25 sept. 2016

Michel Camilo: “El músico toca las notas del papel, el artista toca el mensaje detrás de esas notas”




Fuente: Peru 21. Por: Mijail Palacios Yabar

Primero vino a Lima como pianista de Paquito D’Rivera, luego para tocar con el gran Alex Acuña y ahora llega como Michel Camilo y su trío. El maestro dominicano del latin jazz se presenta este 27, en el Gran Teatro Nacional. Y antes lo entrevistamos.

- Por fin llega para mostrar su repertorio y como trío.
- El trío es el fundamento de mi carrera. Tengo como 24 discos, la mayoría son en formato de trío. Mi concepto está basado en música de cámara para sección de ritmo. El trío es una miniorquesta.

- ¿Se considera músico de jazz o de world music?
- Me considero más que músico, artista. Para mí, el músico toca las notas del papel, el artista toca el mensaje detrás de esas notas, las emociones.

- Al jazz se le asocia con el virtuosismo. ¿Es correcto?
- En el mundo del jazz siempre han habido las dos escuelas: la minimalista y la virtuosa. Entonces, yo trato de estar en el medio, como Chick Corea.

- ¿El jazz es para élites eruditas musicalmente?
- El jazz es composición al instante, la improvisación es el reto en el jazz, cómo un músico delante de su público se autodescubre y cada vez que sube al escenario es capaz de encontrar nuevos caminos aunque toque la misma pieza.
Tener un espíritu creativo y simplemente lanzarse al vacío sin paracaídas.

- ¿La audiencia tiene que estar entrenada para comprender una pieza de jazz?
- Depende del estilo. En mi caso, como se nutre de los ritmos latinos y caribeños, quizá sea un poco más accesible.

- ¿Optó por ese camino para llegar más fácilmente al público?
- No, simplemente para no dejar mis raíces. Cuando me fui a Nueva York, en el 79, el peligro era diluirse y perder la identidad y volverse fotocopia. Al contrario, busqué afianzar mis raíces y sacar a flote mi herencia

- ¿Hoy qué es el jazz latino?
- Antes era el mambo, el chachachá y hoy es el songo, calypso, soca, merengue, afro. Estamos viviendo una segunda época de oro del jazz latino. La primera fue en los años 30, 40, 50 y 60 y luego vino la salsa. A mediados de los ochentas hubo un resurgimiento, una escuela nueva a la cual pertenezco y creo que va en crecimiento.

- Usted también ha explorado en el pop. Sin embargo, este género a veces es señalado como elemental, superficial en relación con el jazz.
- Estamos en el siglo XXI y hay que tener mente abierta. Han caído los muros.

- ¿Existe mala música?
- Un gran maestro decía que solamente hay dos tipos de música: la buena y la no tan buena. Siempre hay algo que aprender.

- ¿Interpretaría un reggaetón?
- ¿Y por qué no? Depende de qué calidad tenga. Es bueno romper barreras.

- ¿Solo es músico el que estudia?
- No. Cualquiera puede ser músico. Grandes músicos de jazz ni leían partituras. Paco de Lucía no leía ni una sola nota. Una vez Tomatito me dijo que quería aprender a leer música. Le respondí que para qué se va complicar la vida.

- ¿Alguna vez pensó no ser músico?
- Tuve la suerte de que mi maestro de composición era el director de la Orquesta Sinfónica Nacional de República Dominicana. Cuando yo tenía 16 años me dijo: “Usted tiene un futuro brillante y para que no deje la música lo voy a nombrar en la sinfónica”. Y fui el miembro más joven y me quede con la música.

Datos:
Michel Camilo ha sido maestro, en Berklee, de la virtuosa Esperanza Spalding.
Los músicos que acompañan a Camilo son el reconocido Cliff Almond, en la batería, y la figura del momento Ricky Rodríguez, en el bajo.