2 abr. 2011

El bolero se detiene en el tiempo

Fuente: Primera Hora, Puerto Rico Por: Frances Tirado

¿Quién no ha suspirado o se ha enamorado al compás de boleros como Somos novios, Amada mía o Nuestro juramento?

El bolero no sólo ha servido para la conquista en el amor sino también para el desahogo del alma por despecho con temas como La barca, La última copa, Lágrimas negras y Olvidame.

Existen varias teorías sobre el origen del bolero que han generado debates. Se dice que este género nació en Cuba, mientras que otros también defienden sus raíces en Europa.

El bolero típico cubano surgió definitivamente alrededor de 1840. El primer bolero fue Tristezas, escrito por el cubano José “Pepe'” Sánchez.

Este género musical, sin embargo, no sólo ha servido para enamorar sino también para la unificación de los países en Latinoamérica, al menos así lo describe José Antonio López, catedrático asociado del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) donde ofrece los cursos de Apreciación de la música y Cultura musical de Puerto Rico.

“El bolero es el medio de unificación de toda Latinoamérica y el Caribe. Todos los países tienen sus propias músicas que los identifican. Ejemplo el tango en Argentina, la ranchera cubana y los aires folclóricos de la bomba y plena de nosotros. Sin embargo, hay uno que nos unifica a todos, que es el bolero”, explica el apasionado del bolero.

Para el renombrado director musical José Juan Piñero, mejor conocido como “Pijuán”, el bolero coge vuelo en Puerto Rico con cantautores como Bobby Capó, que “ya era un intérprete avispao y con Rafael Hernández”.

Destaca que Rafael Hernández y Pedro Flores componían boleros que “decían algo de nuestro sentir patriótico. Eran dos fieras, una cosa seria”.

“El bolero sigue desarrollándose a mitad de los 40 como la herramienta más importante del romanticismo y es la manera de decir ‘te amo’, que se ha perdido (al presente). El bolero se detiene en el tiempo, lo que falta es que venga el intérprete, el nuevo jockey”, sostiene el también conductor del programa Con la música por dentro, que transmite el Canal 13 a las 10:00 de la noche.

Para el pianista, hoy día no hay nuevos talentos que vocalicen boleros ni tríos. Tú puedes tener el mejor purasangre, pero necesitas el jockey adecuado. Las canciones necesitan el intérprete adecuado, como lo hizo Luis Miguel hace 20 años. Él fue el jockey ideal que llegó y aglutinó a todas las generaciones, porque si esas canciones las llega a cantar un viejo, no le hacen caso.

Reconoce, asimismo, que Cheo Feliciano es de esos intérpretes que cantaban música movida, pero que “tenían el feeling para entender el bolero, y Cheo lo tenía. Y Gilberto Santa Rosa es un intérprete completo que puede expresar y comprender la música en dos géneros (la salsa) y el bolero con un poco de efecto de la balada”.


Entra la balada

A su entender, la balada ocupa el lugar del bolero cuando el bolero empieza a desmerecer por los instrumentos de la nueva ola musical.

Recalca que el bolero original no usaba batería sino el bongó. Concurre con que el bolero sale de Cuba, pero asimismo indica que de los compositores el mejor de México es Agustín Lara y en Puerto Rico, Rafael Hernández.

En cuanto a los tríos que son la columna vertebral del bolero, dice que Los Panchos, conformado por los mexicanos Alfredo Bojalil Gil y Jesús Navarro Moreno, y el boricua Herminio Avilés Negrón, fueron los pioneros en utilizar el requinto y cantar a tres voces.

Pijuán Piñero ha lanzado un disco de colección de boleros titulado Bohemia bailable que contiene 18 temas.

Cabe destacar que en Puerto Rico se han destacado en este campo figuras como el recién fenecido José Luis Moneró, Felipe Rodríguez “la Voz” y el trío Los Antares; Felito Félix, Julito Rodríguez y su trío Los Primos; Trío Los Hispanos, Trío Los Conde, Trío Los Andinos, Trío Drim Trim, Trío Los Caciques y Trío Borinquen.

No es música del ayer

Jose Antonio López, quien también toca la guitarra, siente que es “un estereotipo decir que el bolero es música del ayer porque se envía el mensaje erróneo a la juventud (de que está pasado de moda o que es un género olvidado)”.

El estudioso de la música agrega a Primera Hora que “tú no puedes amar lo que tú no conoces y nosotros necesitamos regresar a nuestro pasado. Es una paradoja ir fuera del país y que jóvenes te canten música de acá. Por eso, hay que prender una vela o maldecir la oscuridad, y yo prefiero encender la vela, por eso he hecho cinco libros sobre el bolero en Puerto Rico”.

“Estos jóvenes son el resultado de la cosecha del Estado Libre Asociado que está desvinculado de nuestra raíz musical y eso es alarmante, y eso no ocurre en otros países. A eso se le suma que uno de los gobernantes no sabía quién era Felipe Rodríguez y otro afirma que no sabe quién es Bobby Capó”, expone.

Siente que más que la desaparición del bolero, la realidad en la Isla es que “hay muy pocos tríos y ya casi no se fabrican requintos”.

“Nosotros debemos rescatar nuestra propia historia y traerla a nuestro presente a Cheíto González nuestro gran cantante, el gran Maelo (Ismael Rivera) y Rafael Hernández de quien no se ha escrito ningún libro, pero si hubiese sido cubano lo hubiesen escrito”, precisa.

En tanto, hace mención al libro La vellonera está directa en, donde su autor, el licenciado Pedro Malavet Vega; destaca que “la vellonera sirvió de confesionario público para el hombre”.

“El bolero no es machista, el hombre está de rodilla en las canciones”, acota.


Rescataron el bolero

Hace 20 años, Luis Miguel resucitó el bolero entre la juventud gracias a sus discos Romance (1991), Segundo romance (1994) y Romances (1997) en los que interpreta éxitos como El reloj, Bésame mucho, Por debajo de la mesa, No sé tú, La media vuelta y La puerta.

Otro que conquistó a una nueva generación fue el cantante colombiano Charlie Zaa que, sumergido en el bolero, lanzó en 1996 su primer proyecto musical Sentimientos en el que destacó letras como Ódiame y Nuestro juramento que es un tema de la autoría del puertorriqueño Benito de Jesús que trascendió en el pentagrama musical, ya que fue popularizado por el cantante ecuatoriano Julio Jaramillo.

Cabe destacar que la agrupación colombiana Los Trí-O también se lanzó al rescate del bolero en 1999 con el álbum Mi gloria eres tú, con temas como Voy a apagar la luz, Poquita fe, Obsesiónn, entre otros.

Comments (0)