1 may. 2014

Ha muerto el "revolucionario cubano" Juan Formell, creador de Los Van Van


Fuente Cubasi

Los cubanos recibieron hoy la triste noticia del fallecimiento de Juan Formell, director de los Van Van e icono de la música popular bailable.

Los Van Van fue bautizada como el tren de la música cubana por permanecer por más de cuarenta años  en la preferencia de bailadores y amantes de la salsa,

En el 2013 Juan Formell recibió el Premio a la Excelencia Musical en la víspera de la entrega de los Grammy Latino, que ofrece la Academia Latina de la Grabación.

Cubasi reproduce la última entrevista que nuestro sitio le realizara en el pasado año.


La música de Formell está en el ADN de los cubanos
Por: Elizabeth López Corzo / Cubasí

Así lo aseguran grandes músicos cubanos cuando se refieren al padre de los Van Van, la orquesta emblemática de esta isla, cuyo público se ha multiplicado y mantenido fiel por 44 años.
Juan Formell es en la música cubana algo así como «el genio de la lámpara», un mago que convierte en oro lo que toca. Ustedes saben de qué estoy hablando.

Probablemente ninguna otra agrupación había estado por tantos años en la cima de la popularidad. Otros directores de agrupaciones lo ven como su maestro, como el ser que les enseñó casi todo lo que ellos han logrado con el paso de los años.

Formell supo cómo preservar la esencia de nuestros ritmos y al mismo tiempo, transformar esa matriz cuando fue necesario. Los Van Van estuvieron en la preferencia de los bailadores desde el principio, fueron ellos los precursores de lo que conocemos hoy como música cubana. Se hicieron dueños de un estilo. Donde quiera que suenen, la gente sabe que son Van Van.

2013 ha sido un año de reconocimientos internacionales para Formell y los Van Van. WOMEX, una de las más reconocidas en el mundo de la música internacional, les concedió el Premio al Artista 2013. Y aún más recientemente ganaron el Latin Grammy honorífico por la excelencia artística.

Muy emocionado, Formell aseguró que ese premio no es solo para él, sino para los Van Van que estuvieron desde los inicios, los que están hoy y los que vendrán algún día a la orquesta.

La máxima de esta banda ha sido siempre estar en el gusto del bailador. «El público ha hecho suyo el espíritu de Van Van, lo que recibimos hoy es resultado del trabajo que siempre hemos hecho para los demás», comentó Formell.

El bajista anunció que el Centro de Arte de París tiene una propuesta de grabar un concierto especial por los 45 años de Van Van en 2014. «Eso es una buena idea porque ellos tendrían la posibilidad de difundir eso a nivel mundial», comentó, y al mismo tiempo dijo que le gustaría hacer ese concierto aquí en Cuba, para poder invitar a otros músicos que han sido parte de la historia de Van Van y a artistas como Rubén Blades o Gilberto Santa Rosa.

—Cuando se refirió a la Plaza de la Revolución para un gran concierto por el 45 aniversario, ¿este sería como el de 2006 en el Karl Marx, cuando grabaron el DVD?
—Sí, es una idea que pudiera manejarse. Eso está en los planes, pero si se hace en París, no se puede hacer otro similar en La Habana.

—¿Cuáles son los planes de la banda en materia discográfica?
—Estamos preparando un disco, La fantasía, y se trata de sueños, es como abrir la ventana en la Habana Vieja y ver la torre Eiffel o las cataratas del Niágara. Eso es fantasía, se puede soñar con eso, aunque lo que se vea sea un bache y no una cascada. Claro, todos estos temas llevados a lo bailable.
Será un disco de varios compositores, habrá cosas mías, un número de Samuel que ya esta radiándose, otro del pianista de la banda, y un tema fantástico de Mandy, el nuevo cantante.
Este disco no es para obtener premios, es cierto que hay que estar en el hit parade, ganarse un Lucas, en fin, pero eso es secundario, no es la esencia del producto.

—Van Van siempre ha sido un cronista de la vida en Cuba. Cuando usted habla de fantasías y sueños, ¿se refiere a los sueños de los cubanos, a los cambios que están ocurriendo en el país?
—Puede ser. A mí no me gusta meterme en nada político, esta música que estamos haciendo sí puede verse como un hecho social, como la necesidad de luchar por los sueños, perseguirlos, pelear por lo que queremos lograr en la vida. Pero no se trata de política, prefiero decir social, un ejemplo han sido canciones como La Habana no aguanta más y otras. Son historias que al final tienen que ser bailables, no puede ser un teque, nunca he hecho eso de teque, aunque, claro, las cosas que están pasando en Cuba deben ser reflejadas en el arte.

—¿Seguiría este disco la idea que planteó Van Van en La maquinaria, de retomar temas que fueron éxitos de la orquesta?
—Sí. En este vamos a hacer un número de los años 70 que se titula algo así como Échalo en un cartucho. También haremos otro con Mandy, un bolero que reza «...háblame de ti…», y que cantaba Israel Sardiñas, con nuevos arreglos.
Yo estoy haciendo un número precioso de mi padre, aún no tiene título. Es la historia de un joven estudiante que comete fraude. Tendrá mucha orquesta, estarán la Sinfónica Nacional y el coro de Digna Guerra, sin que se pierda la esencia de Van Van.

—¿Estará listo para el 45 aniversario?
—Sí, eso espero.

—Usted dice que la banda está en su mejor momento, aunque usted ya no está al frente, después de haberlos dirigido por décadas…
—Yo la sigo dirigiendo de forma general.

—O sea, no sale un número sin que Formell le dé el visto bueno.
—Claro. Yo me siento diariamente con mi hijo Samuel y tenemos una comunicación permanente, y a la hora de grabar, el que le da balance al disco soy yo, yo decido si el número viene bien en el álbum, en fin...
Durante las actuaciones de la banda yo presto atención, y si escucho algo que no funciona, se lo digo a Samuel, lo alerto.


—Entonces el éxito de Van Van sigue siendo de Juan Formell.
—Sigue siendo gracias al apoyo de la familia. Por ejemplo, cuando estábamos haciendo la música del Buey cansao, yo lo toqué en casa y mi hija Vanessa comenzó a bailar como un buey y me decía «a mí me suena a un buey cansado». Y de ahí salió la canción.
Mi hija Paloma estudió piano y no quiere tocar música en estos momentos, pero me da muchas opiniones, y no se equivoca, tiene el oído educado.

—Dentro de poco Formell será papá nuevamente.
—Sí, ha sido una sorpresa porque ella es más joven que yo, tiene 36 años y ya estaba en la edad de ser mamá, era ahora o nunca. Será un varón y estoy contento.

Comments (0)