportes y fusiones" de artistas de aquí como Ray Heredia o Paco de Lucía, España sabría más de salsa. También de Blades, al que terminaría conociéndose como "padre de la salsa intelectual".

"Ese término para mí no tiene sentido. Imagino que busca distinguir la salsa dirigida al escape de la salsa enfocada hacia el comentario social, político o literario", opina este cronista de la realidad que piensa que cualquier estilo está por encima de su autor, pero no de su educación.

Así, denuncia que "hay ignorantes que utilizan un género musical para expresar su ignorancia" y defiende que "el reguetón también puede ser utilizado para denunciar la agresión contra la mujer".

"Lo que está haciendo hoy René Pérez -alias Residente, exmiembro de Calle 13- no tiene que ver con lo que hace Maluma", expone.

Reconoce que en su fuero interno "se va atenuando la urgencia de escribir canciones", no así artículos de opinión sobre actualidad internacional que pueden consultarse en su web oficial, incluidos algunos textos sobre Venezuela que "algunos, como el señor (Nicolás) Maduro, los encontraron irritantes". 

"Soy y seré crítico de la injusticia, la estupidez, la hipocresía y el abuso a la razón, cuando sea y donde sea que la encuentre", subraya Blades, hombre "prohibido en Miami y en La Habana", muy combativo también contra Donald Trump. "Ahora mismo nadie representa mejor lo peor que tiene Estados Unidos que su actual presidente", afirma.


ENTREVISTA
Rubén Blades: "Pedro Navaja sería hoy ministro de economía"
Fuente: El Mundo. Por: Darío Prieto

Rubén Blades (Ciudad de Panamá, 1948) abandona la salsa, el género que contribuyó a extender por todo el mundo, en una gira que llega el próximo lunes al festival Noches del Botánico de Madrid, un día después de su paso por el Festival de Jazz de Vitoria y antes de pasar por Barcelona (día 19), Tenerife (día 21) y Las Palmas (día 22).

P: ¿Se puede abandonar la salsa?¿No parece un poco difícil, y más en este mundo interconectado?

R.B.: No abandono el género. Simplemente, estoy terminando mis giras musicales basadas en el formato salsa. Posiblemente, continuaré sólo en Panamá, periódicamente y de manera superlimitada, tocando salsa con el grupo de Roberto Delgado. Es imposible abandonarla, o negar su existencia y aporte. La música de salsa se internacionalizó. Ya no es solo una expresión del Caribe. Ahora es mundial. Está en todos lados y se aparece en todos los géneros como invitada.

P: ¿Cómo está siendo la despedida? ¿Qué respuesta está recibiendo de la afición salsera?

R.B.: La gente se aparece a los conciertos y eso es algo que agradezco mucho. En realidad, nadie cree que me retiro de la música de salsa...

P: ¿Qué diría que es más complicado, esta despedida o cuando le quitó los vientos a la salsa en Buscando América?

R.B.: Lo último. Cuando decidí usar un sintetizador en vez de vientos, se formó una verdadera batahola. Me dijeron de traidor para abajo.

P: Dice que, a partir de ahora, no actuará con el nombre de Rubén Blades. ¿Cómo se presentará en público y que hará?

R.B. Adoptaré un seudónimo. Es necesario, porque, de lo contrario, me seguirían pidiendo Pedro Navaja. Va a ser otro formato, otra intención, otro sonido, otros músicos. Seré simplemente uno mas en la banda.

P: Cuando le entrevisté, siendo ministro de Turismo de Panamá, me dio la impresión de que la experiencia no había sido todo lo satisfactoria que usted esperaba y que, por eso, volvía a la música.

R.B.: Al contrario, aunque sí me cabreé muchas veces, sobre todo por la burrocracia, la experiencia fue algo que me hizo ser mejor persona. Salí del gobierno menos egoísta, más solidario, más informado, más educado, con más esperanza. Salí creyendo que desde el gobierno es posible producir cambios favorables para el país y el pueblo. Regresé a la música, al cine y a la televisión porque de eso vivo. A mí no me alimenta Odebrecht o la corrupción política. Hice cinco años de servicio público y me dediqué sólo a eso. No hice giras, ni discos, ni películas en esos cinco años.


P: ¿Qué aprendió de esa experiencia?

R.B.: Que la política no corrompe: sólo desenmascara. Que es posible participar en la política y producir consecuencias positivas para el país. Que hay mucha gente correcta dentro de un gobierno, funcionarios que trabajan por su país. No todos son pillos. Que se requieren cambios constitucionales para impedir que haya oportunidades para la corrupción y para evitar la impunidad de los que traicionan a la confianza y a la posibilidad del bien común de la nación.

P: Eso de "el dinero [o el poder] no corrompe, sino que desenmascara" se ha convertido ya en una cita famosa. ¿Qué le llevó a esa reflexión?

R.B.: Eso creo que se lo oí a mi abuela, o a mi papá y no se me olvidó jamás. Por eso, cuando estuve en el gobierno jamás se me ocurrió enriquecerme y sustentar mi felicidad en la infelicidad de los demás.

P: ¿Por qué se quiere presentar a la presidencia de Panamá para 2019?

R.B.: No he dicho que voy a ser presidente, sino que consideraría participar como candidato independiente y sólo si se cumplen ciertas condiciones primero. Todavía falta mucho para el 2019. Pero estamos preparando posiciones, por si...

P: En otra entrevista con EL MUNDO, dijo que "preferiría" no tener que presentarse a las elecciones pero que no veía a nadie capaz de tomar las riendas del país.

R.B.: No tengo ni una pizca de mesías. Ni vocación para el martirio. Tengo muchas cosas que me apasionan, desde la arqueología hasta la colección de cómics, (guardo aún mis ejemplares de El Víbora). Pero llega el momento en que uno comprende que tiene más pasado que futuro. Eso necesariamente indica que no podremos intentar todo lo que aún deseamos tratar. Entonces escogemos lo posible, dentro de la implacable condición que plantean el tiempo y la realidad. Si veo en Panamá surgir una figura que considero honesta e inteligente, con el programa de Administración Pública que considero adecuado para la realidad nacional, independiente, con voluntad de hacer, la apoyaría sin tener que correr yo. Pero el problema es que se requieren candidaturas que tengan un poder de convocatoria nacional, que apelen a ricos, a pobres, a lúmpenes, a descontentos, decepcionados, esperanzados, de las áreas urbanas y rurales, hombres y mujeres, jóvenes y viejos. Pocas figuras en Panamá poseen esa capacidad.

P: ¿Cómo definiría la situación de su tierra?

R.B.: Somos un país que ha demostrado su capacidad para administrar con éxito y eficiencia un bien considerado como de primer mundo: el Canal de Panamá. Lo de la mala publicidad, producida por los mal llamados Panamá papers, simplemente nos obligará a aceptar las consecuencias de la honestidad en nuestros manejos financieros. A ver si ahora la copian las oficinas que aún continúan gestando compañías off-shore desde Wyoming, Nevada y otros estados norteamericanos. En eso de la trampa y el lavado de dinero no hay bancos, ni países inocentes. Sólo quienes han sido denunciados, descubiertos e investigados y los que aún no. A los pueblos, por lo general, no les interesa la procedencia del dinero que beneficia sus intereses a corto y medio plazo. Ésa es la triste realidad.

P: ¿Qué papel desempeña la música en la sociedad?

R.B. La música permite que nos pongamos en contacto con los mejores ángeles de nuestro carácter. Afecta áreas del cerebro que aún no hemos empezado siquiera a mapear. No es perjudicial para nuestra salud el escapar momentáneamente de la presión. El problema es no quedarnos permanentemente fuera de la realidad, o de utilizar métodos de escape que afecten negativamente la necesidad de encarar y solucionar problemas. Para mí, la música es un complemento necesario para mantener la salud mental y espiritual, y como tal debe ser incluido en el curriculum de las escuelas, desde infantes. La música también sirve para enfrentar problemas, para documentarlos, para proponer respuestas, para solidarizarse. No toda música o manifestación artística es de escape.

P: ¿Qué le parece que Maduro haya usado su Pablo Pueblo?

R.B.: Que si el Señor Maduro hubiese practicado el fútbol, estaría jugando en la liga menor de la liga menor.

P: ¿Quién sería Pedro Navaja en el mundo actual?

R.B. En ciertos gobiernos, sería el encargado del Ministerio de Economía.

P: Le tengo que preguntar, lo siento, por Donald Trump.

R.B.: Hablar de ese señor es como pegarle a un borracho.