20 jun. 2010

El papá Andy Montañez

Fuente: Primera Hora, Puerto Rico. Por: Frances Tirado

A sus 68 años de edad, el salsero Andy Montañez sigue siendo un papá alcahuete que consiente a sus gemelos Alfredo y Andrea, de 19 años, quienes lo describen como su psicólogo y amigo.

Para Andy Montañez, quien también es padre de Harold, Andycito y Lisa, procreados en un matrimonio anterior y quienes son ya adultos, dice que cuando se enteró hace 19 años de que su esposa Xiomara Acuña estaba embarazada de gemelos fue “un proceso bien chévere y deseado, porque ella no tenía hijos”.

“El niño de Trastalleres”, describe a Alfredo como el más callado y tímido de sus hijos, aunque reconoce que con sus amigos y su mamá es parlanchín.

“Él habla cortita las cosas. Andrea es más comunicativa y expresiva”, dice el solista, quien pasará el Día de los Padres trabajando en Chicago.

Su convivencia con sus retoños es una abierta en la que la amistad y confianza afloran en el seno familiar. Tanto así que Alfredo, quien estuvo bastante conversador durante esta entrevista, expresa con orgullo tener “un buen padre, un chef, un comediante y un biólogo marino también”.

Cuenta, asimismo, que, “más allá de un padre ayuda en las cosas del hogar, se nota en la casa porque se hace sentir en la casa cuando viene de estar afuera tres días por el trabajo. Él está pendiente a todo”.

Al preguntarles qué es lo que más les gusta que su procreador les cocine, Andrea efusivamente y sin ninguna tímidez dijo que el arroz mamposteao. Seguido, Alfredo confesó que son las carnes que prepara. Y mientras sus hijos hablaban emocionados de él, Andy Montañez los obervaba con profunda ternura desde el sofá en la sala de su acogedor apartamento, ubicado en Hato Rey.

“Papi está brutal, las carnes que hace las pica en pedacitos para que no las tengamos que cortar. Eso lo hace desde que somos chiquitos”, dice sonriente el joven que, al igual que su hermana, es estudiante de Ciencias Naturales en la Universidad de Puerto Rico.

Andrea, quien desea convertirse en veterinaria, agrega que “ser así con nosotros a él le llena de una forma... Él está aquí y hace mil cosas y me dice: ‘Te busco el jugo que te gusta, que no hay’. A veces entro a mi cuarto y de la nada está arreglando mi cama”.

En cuanto a la carrera musical de su papá, ambos jóvenes coinciden en no tener interés en seguir sus pasos, aunque le enorgullece su rol artístico y tocan el piano.

A Alfredo, quien está indeciso sobre si convertirse en un futuro en biólogo marino, comunicador o reumatólogo, le gusta el piano para relajarse y tocó un poco durante esta entrevista.
Un papá que Se desvela

Sus alcahueterías son tales que Andy Montañez confiesa que su vástago a veces le pide su guagua para salir con sus amistades.

En tanto, Alfredo manifiesta que, aunque su papá lo complace, “yo trato de no salir mucho y ahora con lo que hubo de la huelga no salí mucho para que no se desvele esperándome”.

Seguido, Andrea dice que, aparte de esperarlos en la sala, su papá les pide un beso a ver si huelen a alcohol. “Es un zorro viejo”, dice la jovencita sonriendo.
Sus consejos...

Entre los consejos que le suele dar como papá, Andrea revela que el que más le repite la voz de Hojas blancas es sobre las drogas. Cuando están en la calle junto con él en el auto “y vemos un tecato, nos dice: ‘Tengan en consideración eso y siempre estén pendientes y sean listos’. Uno es callado, pero hay que ser listo en la vida”.

Para Alfredo los consejos son más enfocados en el amor y cómo tratar a las chicas. “Él me dice que trate con respeto a las chicas, que piense bien las cosas, y mami me ayuda mucho con eso también. Cuando yo tenía novia, papi me relajaba y me decía: ‘¿Por qué tú discutes?’; y me recalcaba que no le faltara el respeto ni le gritara por el teléfono”.

Andrea, por su parte, quien tiene novio, expresa que “a mi papá le encanta mi novio, pero las veces que me ha visto triste es que ni lo mira y que él se entere que yo estoy llorando o algo así”.

Comments (0)