7 may. 2015

Veinte años mamá....


Aunque la tristeza de no verte quiera ganarme, hoy no me voy a dejar. Te estoy recordando como tú eras: alegre, conversadora, bromista. ¡Como pasa el tiempo! Hoy se cumplen exactamente veinte años que te fuiste físicamente y quiero creer que, de alguna manera, me has seguido acompañando en mis pequeños logros, en mis momentos buenos y también en los no tan buenos, y que, desde donde estás, puedes velar por tus tres hermosas nietas que no pudieron conocerte.

Entre ayer y hoy te he escuchado y te he visto en fotos como esta, que es de 1993 cuando terminé mis estudios (noten “la alegría de mi rostro”) y estaba próximo a empezar a trabajar. Ahí yo tenía 22 y hoy que tengo 44 años entiendo mucho más cuan prematura fue tu partida, dejándome sin chance de retribuir ese esfuerzo que hiciste por nosotros, tus hijos.

¡Veinte años mamá, veinte años! Prende la radiola, pon un disco de “tu compadre Oscar” (sabes que lo conocí y entrevisté el año pasado, ¿no?) y brindemos por ti… ¡Te amo!

Comments (0)