8 may. 2012

El "Carbonerito" Papo Rosario




Fuente: Vocero, Puerto Rico


El color de la piel de Luis “Papo” Rosario, su carisma y jovialidad lo ayudaron a ser parte de El Gran Combo de Puerto Rico. Para el 1980, Charlie Aponte y Jerry Rivas cantaban con la orquesta, pero faltaba un corista como él para seguir con la tradición de “Los Mulatos del Sabor”.

Narró que Federico Goitía, el “band boy” de El Gran Combo para enero de 1980, le avisó que Ithier iba a audicionar a varios cantantes para sustituir a Mike Ramos y lo exhortó a solicitarle la oportunidad de ser evaluado. Así lo hizo “Papo”, pero Ithier le pidió que acudiera a las Fiestas Patronales de Manatí para hacer coro, el miércoles 26 de enero de 1980.

Entonces, “se me juntó el cielo con la tierra. Me preguntaba: ‘¿Cómo me voy a trepar a esa tarima sin ensayar?’ Los bailes no los sabía; uno que otro coro lo sabía. Pasó el fin de semana, lunes, martes… no conciliaba el sueño. De ahí sin ensayar, me trepé en la tarima y los muchachos me decían la rutina. Siempre me ha gustado bailar. Por eso entiendo que se me facilitó”, dijo el vocalista.

Cuando Ithier contrató a “Papo”, le dijo que tenía a dos cantantes excelentes (Charlie y Jerry), pero se le estaba blanqueando un poco el frente de la orquesta y necesitaba a “un negrito allí al frente” para completar una combinación de razas y para que también hiciera coro y bailara.

Antes de pasar la prueba en Manatí, “Papo” le pedía a “Papá Dios que si iba a cambiar mi forma de ser, mi personalidad que no se diera, aunque me interesaba estar con El Gran Combo. Pero no quería dejar de ser yo, el Papo Rosario jovial, charlatán, jocoso. De ahí en adelante es historia: 32 años con El Gran Combo de Puerto Rico, de alegrías, de sinsabores, arduo trabajo y ‘amanecías’. Son más las alegrías que los sufrimientos, pero es algo demasiado sabroso, pues es lo que sé hacer”.

Reveló que heredó la pasión por cantar de su progenitora Sara Concepción, quien “a sus 87 años canta todavía y tenía un timbre de voz precioso”. Su papá Tomás Rosario era guitarrista en “Tribuna del Arte” de Rafael Quiñones Vidal, programa famoso de la década de los años 50, 60 y 70 que transmitía Telemundo. Su padre e Ithier se conocieron allí, por tal razón, el fundador de “La Universidad de la Salsa” se sintió confiado en que “Papo” cumpliría a cabalidad con la orquesta.

“Doy gracias a Dios que no hice quedar mal a Papi ni he quedado mal yo”, expresó el cantante, quien describe a Ithier como una persona comprensible y gran compañero que les ha enseñado disciplina y hacer bien el trabajo en grupo.

Como corista, ha acompañado a Charlie y a Jerry en muchísimos éxitos, pero en 1984 pegó “Carbonerito”, tema que todavía sigue interpretando con gran acogida de los salseros.

También ha cantado “Jala jala”, “No me olvides”, “Todo bien”, “Regresa ya”, “Le dicen papá” y “Estás liquida’o”.

Sus inicios en la música se remontan para los años 60, cuando estudiaba en la Escuela Superior Central en Santurce. “En segundo año hicieron un grupo, El Conjunto Alegre, y yo me pasaba imitando a Tito Rodríguez. ¡Qué bueno que mi hermano Rubén, que en paz descanse, me recomendó a Mrs. Murillo, la orientadora! Me fueron a buscar al salón y ahí comencé a dar mis pininos para tocar en las asambleas que se hacían en la escuela. Comenzamos a formalizar un poco más. Entonces, con Billy Pizarro, después trompetista de La Selecta, trajimos a Marcelino con una trompeta y un saxofón. Estuvimos tocando bailecitos por ahí, bodas, divorcios, cumpleaños”, narró.

Después el grupo cambió su nombre a Latin Swing y “Papo” comenzó a tocar timbales, además de cantar. De ahí pasó a la Orquesta Exposé y luego a la Tentación Latina con Luisito Ayala.

Cuando en la Orquesta Tempo 74 hacía falta un guarachero, “Papo” se unió al grupo para llenar esa vacante. Además, cantó con Millán y su Sexteto de Villa Prades.

Tempo 74 había alternado en actividades con El Gran Combo e Ithier ya lo había visto en acción musical. Durante casi tres meses estuvo con la orquesta de Willie Rosario y al poco tiempo del músico decirle que “los planes que tenía con él no podían ser”, “Papo” cantó con “Los Mulatos del Sabor” en Manatí, presentación que le dio el pase para integrar la orquesta.

“Me siento sumamente orgulloso de pertenecer a El Gran Combo y poder representar a mi islita dignamente en el mundo entero. Aparte de mis padres, de mis hijos, mi señora, yo creo que es lo más grande que me ha pasado… No hay premio de la lotería, no hay nada que se pueda comparar con lo que siento dentro de mí, al poder representar a mi islita por lo alto junto a El Gran Combo de Puerto Rico. Las alegrías son tantas porque son tantas las bendiciones y el respaldo del público, no solamente del boricua. Nosotros aquí somos muy queridos y cuando visitamos Sudamérica, el respaldo es masivo y eso te llena de satisfacción.

Es bien precioso ver a muchachitos de 16 y 17 años cantando nuestras canciones…”, expresó el guarachero bromista.

Comments (0)