31 ene. 2011

Johnny Pacheco: "Fania fue lo mejor que me pasó"

Apareció ayer en El Comercio, la nota es de Martín Gómez
pacheco


PACHECO HA ESCRITO LAS PÁGINAS MÁS GLORIOSAS DE LA SALSA. FORMÓ ORQUESTAS, DESCUBRIÓ CANTANTES, ARMÓ BINOMIOS Y DIRIGIÓ A LA MÍTICA FANIA ALL STARS. AQUÍ UNA ENTREVISTA EXCLUSIVA QUE CONCEDIÓ A EL COMERCIO
Por: Martín Gómez

Cuentan que en los años 60 el ritmo pachanga estuvo de moda en Nueva York, en el circuito latino, claro. Y esto llegó a oídos de Art Ford, un famoso presentador de la televisión, quien le propuso a Johnny Pacheco filmar a la charanga y luego viajar por todos los estados norteamericanos. Si bien armar eso iba a suponer una inversión de unos 75 mil dólares, Pacheco estaba entusiasmado y compartió este ofrecimiento con sus amigos disqueros, con sus amigos músicos. Lo triste fue que nadie quiso emprender el reto.

Eso desmotivó al músico dominicano, que no entendía la poca ambición empresarial de los latinos. Poco después, cuando Pacheco estaba a punto de hacerlo solo, apareció Chubby Checker con el boom del twist y el proyecto de la charanga se vino abajo.

Quizá ese fue el punto de quiebre en la vida de Pacheco, pues tras esa desilusión decidió abrir su propia disquera. Jerry Masucci, abogado judío fanático de su charanga, se une al proyecto y juntos le dan vida a Fania Records, el imperio salsero que lideró la difusión de la música latina por más de tres décadas . Y la Fania All Stars fue la agrupación más famosa de todos los tiempos.

Hoy, Pacheco, retirado de la adrenalina empresarial, participa solo en conciertos en vivo. El resto del tiempo lo dedica a su familia. Fania All Stars vendrá a Lima por primera vez y Pacheco estará al frente de su mítica banda. “Los muchachos están muy contentos con su presentación en el Perú”, nos dice a través del teléfono.

Maestro, tuvieron que pasar más de 40 años para tenerlo con la banda completa en Lima.
Bueno, por eso quiero darle las gracias a Fahed Mitre. Nosotros nunca conseguimos un promotor que nos llevara. El concierto en Lima fue algo que siempre quisimos hacer. Pero son cosas que pasan…

¿Qué recuerdos de la famosa presentación de Fania All Stars en el Red Garter Club?
¡Uy! Eso fue algo muy lindo. Ahí empezó Las Estrellas de Fania. No fue nada preparado. Dos patrones de música y el resto fue todo improvisado. Qué talento había.

Eran tiempos de muy buen ambiente en Nueva York.
Sí, cómo no. El Palladium, que era como la casa del mambo, y el Caborojeño. Aquí los hispanos iban a pasar un buen rato. Había muchos clubes de salsa, como 30 diría.

¿Cuántos quedan hoy?
Creo que solo tres.

¿Qué siente al ver eso?
Es un poco triste. Pero te diré que, pese a ello, aún hay muchachos, muy jóvenes, que cuando me ven, me dicen: “He crecido con su música, mi papá tiene todos sus discos. Queremos que siga la salsa”. Es una satisfacción.

Los primeros dos años de Fania fueron duros. Se dice que repartían los discos en su auto.
Eso es cierto. Tenía un Mercedes y fueron como dos años muy fuertes. El auto iba lleno de discos y tenía que estar repartiendo y bajando rápido. A veces me quedaba yo y otras veces Masucci. Teníamos que estar vigilantes de la policía, pues nos podían poner una infracción… (risas).

¿Qué siente al reencontrarse con todos los miembros de la Fania All Stars en Lima?
Para mí es un verdadero honor. Todos son mis hermanos. El cariño es increíble. Es lo más bonito que me pasó. Es una familia.

¿Piensa volver a grabar?
Sí, estoy escribiendo unas canciones. Vamos a ver qué nos sale. Luego de eso veré quién canta esos temas. Hay que saber elegir al cantante siempre.

Últimamente estuvo trabajando con Ray Viera.
Así es. Muy buen cantante. Pero siempre trato de buscar el perfil del sonero para mis temas.

¿Siempre fue así?
Toda la vida. Había canciones para mi compadre Pete ‘El Conde’ Rodríguez. Otras que fueron para Héctor Casanova. Y también para Celia Cruz y Héctor Lavoe.

A propósito de Lavoe, ¿sabe que en el puerto del Callao tiene un busto en su honor?
Caray, eso me da mucho gusto. Héctor fue como mi hijo. Conmigo siempre se portó bien, cumplió sus compromisos. Fue el cantante más querido de la Fania.

Muchas gracias maestro, y quedamos a espera de su llegada.
Sí, por favor. No sé si el lugar del concierto tiene techo, pero si lo tiene, ponga que todos van a terminar trepados. Eso va a ser inolvidable. Yno se olvide, siempre son tres de café y dos de azúcar…

Comments (0)