2 dic. 2015

Septeto Santiaguero: Puro Sabor Tradicional



Fuente: Juventud Rebelde, Cuba. Por: Yelanys Hernández Fusté 

Aunque sus tres últimas producciones fonográficas han llamado la atención de la Academia Latina de la Grabación, el Septeto Santiaguero es un grupo que se regocija con el aplauso de los públicos para los que actúa. Eso sí, agradece infinitamente a quienes desde los jurados, tanto del premio Grammy Latino como Cubadisco, ponen la mira en sus álbumes, ya que ellos llevan ese sabor de la música tradicional cubana.

No quiero llanto. Tributo a Los Compadres (Los Canarios Music/ Egrem —licencia para Cuba), el más reciente de sus compactos, está aderezado con los ingredientes de esa zona de nuestra sonoridad, y reverencia a uno de los dúos más emblemáticos del pentagrama nacional.

El fonograma —una producción de la agrupación con el dominicano José Alberto «el Canario», y que cuenta con un gran número de invitados cubanos y extranjeros— recibió el premio Cubadisco 2015 y el Grammy Latino de este año, en el apartado de Mejor álbum tropical tradicional.

El septeto valora al resto de los aspirantes a este último lauro y deja claro a JR que «no estábamos en la cuerda de que a la tercera está la vencida, sino en una de respeto», aclaran.

Para su líder, el tresero Fernando Dewar, la más reciente trilogía discográfica del grupo (Oye mi son santiaguero, Vamos pa’ la fiesta y No quiero llanto...) responde a ese concepto musical que han defendido en dos décadas de trabajo sostenido. Lo primero, afirma, «es la calidad musical, que la interpretación se haga lo más perfecta posible. Pero además se trata de respetar una serie de patrones que ya se han establecido en la música cubana, y de honrar los conceptos que se tiene a la hora de grabar y mezclar un disco, pues no hacemos un álbum de salsa, y tiene que sonar a tradición.

«Estamos muy contentos con el Grammy Latino. Lo valoramos, como los premios Cubadisco. Todos son resultados de nuestra carrera. El premio cubano se otorga en nuestra tierra, que es donde más se conoce la música que hacemos, y en el caso de las nominaciones de la Academia Latina de Grabaciones y el lauro de este año nos ponen en un lugar de calidad. Son un honor para nosotros, pero a la vez nos coloca ante un compromiso muy grande».


Cuidadosos del sonido propio del septeto y con un trabajo promocional en el mercado internacional gracias a la labor de su manager, Alden González Díaz, el Santiaguero es una formación musical defensora de la tradición en pleno siglo XXI.

Muchos aseguran que en la escena suenan como una orquesta. La respuesta ante tal aseveración no es otra que la de siete artistas jóvenes que toman como punto de partida las pautas trazadas por Ñico Saquito, Francisco Repilado, Miguel Matamoros, Reynaldo y Lorenzo Hierrezuelo, y otros tantos. A ello se le suma el cuidadoso trabajo de mostrar una sonoridad con dosis de contemporaneidad. De ahí que la actualización que reciben el bolero y la música tradicional en su repertorio habitual, es clave para entender su éxito.

Deseosos de hacer un periplo por Cuba ahora que celebran sus dos décadas de fundación, el Septeto Santiaguero ansía que ya su música suene en vivo en cada plaza pública del archipiélago. «Queremos tocar en Pinar del Río, Ciego de Ávila, Artemisa..., en fin, en toda la Isla», dicen resueltos estos músicos.

Por lo pronto, les ha ocupado su tiempo en el escenario un apretado cronograma de presentaciones. En este último trimestre del año no han faltado las giras internacionales.

Ya estuvieron en el Festival de la Cultura Maya, en México, en octubre pasado. Luego, Fernando Dewar y José Alberto «el Canario» se presentaron el día 29 de ese mes, en el Lincoln Center de Nueva York.

Igualmente, todo el staf del Septeto cerró los conciertos propiciados por la Egrem en la recién finalizada Feria Internacional de La Habana. Es que son incansables los muchachos de Dewar. Y si de adelantos se trata, revelan a nuestro diario que ya se «cocinan» temas de una próxima placa fonográfica. Según cuenta el líder de la agrupación, el álbum será netamente de la Egrem (distribución internacional y nacional).

«Nos hemos permitido una pausa por las cosas que están pasando todavía con No quiero llanto... Sería un poco atropellado sacar material nuevo cuando No quiero... está en un momento de esplendor. Sin embargo, el venidero, que seguirá abordando la música tradicional y la caribeña, lo trataremos de estrenar para 2016», concluyó.

Comments (0)