12 ene. 2016

Richie Viera y sus recuerdos de la Fania



Fuente: El País, Colombia. Por: Andrés Carmona Barrero

Richie Viera, productor y mánager puertorriqueño que ha seguido de cerca la carrera artística de salseros como Héctor Lavoe, Cheo Feliciano, Rubén Blades, Ismael Miranda y demás integrantes de la mítica Fania All Stars, surgida en 1968 en Nueva York, Estados Unidos, ha estado detrás de las tarimas desde que tenía doce años.

Se crió en los 'backstage' de los principales teatros de la 'Capital del mundo' donde se presentaban las estrellas salseras, aprovechando que su padrino era el empresario Jerry Masucci, fundador del sello Fania Récords.

Viera, quien participó por segunda vez en el Encuentro de Melómanos y Coleccionistas de la Feria de Cali, le contó a Elpaís.com.co sus inicios en el mundo de la música, algunos secretos de la Fania All Stars y cómo fueron los últimos días de vida de Héctor Lavoe tras varios episodios trágicos.

"Mi madre no parió un disco porque tenía que parir un muchacho, pues yo trabajo en la música, profesionalmente, desde los doce años. El dueño del sello Fania Récords era Jerry Masucci, quien era mi padrino, entonces tenía la posibilidad de entrar a todos los eventos 'backstage'. Además mi padre, Rafael Viera, era la mano derecha de Jerry", afirma Richie.

Tiene anécdotas y recuerdos de los primeros discos que se empezaron a producir bajo el sello de su padrino, que en diferentes momentos de la historia salsera tuvo otros títulos como Fania Récords Inc y Fania Inc.

"Tenía un trabajo que consistía en recibir las producciones o los 'test pressing', es decir, el primer vinilo o acetato que salía del estudio para yo escucharlo y decir si estaba bien grabado o habían errores", cuenta este boricua, quien junto a su padre tiene en San Juan, Puerto Rico, la empresa Viera Discos, la 'Catedral de la música latina' desde 1964.

Entre sus recuerdos musicales de esos LP de prueba tiene melodías de Roberto Roena, Cheo Feliciano, Ismael Miranda, Celia Cruz, Rubén Blades y todo los míticos de la Fania All Stars. Dice que de esas grabaciones aún hay muchos que nadie conoce y que son producciones inéditas de los grandes.

"Dentro esos 'test pressing' hay un tema que grabó primero Cheo Feliciano después de salir de Joe Cuba pero que la gente conoce solo en la voz de Ismael Rivera: el título de la canción es La Cumbita", afirma Richie.

La canción fue presentada durante el Encuentro de Melómanos. En su Facebook, Richie Viera montó una fotografía del folder en cartón donde está la grabación, acompañado de una dedicatoria de Cheo Feliciano.

Dice que en el año 2005, a orillas del río Hudson, en un lugar no mencionado por él, fueron rescatadas cerca de 6.000 grabaciones que habían sido guardadas por Masucci entre 1970 y 1980 durante una persecusión del Gobierno americano para cobrarle impuestos por las producciones.

"Jerry en un momento fue perseguido por el Servicio de Impuestos Interno, IRS, de Estados Unidos, pero como era mucho dinero, él simplemente cambiaba de nombre al sello y mandaba a guardar producciones en una bodega de New York sin decirle a nadie. Él alcanzó a invertir en la Fania cerca de cinco millones de dólares para posicionarla en los primeros lugares", afirma este productor boricua.

Dice que en lo encontrado hay grabaciones originales de la Fania, Sonora Ponceña, Ismael Miranda, Héctor Lavoe, Rubén Blades y seis producciones de los Hermanos Lebrón que nadie conoce.

Lo más valioso es que de allí se rescató la producción 'Fania All Stars San Juan 73', una presentacion de la orquesta en el coliseo Roberto Clemente que no había salido a la luz pública.

"La mayoría de lo encontrado se está perdiendo allá en ese almacenamiento, está abandonado porque la Fania la compró una empresa llamada Código que solo quiere vender camisetas y gorras con la imagen de Héctor Lavoe y los demás artistas a través de internet, sin saber lo que tienen entre las manos", afirma el reconocido productor.

Recientemente los Hermanos Lebrón afirmaron en entrevista a El País que “la Fania destruyó las vidas de mucha gente” porque las producciones de Lebrón no fueron promocionadas en Puerto Rico.

"Ellos jugaron un papel muy importante para la Fania, pero lo que pasa es que en ese momento (1970-1980) cuando mi padrino quería tener un artista y no lo podía firmar, iba donde el dueño de la casa discográfica y la compraba. Eran personas que no eran muy confiadas con nadie y a veces la desconfianza te hace ver cosas que no son o te deja pasar oportunidades", afirma Viera.

Dice que se ha reunido con ellos varias veces acá en Cali, incluso en la discoteca de los Hermanos Lebrón, donde han tocado el tema. "Les dije que cómo querían que los contrataran si no hacían promoción allá (en Puerto Rico)".

Viera compartió muchas veces camerino con leyendas de la salsa, incluso hasta con Héctor Lavoe, de quien supo hasta sus últimos días de vida en Nueva York.

"Sus últimos días fueron muy feos porque estaba orinado, defecado y las uñas de los pies y las manos llenas de excremento. Estaba sin dientes, no podía hablar. Héctor era un persona enferma, era una persona que vivió los excesos de la vida. Cuando tú haces algo bueno o malo, no importa, pero si lo vives en excesos te puedes morir", afirma Viera.

Recuerda a Lavoe como un niñito travieso que hacía muchas maldades. "Si tú te dormías, te pintaba la cara con un 'lipstick' de esos de mujer. Te ponía un sombrero, te manchaba la camisa, te tiraba una foto con cualquier cosa ridícula. Héctor era un niño grande", dice el productor boricua.

Pero de lo que no le queda duda es que Lavoe cuando subía a la tarima era un animal llamado el 'Rey de la puntualidad'.

"Tú le decías a las ocho te presentas y él decia espérame que estoy acá hablando con un amigo, ya voy, y podía quedarse ahí dos horas mientras la gente lo esperaba. Decía: "yo voy a salir a cantar, no te preocupes, solo deja que yo abra la boca en tarima". Él tenía un poder de convencimiento que cuando abría la boca no importaba", dice Richie.

Recuerda que si 'Jéctor' no llegaba a un show, la gente no pedía que le devolvieran el dinero de las entradas sino que se esperaba para verlo al otro día. Una entrada para ver a Lavoe en un teatro de Nueva York en los años 70 podía costar 15 o 20 dólares.

Cuenta que para contratar al 'Cantante de los cantantes' los empresarios tenían que pagarle entre 8.000 y 15.000 dólares, un buen dinero para la época. Por lo general Héctor accedía por 8.000 dólares.

Tiene una versión de que Lavoe no se intentó suicidar en 1988 tirándose de un noveno piso del Hotel Regency del Condado, en Puerto Rico. Afirma que a él lo empujaron.

"Si Héctor se hubiera querido matar eran bien fácil para él porque usaba heroína y era solo darse doble razón de heroína e irse en un viaje, mira como es de fácil. Así y todo él luchó por vivir a pesar de tener sida", indica Viera.  

Era la segunda vez que sobrevivía: en 1987 Lavoe había saltado de un quinto piso en el barrio Queens, de Nueva York, luego de que su apartamento se incendiara.

Viera dice que en Colombia busca crear una agrupación All Stars que incluya a salseros de la ciudad.

"Quiero juntar los mejores músicos, compositores y arreglistas en un estudio de acá para hacer todo el repertorio y ver quiénes van a hacer duetos y quiénes solistas, eso quedaría en DVD. La idea es hacer un proyecto para que se presenten en el Superconcierto, en el Encuentro de Melómanos, que queden para la historia lo que se graba", afirma Viera.

Añade que por el momento está buscando patrocinadores que se quieran sumar a este proyecto, similar a lo que ya hace con la Puerto Rico All Stars, orquesta de la que es productor y mánager en su país y de la que han hecho parte grandes como Luisito Carrión, Papo Lucca, Luigi Texidor y otros grandes salseros.

Viera ha manejado artistas de salsa como Isaac Delgado, de Cuba, y hasta los últimos días fue el mánager de Cheo Feliciano. Lo ha sido también de Pedro Arroyo, Wichy Camacho y diferentes orquestas como la Sonora Ponceña.

Comments (0)