18 ene. 2011

Recordando a los Grandes de la Salsa


Fuente: Inter News Service. Por: Edgar Torres


San Juan -El reloj marcó la 1:30 de la madrugada del domingo cuando los protagonistas del concierto bailable “Recordando a los grandes de la salsa”, entonaban “Reunión en la cima”, liderados por Andy Montañez, para completar así la hazaña del productor Michael Stuart en el Coliseo Roberto Clemente.

Domingo Quiñones, Luisito Carrión, Moncho Rivera, Juan José Hernández, Rafael De Jesús, Tito Nieves, Paquito Pérez, Junior González, NG-2, Charlie Aponte, Andy Montañez y el propio Michael Stuart rindieron homenaje durante la maratónica velada -de poco más de cuatro horas- a figuras como Willie Rosario, Marvin Santiago, Rubén Blades, Ray Barretto, Justo Betancourt, El Gran Combo de Puerto Rico, Ismael Rivera “El Sonero Mayor”, Luis “Perico” Ortiz, Roberto Roena y La Fania.

El único error de Stuart fue que la fecha del espectáculo coincidiera con las tradicionales fiestas de la Calle San Sebastián, porque el recinto no se llenó como se esperaba, para que el coreógrafo Stacey López pudiera romper su récord de poner a bailar a más de 3,863 personas, que logró en España en el 2000. López sí apareció en escena demostrando su profesionalismo.

La memorable noche comenzó con Domingo Quiñones, Michael Stuart, Moncho Rivera y Luisito Carrión cantando “Novatos y veteranos”, tema especial para la ocasión.

“Me siento sumamente contento de tenerlos a todos ustedes de frente y de tener a esta constelación de estrellas que me dijeron que sí desde el principio. Eso demuestra la hermandad que hay entre los músicos de Puerto Rico”, manifestó un eufórico Stuart.

Los números “Cuando se canta bonito” (cantado por Stuart), “Vaso de colores” (Quiñones), “Tambó” (Carrión), “Casimira” (Rivera), “El Carbonerito” (Stuart), “Indestructible” (Quiñones), “Pa’ bravo yo” (Carrión) y “Mi Jaragual” (Rivera) alborotaron a los cientos de espectadores que aprovecharon para agarrar a su pareja y adueñarse de la pista de baile.

Este cuarteto, que había recorrido parte de la isla con el concepto a menor escala, marcó la pauta y se ganó el respeto de sus colegas y del público con su impecable ejecución y espíritu de confraternización.

En “Recordando a los grandes de la salsa” hubo, además, una dosis de romanticismo con los boleros “Alma con alma”, “Amada mía” y “Pronóstico”, a cargo de los mismos exponentes que dominaron la primera parte del show.

El talentoso cantautor cubano Juan José Hernández, de San Juan Habana, subió a la tarima para realizar una intervención especial en “Lluvia”, acompañado en un principio por Stuart.

Rafael De Jesús, ex vocalista del maestro Luis “Perico” Ortiz, aprovechó su participación para reencontrarse con el afamado trompetista en las melodías “Julián Del Valle” y “De Patitas”, conmoviendo a los salseros de la mata.

La oferta musical se alteró, según lo que estaba pautado, para dar paso al talentoso Tito Nieves, quien encendió el auditorio con “Casa grande, casa pobre”, “Soy boricua” y el tributo a Ray Barretto con “Llanto de cocodrilo” y “El hijo de Obatalá”.

Precisamente, Nieves criticó que en muchas ocasiones le pregunten a los exponentes de salsa si el género ha decaído, pero aclaró que “si no estamos aquí, (es porque) estamos viajando el mundo” y resaltó que existe hasta un Congreso de la Salsa, reconocido a nivel internacional.

Paquito Pérez, de la Orquesta Zodiac, desempolvó los éxitos “Panteón de amor” y “Mi guitarra”, provocando emociones encontradas en los fieles seguidores del género.

Justo a las 12:00 de la medianoche -y cuando faltaba mucho camino musical por recorrer- el productor Michael Stuart cantó victoria al señalar a Inter News Service (INS) que “me estoy dando la cura del siglo y no me quiero bajar de la tarima”.

Aunque reconoció que el poder de convocatoria se afectó por las fiestas de la Calle San Sebastián, Stuart agregó que “la estoy pasando de maravillas y estoy más que complacido y agradecido de Dios por esta oportunidad… Estoy más que complacido con la cantidad de gente que tengo en la pista. Entiendo que la fuerza del evento haló al verdadero salsero”.

Junior González (“No hay amigos” y “Cari Caridad”), NG-2 (“La salsa de hoy”) y Charlie Aponte, de El Gran Combo de Puerto Rico, (“Honra y cultura”, respaldado por el cuatrista Prodigio Claudio, y “Ven Rumbero”) pusieron a temblar, también, el Coliseo Roberto Clemente en sus presentaciones.

El público salsero se deleitó, además, con la veteranía de los músicos Roberto Roena, Elías Lopés, Luis “Perico” Ortiz y Piro Rodríguez en la parte final del concierto bailable.

Definitivamente, el evento “Recordando a los grandes de la salsa”, animado por el experimentado locutor Búho Loco, llegó para quedarse. Sólo que el productor Michael Stuart y su socio, Jesús Arce, deben estar más pendientes al calendario…

Comments (0)