24 abr. 2012

Cheo y Rubén, juntos para la historia




Fuente: Primera Hora, Puerto Rico. Por: Rosalina Marrero-Rodríguez

Rubén Blades cree que lo conoció en un antiguo club en San Juan, hará unas cuatro décadas. Cheo Feliciano cree se habían visto antes en Panamá. Cualquiera que haya sido el escenario y el tiempo transcurrido, desde esa primera vez la conexión entre ellos trascendió lo musical. Tan es así que hasta los astros los unen en el signo Cáncer.

“El mismo día que conocí a Cheo Feliciano, fue el mismo día que conocí a Tite Curet Alonso... Fui y hablé con él y en un momento dado le dije: ‘Yo quiero ser como tú’, y me miró y me dijo: ‘No, tienes que ser mejor que yo’. ¡Imagínate! Después de tantos años, todavía me emociona eso”, recuerda el cantautor panameño al hablar de esa primera vez frente a quien, junto con Ismael Rivera, ha sido su maestro.

Entre las sorpresas que le ha dado la vida, Rubén Blades suma ahora un disco de salsa con Cheo Feliciano titulado Eba say ajá.

“El trabajo este representa una culminación de todo ese cúmulo de experiencias, que van desde la primera vez que lo escuché a él en Panamá”, comenta el ex ministro de Turismo en ese país centroamericano.

Una anécdota que para Cheo cristaliza su unión con Rubén ocurrió en Nueva York. Recuerda que el intérprete de Pedro Navaja quiso cantarle un tema que había escrito pensando que no era para él.

“Empezó a cantarme la canción y él está viendo que en mi cara está cambiando la expresión, como que me faltaba el aire”, cuenta el intérprete boricua.

“Le digo: ‘Rubén, lo que me acabas de cantar es una estampa de mi vida’”.

La letra trajo a la memoria de Cheo a una médium espiritual que, “para aquella época en que andaba un poco fuera de toda coordinación”, lo ayudó.

“Lo que le dio la patá a la lata fue que él me dijo: ‘Se llama Chana’ y ahí se me cayó la quijá, porque la señora se llamaba Nacha, que es Chana al revés”, agrega con emoción la voz de Anacaona.

No fue la primera vez que el discípulo sorprendió al maestro. Pasados los años y fortalecida su amistad, Cheo le comentó a Rubén su deseo de escribirle un tema a su mamá.

“Tengo en mi alma el deseo de escribir una canción para mi mamá, pero es tanto lo que la quiero que no sé ni qué escribir”, le dijo a quien tiempo después le entregó Chenchita.

Así llamó Rubén la canción para aquella mujer ponceña que tantas alcapurrias de yuca con carne le frió.

Desde la admiración de fanático a artista, hasta convertirse en colegas amigos, estas ex estrellas de Fania, sin duda, han acumulado vivencias más allá de los escenarios.

Cada uno habla del otro con un respeto admirable.

“La voz de Cheo era como una sonrisa para mí; cuando lo escuchaba era como si estuviera viendo a alguien sonriéndose”, dice el también actor de 63 años.

Pero, si algo marcó la personalidad de Rubén, fue descubrir el don de gente de José Luis Feliciano Vega, nombre de pila de su mentor.

“Cheo es un tipo completamente entregado a su audiencia, él genuinamente quiere a su gente; es un tipo que nunca habla mal de nadie, nunca es negativo, siempre tiene una sonrisa y una intención de ayudar, es decir, es un tipo que tiene esa capacidad de amor tan grande”, resalta el vocalista de clásicos como Siembra, Maestra vida y Buscando guayaba.

Otros valores artísticos que Rubén aprendió de Cheo son su sentido del humor, su elegancia en los cantos y su entrega completa en las tarimas.

El sonero de 76 años se enorgullece al saber que es inspiración de alguien que se convirtió en uno de sus favoritos.

“Rubén, si es que me usó como influencia, me siento muy orgulloso de lo que ha sido su obra final, porque Rubén es un músico completo, es un cantante que está muy claro en su expresión, que estudia mucho lo que se va a cantar en la producción”, destaca quien no duda que Rubén llegue a presidir su país.

“Sé que, sin duda, va a ser el presidente de Panamá, de eso no tengo duda”, afirma.

Ante la “predicción” de Cheo, Rubén no encontró mejor reacción que decir: “La vida te da sorpresas”, dejando abierta la posibilidad. “Cosas raras me han ocurrido a mí”, anota.

“Yo vengo de una familia de gente que ni mi papá ni mi mamá terminaron la escuela primaria y yo tengo títulos universitarios; yo nunca pensé que iba a hacer películas porque en Panamá no había artistas de cine y he hecho 36; nunca pronostiqué la situación que tengo ahora, así que dentro de eso, no tengo un plan de acción política en este momento en que me estoy dedicando a la música y al cine, pero en cuanto a lo que es el servicio político en el futuro, eso no es algo que yo descuento”, apunta el abogado.

“Eba say ajá”y sus detalles

La idea de trabajar un disco en conjunto surgió hace siete años, cerca del tiempo en que Rubén asumía un cargo político.

No sería un proyecto completamente inédito, sino que cada uno escogería temas que quisiera cantar del otro.

El primero que puso la voz fue Cheo. Lo hizo al poco tiempo de compartir la idea.

“Rubén nunca me dijo: ‘Tienes que escoger este tema o el otro’, él escogió temas, algunos del tiempo de Joe Cuba, y yo miré toda su discografía. Y, para mí, creo que fue más difícil que para él porque yo tengo tantos temas que me gustaban de Rubén y tantos que popularizó”, detalla el intérprete de Amada mía.

Ninguno reveló el repertorio. Apenas se conoce el título del primer sencillo, Lo bueno ya viene, uno de varios estrenos del álbum.

Luis García tuvo a su haber el arreglo de los temas.

“En cierta forma, a pesar de que los temas ya han sido grabados, es un álbum nuevo, porque están siendo interpretados de otra forma”, advierte, por su parte, Rubén.

Otro valor del disco son las composiciones que se dedican cada uno, aunque no se relacionan directamente con ellos.

Rubén se inspiró en un personaje argentino llamado Roberto Fontarrosa, un tipo al que le sobra pesimismo.

“Ese personaje es una persona muy negativa y, entonces, esos personajes son arquetipos de lo que encontramos en nuestra sociedad... gente que son profesionales del pesimismo y todo mal, pues no plantean nada nuevo y ese tipo de gente le hace tanto daño a un país como las dictaduras y la corrupción política”, subraya el artista.

“Creo que este tema tiene toda la oportunidad de ser el tema que más comentarios va a producir, y creo que es muy oportuno porque todos tenemos que actuar de una forma responsable para poder rescatar a cada país”, puntualiza Rubén.

Cheo prefirió apelar a la amistad que los une y las banderas que representan.

“Yo escribí una canción de lo que él y yo somos, que somos Puerto Rico y Panamá y de la amistad que nos une”.

Eba say ajá estará en el mercado de discos el 29 de mayo.

Comments (0)