29 abr. 2016

Elito Revé: "Cuando venga Gilberto Santa Rosa será extraordinario"



Fuente: Oncubamagazine.com Por: Synaley Hernan

Elito Revé llegó a las oficinas de OnCuba con el disco La salsa tiene mi son en las manos. Dejó a un lado sus frases contagiosas de escenario “A sancochar boniato” y “Juegaaaaa”, para hablar en metáforas, conceptos musicales y emociones sobre el legendario Charangón que lidera y los proyectos más actuales, entre los que se encuentra el gran concierto de la orquesta este 20 de mayo, en la céntrica avenida habanera de Carlos III, como parte de Cubadisco 2016.

Revé dialogó acerca de su vida, su padre Elio Revé Matos y de lo que le ocupa mayor tiempo, el Charangón. Para empezar nos reveló detalles de ese compacto que rinde tributo a su papá y que Sony Music México comercializa. “Ya está a la venta el disco en las tiendas de la disquera. Digitalmente también se está ofertando y a mediados de la semana próxima lanzaremos el videoclip del tema ‘Muévete pa aquí’, que interpretamos con Gilberto Santa Rosa, y que dirigió Alejandro Pérez”, señaló.

El volumen fue publicado por Sony Music México, y para Cuba fue licenciado por Bis Music. En el álbum intervienen Alexander Delgado de Gente D’ Zona, Paulito FG, Pablo Milanés, Isaac Delgado, Haila María Mompié, Mayito Rivera, Israel Rojas (Buena Fe). Además saldrá para Estados Unidos, según cuenta Revé. Por lo pronto, preparan una presentación de la orquesta con Santa Rosa en Sudamérica. Eso sería para dentro de un mes, como parte de los planes de Sony Music México para promocionar este disco

Son muchos los canales que lo conectan ahora mismo con Santa Rosa. Revé se reservó fechas y solo adelantó: “Estamos intentando traerlo a la Isla. Estuve con él hace un mes en Puerto Rico y me dijo: ‘Elito, yo quiero ir a Cuba’.”

- ¿Cómo desde Cuba tienen magnitud de lo conocidos que pueden ser nuestros artistas en otras partes del mundo?
- En la Revé han estado grandes músicos, desde Juan Formell, Juan Carlos Alfonso y Germán Velazco, hasta David Calzado que ponía los violines en los discos. Han pasado por aquí muchos artistas, que hoy lideran sus propias orquestas. ¿Qué pasa? “Muévete pa aquí” lo cantaba Valentín, el tenor, y cuando hice la selección de los temas de La salsa tiene mi son, elegí ese. Pensé en Gilberto porque esa pieza es cadenciosa, tiene una linda letra y se adecua a la voz de Santa Rosa. Le llegamos a través de Isaac Delgado, quien en un viaje a Puerto Rico, le dio el background.

Gilberto es de los cantantes de música latina que le gusta la sonoridad cubana. Es un conocedor y sabe lo que va a expresar. Debo decir que todas las inspiraciones que aparecen en esa grabación fueron suyas, porque él es un estudioso de nuestra música popular bailable.

A mí se me aguaron los ojos por las cosas que dijo cuando él me envió el tema grabado. Nosotros, los artistas, también somos muy sentimentales, y fue algo muy bonito escuchar las cosas lindas de Cuba que dijo, el saber de su amor por la Isla. Porque Cuba ha aportado mucho, desde el danzón, el danzonete, el bolero, el chachachá, el mambo, el changüí, el songo y la rumba, hasta la timba… Creo que el 95 por ciento de los géneros musicales son nuestros.

En fin, que cuando grabamos el videoclip en la sede de la Sony Music en México estuvimos Gilberto y yo. Las tomas de la orquestas se filmaron en La Habana. Luego se mezcló en México D.F.

- Nos parece que el autor de Conciencia y los demás intérpretes le están haciendo una constante reverencia a la Revé.

Gilberto me dijo: “Hay una cosa importante en la orquesta: el concepto musical del changüí, algo que nosotros los latinos lo hemos escuchado, pero es de Cuba. Eso fue una cosa que tu papá trajo de Guantánamo y te trasladó a ti. Tu orquesta no se parece a nadie en la tímbrica”.

Con José Alberto El Canario también fue algo muy bonito. A ese intérprete dominicano le gusta mucho la música cubana y nos cantó “La celosa”, de Rodolfo Vaillant. Nos sucedió igualmente con nuestro Pablo Milanés, quien grabó “La ruñidera” de un solo tirón —cuando llegamos a PM Récord a las 12:00 del mediodía, ya Pablo había hecho todo desde las 8:30 de la mañana.

El tema con Gente D’ Zona (titulado “1999”), fue hecho en la etapa en que Jacob Forever estaba todavía en el grupo; y mientras que Israel Rojas, de Buena Fe, estuvo en “Esa mujer”. Israel me dijo: “Ven acá Elito, pero, ¿qué hago yo cantando salsa si lo mío es pop?”. Le contesté: “Tranquilo, tú vas a hacer una pieza que se adecua a ti”. Así fue.

- ¿Tienen otro contrato con la Sony Music México en la mira?

Fuimos de los primeros en firmar con ellos y pienso que no solo ganó la orquesta, sino Cuba, pues es un logro de la música cubana. Ellos están interesados en un disco nuevo que estamos haciendo, en el que estarán Yomil y El Dani, quienes interpretan el tema “Que el sol salga para todo el mundo”, de Osmani Espinosa. Pero La salsa tiene mi son solo lleva un mes en las tiendas. Hay planes para ponerlo en sitios de comercio y promoción musical, como Vevo. Es todo un proceso todavía. Lo que yo veo bueno en todo esto es que un grupo cubano está en una disquera internacional y ya vienen otros. El camino está abierto para todos.

- Si tuviera la oportunidad de organizar un concierto de Gilberto Santa Rosa en Cuba, ¿dónde sería?

Hay que pensar. En la canción, Gilberto habla de La Tropical, pero creo que con él ese lugar se queda chiquito para la historia que tiene mi amigo. Podría ser en la Ciudad Deportiva, donde actuaron los Rolling Stones… Lo que sí debe ser es un área abierta, céntrica, con facilidad de entrada y salida.


- ¿Gilberto podría mover más gente que los Rolling Stones?

No se trata de si uno mueve más y otro menos, pienso que cada uno tiene su público. Son géneros musicales diferentes. Mi respeto para la banda británica. Es un grupo demandado, pero creo que cuando Gilberto Santa Rosa venga a Cuba, va a ser algo grande, porque somos latinos, bailadores y Puerto Rico y Cuba son parecidos.

El día que venga a la Isla un cantante como él, que la gente ha disfrutado en videos y discos, va a ser extraordinario. Es que muchas parejas aquí se han enamorado con sus temas, y son incontables las personas que han bailado con su música. Será algo grande, como lo sería si viene Marc Anthony.

- ¿Y cree que nos visite pronto? ¿Ya lo habrá confirmado?

No lo sé todavía. Pero cuando venga, va ser muy bueno. Su música lleva más de 15 años escuchándose en Cuba.


Estados Unidos, una plaza importante

“La primera gira a Estados Unidos fue en 1999. Ya me había estrenado como director de la orquesta. Recuerdo que fuimos a ver a Rafi Mercado, que todavía estaba vivo. En ese periplo fuimos a Nueva York, Miami y San Francisco.

“Hay que tener en cuenta que ese momento planteaba un escenario difícil, con tensiones creadas por algunos sectores. Aquello no fue fácil ni para nosotros ni para los Van Van. Ahora no pasa nada, cualquier grupo actúa en suelo estadounidense, pero en aquel momento era todo lo contrario”.

- Hay quien dice que Miami fue otra después de los Van Van, grupo con el cual fueron esa primera vez.

Es cierto. Recuerdo que en esa oportunidad tocamos en la discoteca Cristal de esa ciudad. Allí había gente con pancartas protestando y recuerdo que el promotor de esa gira, Hugo Cancio, nos dijo: “No hagan caso, actúen. Elito, si te dicen algo, mira para otro lado”.

- ¿Se imaginó el restablecimiento de las relaciones entre ambos países?

En aquella época era tan difícil de imaginar por todas las cosas que se vivían. Recuerdo que Hugo Cancio intentó llevarnos para promocionarnos en la televisión, pero nada. Todo era promoción boca a boca. Sin embargo, ahora con estos intercambios culturales, se han ido sensibilizando y hemos ganado los cubanos, porque también se disfruta allá con la música que se hace en la Isla. Todos somos cubanos, los que nacieron allá, los de aquí y siempre digo que donde quiera que uno esté, será cubano. Pienso que van a venir cosas más bonitas, por lo que ganará la música cubana. En mi caso qué decir, amo a Cuba y muero en mi país.

- Son los 60 años de la Revé en septiembre, ¿cuánto le debe la orquesta a su padre fundacional Elio Revé Matos? ¿Cómo se ven estas décadas en usted, que asumió la dirección en 1997?

En aquel momento era muy joven. Es la verdad. Había empezado en la orquesta tocando la clave, luego fui, por ocho años, tecladista; y después el pianista. Cuando el trágico accidente de papá comencé a liderarla. Mi proceso en el grupo fue largo y me inicié de cero, nunca fue porque era el hijo de Elio Revé. Me formé bajo la rítmica de la agrupación.

Fue fuerte para mí el dirigir el Charangón. Tenía solo 33 años y guiar una orquesta con historia y un gran repertorio, no era fácil. Me dije: “Lo que tengo que hacer aquí es buscar temas nuevos”. Y lo hice por un problema de dialéctica, de época. Mi padre tuvo su momento y yo tenía que lograr que la gente viera un cambio, pero sin que se perdiera el concepto musical.

Cambié a las personas y se sabe que cuando eso se hace, no se toma bien al principio. Lo sé porque me he casado seis veces y cuando te casas, llega una nueva persona, siempre te preguntas cómo será esto. En el aspecto musical muchos no aceptan esos cambios. La gente te decía que te podía ir bien o mal.

Yo soy de los que piensa que si quieres cambiar algo, hay que hacerlo. En la vida hay que arriesgarse. Papá usó pailas y yo puse la batería. Puse a una mujer, a Susel Orietta Gómez, y tuve que habituar a los bailadores a ella. Hoy tiene temas pegaos… No le tengo miedo a los cambios. Tengo mente positiva. Soy religioso, babalao. Sé que hay cosas que para lograrlas hay que ser muy positivo. Todo está en el ser humano y en lo que quiera lograr. Cuando te pones negativo, te pones osogbo.

- ¿Y papá Revé estaría de acuerdo con todo esto?

Creo que cada persona marca a su generación y a su época. Pienso que mi padre siempre tuvo un concepto de lo que quería en la orquesta y era de una generación diferente a la mía. Él hizo sus cambios en su momento, incluyó la guitarra china, el bajo eléctrico —que lo tocó Formell—, los tambores batá… Esta es mi etapa y las cosas que he hecho, aunque al principio tengan resistencia, son a favor del grupo y nunca perderán la esencia, el concepto musical.

- Si un día se siente viejo, ¿a quién le dejaría ese legado?  

Todavía, todavía… Pero por ley dialéctica de la vida, los años le van a caer a uno. El día que pase eso, el hijo mío que esté preparado musical y conceptualmente, continuará ese trabajo. La vida dirá. Nadie se queda para ser semilla y hay que dar paso a otra generación. El tiempo no se detiene, todo está en constante movimiento y uno tiene que trasmitirle esa herencia a los que vienen.

- Ya que mencionó algo de sus matrimonios, ¿por qué no nos habla de su familia y de esos seis casamientos? ¿Es que el amor no lo ha sorprendido?

Al contrario, es que me ha llegado seis veces. Ser esposa de un músico popular es complicado. Ella debe ser inteligente y comprenderlo, no porque seamos artistas, sino porque somos seres humanos. Tenemos algo de irregulares, estamos mucho tiempo de gira, y a veces pensamos al ritmo de nuestra vida. Mira, papá y mamá tuvieron un matrimonio de toda la vida, pero mi generación no es igual.

Sí, me he casado seis veces de papeles, como corresponde.   Tengo cinco hijos. La menor es una hembrita de cuatro años, se llama Ely de la Caridad. Los atiendo a todos. Me tienen muy orgulloso y nos reunimos cada domingo. Lo fundamental en mi vida son ellos, mis amigos y siempre darle la mano a alguien. Es que viene un día tras otro y hay que hacer el bien, porque así serás recordado cuando no estés en la Tierra.

Comments (0)