23 ene. 2012

Cándido Fabré, un bárbaro del soneo




Fuente: Cubadebate. Por Edmundo García, desde Miami

El pasado año simpatizantes de Vigilia Mambisa acordaron piquetear a la cantante Haila porque descubrieron en Internet una foto suya junto al Comandante Fidel Castro. Un pequeño grupo protestó en el “Club Aché” de la calle 8, frente al restaurante Versailles, pero Haila dio su concierto a lleno completo y con transmisión directa al Capri, en La Habana. En Miami nos preguntábamos qué artista de Cuba podía volver a levantar los rencores políticos, cuando el público respondía al intercambio cultural, sin importarle ya la posición ideológica del invitado.

Pero en La Habana sucedió algo que en Miami se convirtió en chiste: ”Menos Cándido Fabré, ya a Miami puede venir hasta el Conjunto de Espectáculos de las FAR”. Pasó que el 13 de agosto, día del cumpleaños de Fidel, el gran Fabré cerró el espectáculo “Serenata de la Fidelidad” en el Teatro Carlos Marx de Miramar con un son tremendo que repetía en su estribillo “Y el bárbaro sigue en pie”. No dijo quién era el bárbaro, pero puede imaginarse. Fabré pedía dejar el chisme porque en resumidas cuentas en Cuba manda “el que tiene que mandar”, y que los que no son de Raúl no son de Fidel, y los que no son de Fidel no son de Raúl. El video puede encontrarse fácilmente en You Tube. Se comentaba aquí que después de eso el mulato la tendría fea en Miami.

Me parece que se equivocaron. Porque Fabré se apareció el jueves pasado en un programa de televisión de Miami, donde fue recibido con grandes aplausos por el público y por su presentador. Cándido llegó al estudio para promocionar su concierto en el “Club Aché” de Miami, que es parte de una gira por ciudades de Estados Unidos. Dijo a su público que estaba muy contento de empezar el año así, que era como ir a jugar pelota y dar un jonrón en la primera vez al bate.

El antiguo líder de la Orquesta Original de Manzanillo, que en visita anterior tuvo que soportar averiguaciones casi acusatorias sobre su posición política en otro programa de otro canal de la televisión miamense, fue tratado ahora con respeto por colegas y admiradores. Fabré, que jamás ha intentado congraciarse con la derecha de Miami con declaraciones oportunistas, habló del orgullo que sentía porque cantantes como Celia Cruz y Willy Chirino hayan interpretado su música.

Recordó los inicios de su carrera, comentó sobre su técnica para improvisar y de los recursos que empleaba para compensar una voz que calificó como no privilegiada y se expresó con sencillez e inteligencia cuando le preguntaron por la gran medalla de la Virgen de la Caridad del Cobre que llevaba en el pecho: “Soy creyente, no religioso. Los religiosos son los que saben mucho de eso. Yo solo creo.”

Ayer sábado 21 en el “Club Aché” de Miami, repleto y sin protesta, Cándido Fabré mostró que él también sigue en pie después de más de tres décadas haciendo buena música cubana y expresando libremente las cosas que en que realmente cree. Ese es su crédito; esa es la garantía para quienes lo siguen, dentro y fuera de la isla, dentro y fuera de los escenarios.

Comments (0)