27 feb. 2015

Estos peruanos ganaron en Viña del Mar y tú no los conoces

Por César Bedón. Fuente: El Utero de Marita

En el Perú, nos acordamos de nuestros artistas cuando se mueren o cuando ganan algún premio en el extranjero. O cuando alguien, también en el extranjero, pone su trabajo en valor: pasó con Susana Baca, que fue “descubierta” por David Byrne a mediados de los noventa y se convirtió, al menos por un tiempo, en una cantante peruana que había que escuchar. El ejemplo puede ser arbitrario pero todos sabemos cómo son las cosas entre nosotros, los peruanos, con el cacareado “apoyo a la cultura”.

En parte, esta apatía por la música que hacemos nosotros mismos explica por qué, cuando supiste que Cosa Nuestra se llevó una Gaviota de plata en el Festival de Viña del Mar, no sabías de quiénes te estaban hablando.

El premio fue a mejor intérprete en la competencia folclórica (Alex Ramírez, ex Camaguey, se fue a Chile a cantar con esta agrupación liderada por el gran Tito Manrique).

Mi amigo Eduardo Livia, que es una autoridad en música salsa, me dice:
Alex siempre destacó por ese timbre de voz alto, especial y llamativo. Depende de él aprovechar este momento especial para proyectarse a otros mercados. Talento tiene.

Lo interesante es que Cosa Nuestra tiene años (desde 1999, dice su página de Facebook) cultivando un género que ellos han llamado “salsa criolla”, y que a mí me alucinó desde la primera vez que los escuché: salsa hecha con guitarra y cajón.

O sea, un género mutante, un híbrido. Y, juzgando por su presentación en Viña, perfectamente puede inscribirse en aquello que los gringos llaman “world music” (por cierto, uno de los antecedentes de esta clase de fusión entre nosotros es, como lo veo yo, el proyecto Los hijos del sol que armaran Álex Acuña con Eva Ayllón y varios otros músicos en los noventa: seguro recuerdas esta versión de “El tamalito”).

Entonces, mi idea para este post es muy sencilla: voy a presentarles algo de la música de Cosa Nuestra.



Hemos comenzado con “Sonero de callejón” (tema compuesto por Manrique para el Viña del Mar, cuya versión grabada pueden escuchar aquí).

Ahora quiero compartir una selección breve de sus dos primeros discos:  “Cosa Nuestra” y “Salsa Criolla”.  En estas dos producciones sería más adecuado hablar de covers, en clave de criollismo, de canciones de salsa. Da igual: el resultado es precioso. Traten de conseguir estos discos (y si los encuentran, avisen dónde).

Solo escuchen.
Así que, con ustedes, estas…
CUATRO SALSAS COMO NUNCA ANTES LAS HABÍAS ESCUCHADO


1) “Sin tu cariño”.

2) “Aparentemente”.


3) “Ganas”.


4) “Bailemos otra vez”.


A la pregunta “¿Es esto música criolla?” podría responderse con otra pregunta: “¿Importa mucho?”.

En mi opinión, la falta de prejuicio, el sentido del juego –y la difusión mediática– ayudarían a reavivar el amor por la música que se ha originado en nuestro país.

Y no hablo solo de la música criolla, desde luego, que también existe el huayno, y su presencia mediática es aún más baja.

Las radios musicales y los canales de TV deberían pensar un poquito –un poquito– en su papel como medios peruanos de difusión cultural. Hay mucha música nacional a la que no accedemos por desinterés de los programadores, y yo creo que esa música pegaría bien por el hecho sencillo de que es música muy buena.

Los dejo con estas palabras publicadas hace unas horas en el Facebook de Cosa Nuestra. ¡Salud con ellos!

EL DUEÑO DEL SONEO NEGRO
Gaviota con sabor a Perú!
Gracias DIOS , gracias gente querida!

Qué podemos decir
‪#‎VIÑAESCOSANUESTRA‬
‪#‎ElSoneroDelCallejon‬
‪#‎LoAfroperuanoPone‬
‪#‎ARRIBAPERUCARAJO

Comments (0)