22 nov. 2015

Sobrino de Celia Cruz disgustado por el tratamiento de la familia en la serie


Fuente: El Nuevo Herald. Por: Alberto Sánchez

La serie de ficción sobre la vida de Celia Cruz, coproducida entre Fox Telecolombia y RCN, sigue creando controversias. Esta vez, la discordia proviene de algunos familiares y amigos que la conocieron.

“No me gusta la forma que le han dado a la serie”, explicó Jesús Hernández, sobrino de la Guarachera de Cuba. “Desde que vi el primer tráiler, noté algunas cosas que no me gustaron, y se lo hice saber a Mauricio Navas, el presidente de contenido de la cadena Fox. “Celia Cruz, mi tía, brilló con luz propia, no era necesario crear una historia con villanos alrededor de ella, no hacía falta darle esa connotación a los personajes que aparecen a su alrededor”.

Hernández, de 72 años, contó que solo con la ayuda de unos amigos pudo saber que Noris, el personaje de la hermana, está basado en su mamá, Dolores Ramos Alfonso, a quien llamaban “La Niña” en la familia. “Noris, que supuestamente es mi mamá, es la hermana que le hace la vida difícil a Celia. La presentan como una muchacha ligera y envidiosa. Me da pena que hayan creado un personaje así a partir de ella. En mi familia estamos disgustados con lo que hemos visto, y mi inconformidad es mayor a causa de la inexactitud. Ni ella ni ningún otro personaje se parece”.

“Fox no ha tenido en cuenta que Celia Cruz tiene familia, sobrinos, hermanas como Gladys Bécquer, mi tía”, añade. “Esto está creando problemas, mi familia me pregunta sobre lo que están viendo, incluso a un hijo mío le han hecho preguntas y bromas de mal gusto, y en mi trabajo mis compañeros me han preguntado tratando de aclarar, y es porque la gente cree mucho en lo que ve por televisión. Reconozco que es una serie de ficción, pero esta ficción está denostando la historia real de familiares como mi mamá, o mi abuelo. Nadie me llamó para preguntarme nada”.

Julio Arritola, amigo desde la niñez de Jesús Hernández, vivió varios años junto a la casa de la familia Cruz en el barrio habanero de Santos Suárez. Recuerda a Simón Cruz, padre de Celia, como un hombre sensato y calmado, muy lejos del hombre de mal genio y sobreprotector que aparece en la serie.

“El se sentaba todas las tardes en el portal de su casa en Zapotes 169, entre Flores y San Benigno, y mientras se daba sillón se fumaba un tabaco. Esa imagen no se me va a olvidar”, dijo Arritola, de 66 años.

Por su parte, Iris Lorenzo, una cubana jubilada que vivió muchos años cerca de la casa de Celia Cruz, dijo que vio los primeros capítulos y dejó de seguir la serie porque le molestó el tratamiento que le daban a Pedro Knight, saltando a prisa de la cama de una mujer casada, segundos antes de que llegara el esposo.

“Tampoco me gustó”, dijo, “que presentaran al padre de Celia recriminándole a su esposa que su hija Noris no era suya porque era blanca. Es muy vulgar. ¿A qué viene eso? ¿Qué tiene que ver eso con la vida de Celia Cruz?”

Hernández cree que todo se debe a que Fox no consultó con las personas adecuadas. “No hubo asesoramiento, una investigación seria, de lo que se iba a contar. Contactaron a Rolando Russeau, un primo lejano nuestro que solo conoció a Celia por cartas. Luego hablaron también con Omer Pardillo, pero nunca contactaron a familiares cercanos quienes podían haber dado sus testimonios de mi familia”.

Sin embargo, Omer Pardillo, mánager y albacea de Celia Cruz, explica que sí hubo una consulta exhaustiva. “Los escritores hablaron con músicos de la Fania All-Stars, con Johnny Pacheco, estuvieron en Cuba para entrevistar a personas que conocieron a Celia. La novela lo aclara al principio, que está inspirada en la vida de Celia Cruz, y que los personajes son ficticios. Si tú pones la vida de Celia tal como fue, éxitos, éxitos, y mucho trabajo, eso no le hubiera interesado a nadie.

Cuando les conté mi parte me dijeron que no les servía. Todo lo que me estás contando de ella es bueno, me dijeron. Tu entrevista es muy buena, pero para la serie no nos sirve. ‘Pero es que yo no te puedo contar nada malo de ella, porque yo no lo viví’ ”, les respondí.

Pardillo agrega que si la historia se hubiera basado en hechos reales lo que hubieran obtenido es un documental. “Celia fue una mujer que trabajó toda la vida, que le costó llegar adonde llegó. Pero los éxitos y los trabajos desafortunadamente a nadie les importa. En mi caso nunca me dieron acceso al guion original. De hecho, va a salir un personaje que soy yo, pero con otro nombre, no se llama Omer Pardillo, porque les dije que si me dejaban ver lo que iban a decir de mí les autorizaba a usar mi nombre, pero como no me dejaron, pues les dije que lo llamaran Juan Pérez, o como ellos quisieran. Que le pusieran cualquier nombre menos el mío. Yo conocí a Héctor Lavoe, y te puedo asegurar que no se pasaba las 24 horas cogiendo cocaína como lo ponen en la película. ¡Por favor!”

Hernández concluye reafirmando su criterio de que aunque sea una historia de ficción, no era necesario resquebrajar la moral de las personas. “Y eso es lo que han hecho con el personaje de mi mamá. La ponen demasiado ligera de cascos, envidiosa, es algo que ha traído muchos disgustos entre nuestra familia y las amistades”.

Comments (0)