13 ago. 2011

Andy Montañez: "Ya soy un dinosaurio de la Salsa"



Fuente: El Espectador, Colombia. Por: Juan Carlos Piedrahíta B.

El cantante puertorriqueño celebra el próximo año medio siglo de carrera artística y pronto sacará un álbum dedicado al bolerista Fernando Álvarez.

Para un salsero como usted, ¿cuál es la diferencia entre salsa y son?

La salsa es el nombre universal que tiene manifestaciones tradicionales como la guaracha y el guaguancó. A todo eso le dicen salsa, gracias a la influencia de los puertorriqueños que vivían en Nueva York durante la década de los 60. Yo cantaba con el Gran Combo números que no decía que eran salsa y ahora los canto con el mismo arreglo, y los anuncian como salsa.

Hay otros dos términos que también son similares: el bolero y el filin, en los que usted profundizó con el disco ‘AM/PM’ con Pablo Milanés. ¿Cuál es la relación entre uno y otro?

Los boleros que uno canta como jazzeados, esos son el filin. Comencé cantando boleros en mi adolescencia y ahora ya soy un dinosaurio del estilo salsero. A los 16 años tenía un trío en el bachillerato y ahí jamás pensé en meterme a la salsa. Antes de ese disco con Milanés hice tres de boleros con Ismael Miranda.

Incluso, hay un proyecto con el que usted pronto regresará al bolero, ¿o no?

Así es. Dentro de poco saldrá un homenaje al cubano Fernando Álvarez.

¿Cuál es el alimento que les dan en su natal Saturce para producir músicos tan reconocidos?

No sé. Ahí nació también el Sonero Mayor, Ismael Rivera. Creo que las olas ayudan a guarachar, porque en mi barrio también se criaron Daniel Santos y Vitín Avilés, la primera voz de los Panchos, así como Luis Perico Ortiz.

¿Cómo ha sido la evolución de la salsa?

Creo que la salsa ha sido cíclica. Ha ido y vuelto, y se ha fusionado con estilos sonoros como el rock y el raggaetón.

¿Qué pasó con el salsatón que usted hizo?

Fue una experiencia genial y por eso los retos a mí no me amilanan. Con el Gran Combo llegamos a grabar Matilde Lina, que es un poema hermosísimo. Leandro Díaz no ve, pero tuvo la sensibilidad para identificar que cuando Matilde camina, hasta sonríe la sabana.

¿Usted llegó a la salsa con Rafael Ithier y el Gran Combo de Puerto Rico o antes tuvo aproximaciones con el ritmo?

Antes de entrar al Gran Combo estuve seis meses en el grupo de Luis Morales, hermano del pianista Noro Morales. Cuando estaba en esa agrupación, Ithier llegó a mi casa por recomendación de Samy Ayala y él me guió por los caminos de la salsa, en los que estoy desde hace 50 años.

Estuvo con el Gran Combo 15 años, pero después lo invitó Rafael Ithier para hacer una gira por Japón… ¿cómo fue eso?

Mis relaciones con el Gran Combo siempre han sido muy buenas y me voy con ellos a pararme en escenarios en Oriente.

¿Cuáles le dejaron cantar?

Canté todas las mías: Las hojas blancas, Un verano en Nueva York ,Vagabundo y el repertorio con el que me hice conocer.

¿Qué enseñanza le dejó el Gran Combo de Puerto Rico?

Rafael Ithier es mi mentor. A él le debo la fuerza que tengo en la voz, porque se encargó de los arreglos y a medida que pasaba el tiempo me ponía a cantar más alto. Recuerdo que él me decía: “Eso es un músculo y si no lo ejercitas no se pone fuerte”.

Cuando llegó a la Dimensión Latina, a reemplazar a Oscar D’León, ¿cómo encontró el panorama de la salsa en América Latina?

La salsa era un hit en ese entonces allá. Me recibieron con mucho cariño y con gran felicidad. Debo decir que he vivido tres etapas en mi vida: con el Gran Combo, otra con la Dimensión y ésta como solista y con mi orquesta, en la que cantan mis hijos (Andy, Harold y Liza).

¿Qué significa para usted ser el fundador de la Dinastía Montañez?

Los artistas estamos más tiempo con el público que con nuestras familias, y saber que mis hijos están ahí conmigo es una maravilla. Con ellos grabé algunos temas de Tite Curet Alonso. Creo que al único que le pasa lo mismo es a Oscar D’León, quien también está en la agrupación con sus hijos.

Usted participó en ‘La boda’, en ‘El atentado’ y en ‘Cien años de perdón’, tres películas. ¿Cómo se vio?

Algunas de esas películas ganaron premios internacionales. Casi todas esas cintas eran muy sociales, pero también he hecho muchas obras de teatro. Incluso, en una de ellas, canté zarzuela.

¿Cuál tema de salsa le falta cantar?

Muchas. Lo que quiero es seguir caminando. Ya soy un dinosaurio, pero le pido a papá Dios una prórroga de 30 o 40 años.

Comments (0)